La balsa de la Medusa, de Théodore Géricault

El 2 de julio de 1816 la fragata francesa Médusa encalló frente a las costas de Mauritania (a unos 60 km). Ante la carencia de botes salvavidas para todos los ocupantes, se construyó una balsa de madera para ser ocupada por casi 150 personas (146 hombres y 1 mujer). La balsa tenía 20 metros de largo por 7 de ancho; era algo como lo siguiente:

De Alexandre Corréard – Relation complète du naufrage de la frégate La Méduse faisant partie de l’expédition du Sénégal en 1816, by A. Correard, H. Savigny, D’Anglas de Praviel and Paul C.L. Alexandre Rand des Adrets (dit Sander Rang). Reprint 1968 by Jean de Bonnot éditeur., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=19331233

Esa mezcla de hambre (no había suficientes alimentos), deshidratación, excesivo número de personas en un espacio tan reducido, y angustia por sobrevivir provocó una terrible tragedia: se produjeron asesinatos y suicidios, de forma que, tras trece días a la deriva, cuando la nave Argus se dejó ver en el lejano horizonte, solamente quedaban quince hombres supervivientes. Un casi treintañero Théodore Géricault, movido por el interés de denunciar aquel vergonzoso hecho para el gobierno francés, lo plasmó en una obra maestra:

La balsa de la Medusa, Théodore Géricault [Public domain], via Wikimedia Commons

Arte y romanticismo

De Hans G. Oberlack – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=50691351

Era una comida de trabajo, pero entre las velas, la música y el ambiente distendido, la chica se puso tan románica que le salieron contrafuertes.

Niké de Samotracia, el barroco de hace dos milenios

La Victoria [Niké] de Samotracia nos muestra una alegoría de la Victoria, alada, sobre la proa de un barco. El leve giro de la figura femenina, la fuerza del viento agitando sus ropajes y, sobre todo, la perfección sublime permitiéndonos notar -casi tocar- la carne tras el ropaje hacen de esta escultura una obra maestra. Ahora podemos disfrutarla en el Museo del Louvre, en París.

By Bradley Weber – Winged Victory, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=65358555

Los últimos deseos del Cardenal Cisneros

Últimos no en importancia, sino últimos porque se refieren a su testamento. Francisco Jiménez de Cisneros, cardenal primado de España, inquisidor general de Castilla y fundador de la Universidad de Alcalá (1499) dejó claras dos cosas en ese documento final: quería ser enterrado en la Capilla de San Ildefonso, y quería que su sepulcro fuera sencillo.

Y ya lo veis venir: ni lo uno (está enterrado en la catedral de Alcalá), ni lo otro, como podréis apreciar en este precioso dibujo a pluma de José María Avrial, realizado hace casi ya dos siglos (el sepulcro, obra de Bartolomé Ordóñez, sí que está en la Universidad… pero sin los restos dentro).

Santa María de Lebeña

Hoy os presentamos esta joya prerrománica que -extraño en nuestra península- no está en Asturias. En su momento (siglo X) se erigió para guardar los restos de Santo Toribio. Se encuentra perfectamente integrada con la naturaleza, formando un conjunto bellísimo. A su lado se encuentra una torre neomozárabe muy posterior en el tiempo (finales s. XIX).

Por supuesto, os recomendamos la visita.

De Lebeña20120518150356SAM_0472.jpg: RowanwindwhistlerLebeña20120518150401SAM_0473.jpg: Rowanwindwhistlerderivative work: Hic et nunc – Este archivo deriva de:Lebeña20120518150356SAM 0472.jpgLebeña20120518150401SAM 0473.jpg, CC BY-SA 3.0, Enlace

¿Quién fue San Valentín?

Pues no está demasiado claro. En resumen, no se sabe. Una de las teorías nos indica que, en los primeros tiempos del cristianismo, el emperador prohibió que los hombres jóvenes pudieran casarse y tener hijos, de modo que pudieran estar disponibles para la guerra (parece que los problemas de conciliación nos son nuevos). El obispo Valentín siguió realizando su labor sacerdotal en los matrimonios. Y acabó martirizado, algo nada extraño en aquellos tiempos.

Por otra parte, en Terni (Italia) podemos encontrar el sepulcro de un San Valentín en su bonita Basilica di San Valentino. Y sí, allí celebran una fiesta cada 14 de Febrero, la fiesta de la Promesa, en la que las parejas que aún no se han casado se prometen amor y los ya casados prometen seguir manteniéndola.

Para Sarai, por darme a conocer la existencia de Terni.

El último cuadro de Van Gogh

Pues no lo sabemos con certeza, pero tradicionalmente se dice que el último cuadro de Vincent Van Gogh fue este “Trigal con cuervos”. Unos días después, moriría de un disparo. Creo que es inevitable darle un sentido especial cuando se disfruta sabiendo que fue una de sus últimas obras. Los cuervos. El color del trigal. El camino. El cielo.

Van Gogh, Wheatfield with crows.jpg
De Vincent van Gogh – REDIRECTwww.galeriacanvas.pl, Dominio público, Enlace

El arte: conversaciones imaginarias con mi madre

Si sois como la mayoría de las personas (grupo en el que me encuentro para estos asuntos) seguramente tendréis serios problemas para reconocer si algo es “arte” o si nos están tomando el pelo. Sobre todo en lo que se refiere al Arte Contemporáneo y, en concreto, al arte abstracto.

177 Homenatge a Picasso, d'Antoni Tàpies.JPG
By EnfoTreball propi, CC BY-SA 3.0 es, Link

Hace ya una década, o quizá más, Gina Tost, periodista, videoblogger y emprendedora, me recomendó un libro de Juanjo Sáez, el que titula este post. El arte: conversaciones imaginarias con mi madre. Es un libro que se lee en un suspiro y que se disfruta muchísimo. Así que os lo recomiendo.

No hay que olvidar la técnica, es necesaria,
pero por sí sola no vale un PIMIENTO,
cualquier obra que se haya hecho
sin creatividad, sensibilidad, ni intuición
NO ES NADA. Es un ejercicio de
VIRTUOSISMO VACÍO.
(cita del libro)

Como bonus, os adelanto que tiene una metáfora preciosa sobre cómo nuestros mayores se nos van alejando, silenciosamente (y una llamada de atención para que le pongamos remedio).

La catedral más antigua de España

La bellísima Basílica de San Martín de Mondoñedo, ubicada en un lugar llamado originalmente Mendunieto, en Foz (Lugo) se considera la sede episcopal más antigua de España. Su construcción se realizó entre los siglos IX al XII, aunque el obispado ya se había establecido antes, allá por el siglo VI. Casi nada.

De Mendunieto el nombre derivó a Mondoñedo. Y debido a las incursiones de los piratas se decidió trasladar la sede más hacia el interior, a Vallibria, que con el tiempo cambió su nombre a Mondoñedo (y es el Mondoñedo que hoy conocemos, que sigue siendo sede episcopal).

San Martiño de Mondoñedo, Foz.jpg
De YezaTrabajo propio, GFDL, Enlace

Gracias, Belén. :*

El libro que derrumba muros…

…o “la pluma es más fuerte que la espada”. En ocasiones -en muchas ocasiones- solamente el conocimiento es capaz de derribar los aparentemente firmes muros de la ignorancia. El arquitecto mexicano Jorge Méndez Blake lo representa de esta forma tan contundente en su obra “El Castillo”:

SONY DSC

Y si nos acercamos más, podremos ver que el libro que provoca esto es la inconclusa obra de Franz Kafka “El Castillo”:

SONY DSC