Archivo de la categoría: Literatura

Belmonte (Cuenca)

Viajamos a la provincia de Cuenca, a la localidad de Belmonte, cuna -entre otros- de Fray Luis de León, decíamos ayer.

El monumento que más destaca es su castillo, de mediados del siglo XV, y en cuya construcción trabajó Juan Guas. Ha sido un castillo utilizado, cuidado y restaurado durante siglos, y nos cuentan que su visita es más que recomendable. Por desgracia, cuando visitamos Belmonte, no pudimos entrar.

Otro edificio capital en esta localidad es su colegiata gótica, con su magnífica sillería del coro. Esta colegiata fue levantada sobre una iglesia visigótica.

El llamado alcázar viejo, palacio del infante Don Juan Manuel (no el poeta), recientemente restaurado, es ahora un hotel en el que podemos alojarnos, y se ha incluido como parte de la Ruta de Don Quijote, ruta turística y literaria que recorre varios lugares de la novela de Cervantes.

Resumiendo: Belmonte debe ser marcado en nuestro mapa de lugares que hay que visitar. Muy recomendable para un fin de semana; seguro que los niños (y sus papas) disfrutan de castillos, palacios y -cómo no- gastronomía.

Nuestra Señora de París, de Victor Hugo

Esta obra es una absoluta maravilla, un viaje al París del siglo XV, una tragedia griega escrita con dos mil años de retraso y una defensa sin tapujos de la importancia de un arte que, en la época del autor (primera mitad del siglo XIX), estaba en entredicho y sometido a demoliciones.

Si conocéis París, os encantará leer las detalladas descripciones de calles, paisajes, rincones, personas y vestiduras con las que nos obsequia Victor Hugo. Si no conocéis aún París, no me imagino mejor forma de acercarse a él que la pluma de este escritor romántico.

El propio Hugo es consciente del elevado detalle que ofrece, ya que en alguna ocasión pide explícitamente “perdón al lector” por tanta precisión y comentario. Haceos, pues, una idea.

Esta historia en la que sus principales personajes son la propia ciudad de París, la iglesia de Notre Dame, el jorobado Quasimodo, la gitana Esmeralda, el archidiácono Claude Frollo, el estudiante Pierre Gringoire y el capitán Febo de Châteaupers se ha convertido en una obra indispensable -cumbre- de la literatura francesa y universal.

Os recomiendo su lectura, ya que fui muy feliz leyéndola.

Escuela de Magia

¡Un accidente acaba de pasar en la escuela de magia! Durante una de las clases, uno de los alumnos ha borrado la memoria a todos sus compañeros sin querer. Ahora la única esperanza son vuestros peques, jóvenes magos y brujas, que deberán completar todas las tareas de los profesores de la escuela para devolver la memoria a los alumnos.

Comienzo de la historia de este Escape Room

El pasado fin de semana estuvimos jugando a esta Escape Room y lo pasamos de maravilla. Ambientado en el mundo de Harry Potter, con un argumento muy bien hilado y con una narración muy adecuada, este juego promete un buen rato de diversión y entretenimiento. Existe una versión alternativa orientado a niños más pequeños.

Al descargarlo os ofrece la posibilidad de aportar voluntariamente una cantidad de dinero. Os animo a hacerlo y os recuerdo que aportar 1 euro es mucho más que aportar cero.

El monte de las ánimas, de Gustavo Adolfo Bécquer

Este relato está enmarcado en las Leyendas de este escritor romántico (que a su vez son parte de la obra Rimas y leyendas. Y, como ya hemos comentado en este humilde blog, El monte de las ánimas es, quizá, la leyenda más conocida de Bécquer.

La acción se desarrolla en el mencionado monte y en un palacio cercano, y en ella se entrecruzan amores, templarios, violencia y religión. Pero, sobre todo, el atávico miedo humano a lo desconocido, a la oscuridad y al Más Allá. Está narrada de forma impecable y nos hace sentir los mismos escalofríos que sintieron el escritor, Beatriz y Alonso.

Es lectura obligada en la noche de difuntos (ahí es cuando suceden los hechos), pero su magia nos atrapará sea cual sea el día que escojamos para leerla. Si no la habéis leído, os recomiendo que lo hagáis ya. Si ya la habéis leído, releedla, una y mil veces, que bien merece la pena.

Dos burros

Al colegio de una villa
llevó su hijo un labrador,
diciendo: -Vengo con éste
tocante a la educación.
-¿Sabe leer? – Ni una letra
-¿Escribir su nombre? -No.
-Entonces, amigo mío,
como el trabajo es atroz,
me dará usted doce duros
por todo. -¡Ca!, No lo doy.
En igual precio me venden
un burro. -Pues lo mejor
es que compre usted el burro,
y con éste tendrá dos.

(Manuel del Palacio)

Este poema -o una viñeta contando la historia- era parte habitual de los libros en los que estudiaron nuestros padres y abuelos. Ese respeto por el conocimiento que nos supieron transmitir (quizá, sin tener ellos ese conocimiento) nos ha permitido estar donde estamos. No perdamos lo conseguido.

De Eduardo Sáenz Hermúa – (1888-11-23). «Manuel del Palacio». La Semana Cómica (78): 1. ISSN 1889-495X., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=60475263

El caballero de Olmedo, de Lope de Vega

En este día dedicado al Teatro he querido escribir este pequeño post sobre esta tragicomedia del Fénix de los Ingenios que, además, fue la primera obra que disfrutamos de la imprescindible Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Que de noche le mataron
al Caballero,
la gala de Medina,
la flor de Olmedo.

Canción popular que acaba formando parte de El caballero de Olmedo

En los tres actos de esta obra se entrecruzan amores, dramas y venganzas. Tuvimos, como he dicho, la suerte de poder asistir a la representación de la CNTC (hace unos quince años ya), en la que todos los actores estuvieron sublimes. Si tenéis ocasión de presenciar este espectáculo, no lo dejéis pasar.

Por la tarde salió Inés
a la feria de Medina;
tan hermosa,
que la gente
pensaba que amanecía.

Fragmento de El caballero de Olmedo
By Attributed to Eugenio Caxés – [3], Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=947123

La boca del diablo, de Teo Palacios

Es la primera novela que leo de Teo Palacios; llegué a ella (o llegó ella a mí) de mano de Vane y Carlos (¡mil gracias!)

La historia se nos va narrando de la mano de Juan Lobo que, tras la batalla contra Inglaterra, arriba a las costas españolas con su señor Gaspar de Zúñiga. Tras informar al rey Prudente y volver a su casa en Galicia, se le asigna una nueva misión, que será la misión que hará que Lobo, junto con dos inquisidores, se conviertan en detectives que solucionen los crímenes que se están dando en Casarrubios del monte, un pueblo de la provincia de Toledo.

Gracias a las descripciones de Palacios recorremos casas, calles, rincones y almas de ese pequeño pueblo, debatiéndonos entre el racionalismo de uno de los inquisidores y la superstición del otro.

Si os gusta la novela histórica y detectivesca, y esa época de la historia (época de Felipe II), os recomiendo esta lectura.

El nombre de la rosa, de Umberto Eco

Este libro me fascinó tanto que, lo primero que hice, en cuanto lo terminé, fue volver a comenzarlo para poder volver a disfrutar de todo el proceso. Imagino que a ello ayudó también la complejidad de la obra y la sensación de que se me estaban quedando demasiadas cosas en el tintero.

Umberto Eco publicó El nombre de la rosa en 1980. La obra nos cuenta -en boca del novicio Adso de Melk- una serie de acontecimientos asombrosos y terribles que acontecieron en una abadía benedictina ubicada en el norte de Italia. Es una novela policiaca ambientada en la Edad Media, plagada de deliciosas referencias a la filosofía y a la religión, y poniendo el culto a los libros en primer plano. Tanto el scriptorium como la biblioteca son lugares clave en la novela.

Comentaré dos curiosidades más sobre esta obra, antes de que os lancéis a leerla: la primera es que se comenta que las difíciles páginas iniciales están puestas a modo de filtro para descartar a quienes no sean dignos de leer la novela; la segunda es que Eco dedicó un año entero, sin escribir una sola línea, a introducirse en el mundo en el que se iba a desarrollar. Un año de viajes, diagramas, planos y pensamientos. Siempre me ha encantado ver cuánto trabajo hay tras las obras maestras.

Ultreia, de Luis Carandell

Si eres aficionado o tienes interés en el Camino de Santiago, te recomiendo encarecidamente este libro. Es un recorrido por el Camino plagado de historia, de historias, y de anécdotas.

Luis Carandell recorrió el Camino, pero alojándose en paradores y hoteles, dedicándose a conversar con los peregrinos y a husmear en las particularidades de cada rincón del camino. Su maravillosa prosa nos hace sentir estar oyéndolo mientras lo leemos.

Me quedo con la anécdota que me ha parecido más graciosa, esta anotación escrita en el libro de visitas de un albergue del Camino:

Me ha salido un pie en la ampolla derecha.

Del libro de visitas de un albergue.

Tuve la suerte de asistir a la presentación del libro, junto con mi querido padre, así que le tengo un aprecio especial.