Categorías
Educación Salud

Sobre pandemias y docencia

Parece ser el monotema estos días: ¿deben abrir los colegios, es una irresponsabilidad de los padres enviar a los niños, es una irresponsabilidad de los profesores retomar la docencia?

En teoría (aunque estamos relajando las medidas), en cuanto haya un caso positivo, quienes sean contactos estrechos (entendiendo como tales quienes hayan estado a menos de dos metros durante al menos quince minutos) tienen que hacer cuarentena.

Es decir, toda la clase, todos los profesores de ese alumno tienen que irse a sus casas, preferiblemente sin salir de sus habitaciones, durante catorce días. ¿No es mil veces mejor que no se abran los colegios?

Ánimo, profes; ánimo, mamás y papás; ánimo, niños.

Categorías
Educación

¿Es más injusto avanzar materia que parar el curso?

Cuando a mediados del pasado marzo se decretó la suspensión de las clases presenciales (por la pandemia de coronavirus), se decidió que la solución más justa, empática y razonable era no poder avanzar materia.

En mi opinión, esta decisión ha marcado más desigualdades que las que se habrían dado de haber continuado con materia nueva.

¿Por qué? Continuar el curso habría hecho que todos (o casi todos) los alumnos siguieran aprendiendo. Parar el curso -en lo que a avanzar materia se refiere- ha provocado que solamente unos pocos niños (aquellos cuyos padres tienen suficientes conocimientos, preocupación por este tema o disponibilidad de tiempo o económica) puedan avanzar.

Y, sin duda, esta es una mayor injusticia.

Categorías
Educación

#20AlumnosPorClase

Se ha puesto en marcha esta iniciativa, la de permitir un máximo de 20 alumnos por clase. Me parece una solicitud totalmente necesaria, ya que cuantos menos alumnos haya por clase, más ventajas disfrutaremos: el profesorado podrá atenderlos mejor, podrá desarrollar más y mejor la materia y su nivel de estrés (y su dificultad para gestionarlo) mejorará; por su parte, el alumnado podrá aprovechar mejor la clase y funcionará mejor individualmente y como grupo. Y me atrevería a decir que el bullying disminuirá.

Y en esto tenemos que estar unidos todos los integrantes de la comunidad educativa, ya que la mejora es brutal para nosotros. También deberíamos contar con el apoyo de la administración, ya que un país mejor educado es un país mejor.

Personalmente, creo que sería la primera vez en la que apoyaría activa y voluntariamente una huelga. Eso sí, si esa hipotética huelga se propone, pediría tres cosas: 1) no cejar hasta conseguir el objetivo (de poco valdría una huelga simbólica de un día), 2) considerar esto como un primer paso hacia reducir más el número máximo (13-15) y 3) no condenar a quien no apoye la huelga (aunque acabe beneficiándose de los logros), ya que puede tener sus razones: puede pensar que no es adecuado, puede pensar que no es la forma, o tal vez no pueda permitirse apoyarla.

Categorías
Educación

Caza de brujas y caza de cazadores de brujas

Las nuevas tecnologías en general e Internet en particular ha hecho que los buenos consejos se mezclen con los malos gurús. Hablo de la educación.

Vemos a profesores sin ilusión (aparente) y con métodos obsoletos (aparentemente) y rápidamente proponemos soluciones que nos parecen más que lógicas. (Yo también). Pero quienes proponemos esas soluciones tan sencillas nunca nos hemos enfrentado (enfrentado, la palabra dice demasiado) a grupos de 25 chavales sin apenas motivación para aprender y motivación excesiva por hacerse notar. Y los papás decimos que los profesores son quienes tienen que buscar orientar bien esa motivación. Y los profesores dicen que qué caray, que no son monos de feria cuyo objetivo es entretener, sino que están para enseñar.

Y a esto unimos que el profesorado siente que se les ubica como los malos de la peli, que hay una caza de brujas contra ellos. Así que cuando reciben una crítica, rápidamente la meten en el saco de “otra más” y de “a este quería verlo yo frente a la clase, un miércoles cualquiera”.

¿Qué soluciones tenemos? Los padres -que es lo que me toca-, la misión de hacer ver a nuestros hijos el maravilloso regalo que es poder formarse, y que esos centro y esos profesores que tan gustosamente pagamos merecen todo el respeto y están para ayudarnos a crecer. Los profesores: autocrítica, ganas de seguir creciendo, y acceso a los recursos que necesiten (en forma de reducir la ratio, de disfrutar de más medios, de enseñarles a gestionar situaciones complicadas). El alumnado: responsabilidad acorde a su edad.

Disfrutemos de esta bendita suerte, amigos.

Categorías
Educación Reflexiones

¡No le des opciones!

Esta historia sucedió en un colegio cualquiera, con un profesor cualquiera, con un niño cualquiera y con su papá. Pero podía haber sucedido, desde luego, en cualquier otro lugar y con cualesquiera otros protagonistas.

El niño y el papá estaban a punto de entrar en el cole, pero el niño necesitaba un poco más de tiempo, así que ambos se fueron a sentar tranquilamente en un banco para conversar. Los demás niños ya habían entrado, y la zona estaba ya vacía. Un profesor que, desde dentro, presenció la situación, se acercó para mantener una distancia que le permitiera intervenir, si lo consideraba necesario (con la mejor de las intenciones, estamos seguros).

El papá y el niño siguieron hablando y, en un momento dado, el papá le dijo al niño «¿Qué prefieres, cariño, entrar en el cole o volver para casa?» En ese momento, el profesor actuó como si le hubieran dado a un botón:

«¡No le des opciones!»

No le des opciones. Como si esa posibilidad tuviera alguna validez. Como si fuera aceptable eliminar la posibilidad de decir no. Como si impedir actuar mal (si es que se pudiera considerar así la opción de volver a casa) ayudara de algún modo a que el niño siga creciendo y evolucionando.

Por favor, que tengamos siempre las opciones disponibles y criterio para decidir bien.