¿De dónde era Máximo (Gladiator)?

Los que conocimos la película en castellano lo tenemos clarísimo:

  • Háblame de tu hogar
  • Está en una colina, cerca de Emerita Augusta.

Emerita Augusta, la ciudad que el emperador Augusto creó para aquellos soldados eméritos que venían de las guerras cántabras. La ciudad asombrosa y llena de restos romanos que hoy conocemos como Mérida.

Pero si vamos a la versión original nos encontramos con una sorpresa:

  • Tell me about your home.
  • My house is in the hills above Trujillo.

Trujillo, la preciosa joya de Extremadura, un lugar que os recomiendo conocer. Pues allí, en las colinas sobre Trujillo (no sé muy bien si ese above se refiere al norte o a más arriba [en altura]; pienso que al norte) tenía su hogar el gran Máximo Décimo Meridio.

CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=756664

A guerra dos avós, de Óscar Galansky

En Moaña, como en tantísimas otras localidades de España, el golpe de estado de 1936 fue una puerta hacia la limitación de libertades y la expansión de miedos.

Óscar Galansky nos invita a viajar en el tiempo al 18 de julio (tal día como hoy), pero de 1936.

Nunca demos ningún derecho ni ninguna libertad por sentados, por favor.

¿Cuándo se crearon las plataformas de streaming?

Obviamente, no necesariamente se crearon siendo lo que son ahora, pero aquí tenéis las fechas de algunas:

  • HBO: 1972
  • Netflix: 1997
  • Prime Video: 2006
  • Filmin: 2007
  • Dazn: 2016
Publicada el
Categorizado como Cine

La reacción de Will Smith

No, no me refiero a la acción que hemos visto mil veces en los últimos días. Me refiero a su pública petición de perdón -en estos tiempos en los que está tan denostado-, mostrando una conciencia clarísima del error cometido:

Violence in all of its forms is poisonous and destructive. My behavior at last night’s Academy Awards was unacceptable and inexcusable. Jokes at my expense are a part of the job, but a joke about Jada’s medical condition was too much for me to bear and I reacted emotionally.

I would like to publicly apologize to you, Chris. I was out of line and I was wrong. I am embarrassed and my actions were not indicative of the man I want to be. There is no place for violence in a world of love and kindness.

I would also like to apologize to the Academy, the producers of the show, all the attendees and everyone watching around the world. I would like to apologize to the Williams Family and my King Richard Family. I deeply regret that my behavior has stained what has been an otherwise gorgeous journey for all of us.

I am a work in progress.

Sincerely,

Will
https://www.instagram.com/p/CbqmaY1p7Pz/?utm_source=ig_web_copy_link

Los protagonistas de Star Wars, ¿los conocerías?

Esta foto, cuyo origen desconozco (si alguien lo sabe, que me lo notifique y lo indicaré con gusto), nos muestra a los protagonistas (casi todos los protagonistas, que no se nos enfade Obi) de Star Wars. ¿Sabéis quién es quién? Lo indico más abajo:

De izquierda a derecha: Han Solo, C3PO Darth Vader (¡gracias, Jose!), Chewbacca, Princesa Leia, R2D2, Luke Skywalker.

Arsène Lupin, caballero ladrón (de Maurice Leblanc)

Descubrí al personaje -y descubro aquí mi ignorancia- con la serie de Netflix Lupin, maravillosa serie y maravillosa interpretación de su reparto: Omar Sy, Vicent Londez, Ludivine Sagnier, Clotilde Hesme, Nicole García, Hervé Pierre, Soufiane Guerrab, Antoine Gouy, Fargass Assandé, Shirine Boutella.

Y de la serie de Netflix llegamos a su inspiración, y ahí descubrí la existencia de esos cuentos de Maurice Leblanc, en los que nos retrata con maravillosa nitidez las formas -siempre correctas- y los actos -siempre sorprendentes- del rey del disfraz, del caballero ladrón Arsène Lupin.

Este libro gustará a los aficionados a la serie, pero también a quienes gustan de las sutilezas y del buen uso de la inteligencia.

Estoy estos días disfrutando de sus historias, con especial cariño, porque han sido un delicioso regalo de Navidad de mi querida hija Irene. Si siempre decimos que el regalo no es lo regalado, sino las manos que lo dan, en este caso lo puedo decir más que nunca.

Gracias, tesoro.

Par Henri-Edmond Rudaux (1865-1927) — https://www.gazette-drouot.com/lots/441145, Domaine public, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=71727036

Enfermedades mentales y redes sociales

Cada vez menos, pero aún estigmatizadas, las enfermedades mentales están ganando poco a poco el sitio que merecen en nuestras conversaciones y en nuestra normalidad. Porque no siempre ha sido así. Y porque realmente aún no lo es: es normal poder decir que tenemos dolor de cabeza, neumonía o reuma, pero nos cuesta mucho más decir -y escuchar- que tenemos depresión, ansiedad o bipolaridad.

Hace unas semanas la actriz Verónica Forqué se fue de un concurso de televisión porque no podía más. Y quiero compartir con vosotros algunas de las reacciones que se han dado en redes sociales:

Porque en redes sociales el anonimato o la distancia hacen que nos mostremos tal y como somos, así que quienes prefieren soltar su odio, pueden hacerlo.

Ojalá aprendamos pronto a usar esas maravillosas herramientas que son las redes sociales. Y ojalá aprendamos pronto a cuidar (y usar) esa maravillosa herramienta que es nuestro cerebro.

La guerra no tiene glamour

No es rara la intención de querer dotar a las guerras de un encanto, de un glamour y de una magia de la que no gozan. Cuando en la película Saving Private Ryan del gran director Steven Spielberg se presenta a los soldados acercándose a las playas para desembarcar, pueden verse mareos, vómitos y, en resumen, miedo. Eso es lo que quería transmitir Spielberg: la guerra no tiene glamour en absoluto.

No es el único creador, desde luego, que ha luchado por mostrarnos eso: la canción-denuncia “Querida Milagros” de Manolo García, el “Tristes armas si no son las palabras” de Miguel Hernández o incluso esa canción de campamento de “Mi amigo José” son más muestras de lo mismo.

Presentar la guerra como algo glamouroso es irresponsable es falso y es sobre todo, criminal.

Tristes armas, si no son las palabras.