Categorías
Economía Educación Negocios Productividad Propuestas Reflexiones

Propósitos de año nuevo

Antes de comenzar, quiero desearos a todos un año felicísimo. Este 2020 nos ha enseñado mucho, y de veras espero que cuando acabe esto (ojalá sea en el año 2021), seamos mejores.

Así que mis propósitos de este año van encaminados a ser mejor y a ayudar a hacer mejores a quienes me rodean.

  • un post al día: me ha encantado el reto, lo he cumplido, y quiero seguir haciéndolo.
  • inglés y francés: estudio diario. Este es otro reto que he conseguido y que quiero mantener. Todos los días, aprender o practicar un poquito de ambos idiomas. Si además puedo dar un salto cualitativo, mejor que mejor.
  • chino, árabe, sueco, navajo: al menos dos días por semana, quiero aprender un poquito de estos idiomas. En el 2020, sin ser un reto planeado, me he acercado a esos idiomas, quiero continuar.
  • proyectos propios: me gustaría retomar o poner en marcha al menos dos proyectos.
  • comercio local: es mi gran espinita y me la quiero sacar. Veo desde hace más de dos décadas cómo el comercio local está paralizado viendo cómo los grandes se llevan el trozo grande del pastel. Pondré mi granito de arena para enriquecer a ese comercio local, principalmente al de mi entorno.

Feliz año 2021, amigos.

Categorías
Reflexiones Tecnología

Pónmelo más fácil

Está claro que cada vez la tecnología busca ponernos las cosas más fáciles (y así debe ser). Tenemos un ejemplo estupendo en la forma de introducir contraseñas, que ha pasado por diferentes etapas:

  1. Introduces los caracteres de la contraseña, pero no aparece nada en pantalla durante ese proceso.
  2. Introduces los caracteres de la contraseña y aparecen asteriscos con cada carácter.
  3. Se añade la opción de «mostrar contraseña».

Con cierta relación, y buscando ampliar la seguridad, también se ofrecen las siguientes opciones:

  • resolver un captcha (letras, números, imágenes).
  • resolver un captcha (haciendo click en un checkbox).
  • resolver un captcha (sin necesidad de hacer click).
  • solicitar un mensaje al móvil para confirmar el acceso.

¿Nos atonta la tecnología? Espero que no, pero no lo tengo claro.

Categorías
Psicología Reflexiones

Quiéreme sobre todo ahí

Quiéreme cuando menos lo merezco, porque es cuando más lo necesito.

Rosa Jové

Aplicable a la relación con nuestros pequeños, pero no solamente.

Categorías
Cine Galicia Reflexiones

Por non ir ao mar

Hace casi dos años comencé a ver la serie de televisión, pero no pasé más allá del segundo episodio. Aunque acababa de ver Narcos, y me había gustado, Fariña me tocaba demasiado de cerca como para poder disfrutarla.

Sin embargo, hace un par de semanas decidí darle otra oportunidad. Y me ha encantado. Y quiero dejar aquí algunas reflexiones.

  • La interpretación: quiero que este sea el primer punto. Me ha gustado muchísimo, me han parecido brillantes muchas de las interpretaciones. Alfonso Agra está sublime absolutamente, podría decirse que no actúa, sino que vive. Marta Larralde es la esposa perfecta -qué otro hubiera sido el futuro de Sito si le hubiera hecho caso a esta Nieves; Javier Rey también lo borda; Morris… creo que nunca lo había visto en un papel serio: es perfecto; qué decir de Carlos Blanco: cómo se puede ser tan brillante; Jana Pérez… Camila es un contrapunto ideal para Sito. Y Tristán Ulloa, también de diez. Y Touriñán… que tenía (yo) clarísimo que (él) lo iba a hacer fatal… estoy feliz de destacar mi error. Y Tamar Novas (qué descubrimiento para mí), Isabel Naveira, Manuel Lourenzo… un lujo. Felicidades a todos.
  • La evolución “normal”: primero caemos en la pesca ilegal, después saltamos al contrabando de tabaco, después a la droga. No hay saltos especialmente bruscos. Todos los saltos son tan lógicos que nos hacen comprender (demasiado bien) a los narcotraficantes.
  • La corrupción de los cuerpos de seguridad: sin esto, no habríamos tenido problema de contrabando o narcotráfico. Se necesita la colaboración (o el silencio) de los buenos para que el mal triunfe.
  • El intento de mantenerse al margen de la violencia: en contraposición con otros narcotraficantes, aquí se desprecia el uso de la violencia.
  • La bondad dentro de la maldad: incluso siendo responsable (no directo, pero responsable) de muertes, Sito está siempre dispuesto a ayudar a quien lo necesite.
  • Las madres: da igual el poder de los narcotraficantes, la colaboración de los cuerpos de seguridad o los medios que el dinero puede comprar: las madres son invencibles. Gracias. Gracias. Gracias.

Fariña. Que nunca más tengamos que vivir tal cosa. Que siempre nos compense ir al mar.

Categorías
Psicología Reflexiones

El móvil, el móvil, el móvil

¿Qué prefieres perder, tu móvil (sin posibilidad de recuperar los datos) , o tu cartera (con documentación, algo de dinero y las fotos de tus personas queridas)?

Categorías
Informática Productividad Propuestas Psicología Reflexiones

Simplifiquemos

Elimina todo lo que puedas, pero no más.

Steve Jobs

Cuando estamos diseñando, conviene reducir todo lo posible. Pero solamente todo lo posible. Es un consejo de Steve Jobs que me parece que debe ser tenido siempre en cuenta. Los productos serán mejores. Y de buenos productos, Steve sabía.

Categorías
Literatura Psicología Reflexiones

Siempre hay motivos para la felicidad

Si lloras por haber perdido el sol, las lágrimas no te dejarán ver las estrellas.

Rabindranath Tagore
Categorías
Educación Psicología Reflexiones

El cántaro viejo

Recorría cada mañana, religiosamente, la misma ruta de ida y vuelta. Con los cántaros vacíos -el nuevo y el viejo-, de casa a la fuente y de la fuente a casa. Maldecía cada día las grietas del cántaro viejo, que hacían perder más de la mitad de su contenido.

Su madre escuchaba pacientes sus quejas y lo animaba a repetir la acción al día siguiente.

Un día llegó a casa más harto que nunca, jurando en lenguas ya muertas, dispuesto a decirle a su madre que aquel día era el último con el cántaro viejo. La madre lo escuchó con la paciencia de siempre, y lo invitó a dirigir su mirada al camino por el que acababa de llegar.

Una de las orillas del camino estaba poblaba de hierbas y flores; la otra estaba completamente seca.

Categorías
Educación Poesía Reflexiones

Cuando la tormenta pase

El Facebook de Pilar Curro está siempre lleno de cosas bonitas (no podía ser de otro modo, ya que tanto ella como su familia están llenos de belleza). He encontrado allí esta joya, escrita, al parecer, durante la epidemia de peste de 1800. He buscado más información y es un poema reciente, escrito por Kitty O’Meara y publicado en su blog en marzo de 2020. He vuelto a buscar más información y… parece que es un poema de Alexis Valdés, también de marzo de 2020. (Y no, tampoco es de Benedetti, como se ha dicho también). Centrémenos en el poema y en su bello mensaje, más que en el autor, ya que parece tan difícil aclararlo:

Cuando la tormenta pase
y se amansen los caminos
y seamos sobrevivientes
de un naufragio colectivo.
Con el corazón lloroso
y el destino bendecido
nos sentiremos dichosos
tan sólo por estar vivos.

Y le daremos un abrazo
al primer desconocido
y alabaremos la suerte
de conservar un amigo.

Y entonces recordaremos
todo aquello que perdimos
y de una vez aprenderemos
todo lo que no aprendimos.

Ya no tendremos envidia
pues todos habrán sufrido.
Ya no tendremos desidia,
seremos más compasivos.

Valdrá más lo que es de todos
que lo jamás conseguido.
Seremos más generosos
y mucho más comprometidos

Entenderemos lo frágil
que significa estar vivos.
Sudaremos empatía
por quien está y quien se ha ido.

Extrañaremos al viejo
que pedía un peso en el mercado,
que no supimos su nombre
y siempre estuvo a tu lado.

Y quizás el viejo pobre
era Dios disfrazado.
Nunca preguntaste el nombre
porque estabas apurado.

Y todo será un milagro.
Y todo será un legado.
Y se respetará la vida,
la vida que hemos ganado.

Cuando la tormenta pase
te pido Dios, apenado,
que nos vuelvas mejores,
como nos habías soñado.

Categorías
Antropología Educación Psicología Reflexiones Sexualidad

No es su vestido, es tu mirada

No hay vestidos indecentes, hay miradas indecentes.

Pasa demasiado a menudo: la mujer (suele ser una mujer) lleva el vestido que le apetece, con el escote que quiere, con la falda tan corta como quiere; el hombre (suele ser un hombre) no evita ni puede evitar un comentario (que nadie le ha pedido) sobre ese vestido.

Y no hay nada erróneo ni indecente ni provocativo en la prenda: el único error está en tu mirada.