Archivo de la categoría: Arte

Pasiones mitológicas, en el Museo del Prado

Entre el 2 de marzo y el 4 de julio de este año 2021 se puede contemplar en el Museo del Prado una selección de pintura mitológica de los siglos XVI y XVII, con 26 obras de Tiziano, Veronese, Allori, Rubens, Ribera, Poussin, Van Dyck y Velázquez. Dentro de esta selección de obras maestras, es obligatorio destacar que, por primera vez en España desde el siglo XVI, se muestran juntas seis pinturas que Tiziano pintó para Felipe II, esas seis poesías, según el nombre que el propio pintor les otorgó.

Es innegable que la atracción por la mitología no se quedó en los antiguos griegos y romanos, sino que nos ha ido acompañando hasta nuestros días. No en vano, las pasiones que movían a aquellos son las mismas que nos mueven a nosotros. En paralelo, siempre me gusta destacar que la mitología (y la religión) tienen mucho de ciencia, ya que son el primer intento de encontrar una explicación a la creación, a la vida y a las relaciones humanas.

Tanto en la exposición como en la página web de la misma tenemos una gran variedad de recursos que nos permitirán ampliar nuestro conocimiento sobre estas pinturas y los motivos que representan.

Quienes no tenemos la suerte de poder visitar Madrid en estos días (o quienes, teniendo esa fortuna, quieren disfrutar de una mejor contemplación de las obras) podemos realizar una visita virtual, en la cual podemos acercarnos con todo detalle a alguna de las piezas de la exposición.

Es una exposición organizada por el propio Museo Nacional del Prado, la National Gallery y el Isabella Stewart Gardner Museum; los comisarios son Miguel Falomir -director del Museo del Prado- y Alejandro Vergara -jefe de conservación de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Museo del Prado.

Belmonte (Cuenca)

Viajamos a la provincia de Cuenca, a la localidad de Belmonte, cuna -entre otros- de Fray Luis de León, decíamos ayer.

El monumento que más destaca es su castillo, de mediados del siglo XV, y en cuya construcción trabajó Juan Guas. Ha sido un castillo utilizado, cuidado y restaurado durante siglos, y nos cuentan que su visita es más que recomendable. Por desgracia, cuando visitamos Belmonte, no pudimos entrar.

Otro edificio capital en esta localidad es su colegiata gótica, con su magnífica sillería del coro. Esta colegiata fue levantada sobre una iglesia visigótica.

El llamado alcázar viejo, palacio del infante Don Juan Manuel (no el poeta), recientemente restaurado, es ahora un hotel en el que podemos alojarnos, y se ha incluido como parte de la Ruta de Don Quijote, ruta turística y literaria que recorre varios lugares de la novela de Cervantes.

Resumiendo: Belmonte debe ser marcado en nuestro mapa de lugares que hay que visitar. Muy recomendable para un fin de semana; seguro que los niños (y sus papas) disfrutan de castillos, palacios y -cómo no- gastronomía.

Nuestra Señora de París, de Victor Hugo

Esta obra es una absoluta maravilla, un viaje al París del siglo XV, una tragedia griega escrita con dos mil años de retraso y una defensa sin tapujos de la importancia de un arte que, en la época del autor (primera mitad del siglo XIX), estaba en entredicho y sometido a demoliciones.

Si conocéis París, os encantará leer las detalladas descripciones de calles, paisajes, rincones, personas y vestiduras con las que nos obsequia Victor Hugo. Si no conocéis aún París, no me imagino mejor forma de acercarse a él que la pluma de este escritor romántico.

El propio Hugo es consciente del elevado detalle que ofrece, ya que en alguna ocasión pide explícitamente “perdón al lector” por tanta precisión y comentario. Haceos, pues, una idea.

Esta historia en la que sus principales personajes son la propia ciudad de París, la iglesia de Notre Dame, el jorobado Quasimodo, la gitana Esmeralda, el archidiácono Claude Frollo, el estudiante Pierre Gringoire y el capitán Febo de Châteaupers se ha convertido en una obra indispensable -cumbre- de la literatura francesa y universal.

Os recomiendo su lectura, ya que fui muy feliz leyéndola.

El Cristo del Otero, en Palencia

He tenido ocasión de verlo desde la lejanía, pero nunca de acercarme a él (ni a esa ciudad que alberga a La Bella, y que bien merece una visita). Esta obra de Victorio Macho, el cristo más alto de España, se yergue sobre su otero, sobre su ciudad y podríamos decir que sobre toda la Tierra de Campos.

Se ubica sobre un cerro testigo, tan habituales en esa zona de la península (un cerro testigo es una elevación, con su característica cumbre plana, sobre una gran extensión, también plana) y se caracteriza por su hieratismo y sus grandes dimensiones (más de veinte metros de alto).

De CParísC – Trabajo propio, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3980175

¿De qué se ríe la Mona Lisa?, de Mabel Figueruelo

Si te gusta la pintura (hablamos de arte) y quieres saber algo más allá de lo que nos ofrece un primer vistazo de un cuadro, te recomiendo esta obra de Mabel Figueruelo: ¿De qué se ríe la Mona Lisa? Mensajes ocultos en la pintura.

Es un libro que ayuda a entender qué había en la mente del pintor y que nos ayuda a entender el cuadro, el contexto histórico en el que se desenvuelve o las vicisitudes que la obra pasó tras ser realizada. Por ejemplo, podremos aprender qué quiere contar Munch en El grito, quién ha sido el pintor más plagiado o qué simbolizan ciertos elementos, como cigüeñas, arcoíris o calaveras.

Está escrito en un tono muy directo y ameno, en formato de preguntas y respuestas. Muy recomendable, disfruté leyéndolo y de vez en cuando vuelvo a él.

La Afrodita (Venus) de Milo (Museo del Louvre, París)

Es una de las esculturas más conocidas -si no la más- del periodo helenístico. Está datada entre los años 130 y 100 a.C. y se cree que representa a Afrodita, diosa del amor y de la belleza.

Llegó al museo del Louvre a comienzos del siglo XIX, tras ser comprada a un campesino griego. Existen diversas teorías sobre qué sucedió con sus brazos: una de ellas indica que al menos un antebrazo y su mano portando una manzana estaban enterrados cerca de donde se encontró la estatua; otra nos cuenta que se pudieron perder al llevarse la estatua apresuradamente. En paralelo con esto, se dice que Turquía conocía la ubicación ambos brazos y ofreció devolverlos si Francia devolvía la estatua.

Siguiendo con sus brazos -es curioso que hablemos más de lo que no tiene que de lo mucho que sí tiene-, se propuso su restauración, pero no se llevó a cabo por las lógicas dudas de su posición original. Lo que sí se restauró en el Louvre fueron, entre otras partes, la nariz, un pie (el izquierdo) y el pulgar del pie derecho.

Se considera esta Afrodita como una de las representaciones más sublimes de lo que se considera belleza, siendo la perfección de su tronco quizá lo más reseñable en este sentido. Técnicamente, la falta de simetría y el desequilibrio que parte de sus pies son dos elementos que dotan de dificultad (y de realismo, y de movimiento) a esta figura de más de dos metros de alto que un día de hace más de dos siglos encontró enterrada un campesino griego.

Monumento al Padre Tajo, de José Gonzalvo

Este monumento es un conjunto de esculturas, en las que la más imponente es una personificación del río Tajo, de ese Padre Tajo que da y recibe vida a lo largo de más mil kilómetros, convirtiéndose en el más largo de la Península Ibérica.

Completan el conjunto otras tres esculturas, más pequeñas, alegorías de las tres provincias que aquí se encuentran: Cuenca (representada por un cáliz y una estrella), Teruel (representada por un toro), Guadalajara (representada por un caballero). Como con tantos ríos, el lugar exacto de nacimiento no está -no estaba- claro. Se encuentra, en todo caso, cerca de este bonito conjunto escultórico que simboliza en un gigante la importancia de nuestro mayor río.

Os dejo con este bonito vídeo y con las ganas de visitar este lugar tan interesante, deseando que se sacien cuanto antes.

Maqueta del Museo del Prado , de Juan de Villanueva

Hoy os traigo, en estos miércoles que solemos dedicar al arte, algo que se sale un poco de lo normal: una maqueta de un edificio maravilloso que alberga la mejor colección de pinturas existentes: el museo Del Prado.

Esta maqueta de finales del siglo XIX, que ahora se ha montado con paciencia y dedicación para disfrute y admiración de los visitantes, puede ser admirada en este timelapse.

Los portadores de la antorcha, de Anna Hyatt Huntington

Esta obra en aluminio (desconozco si se puede llamar escultura) de la estadounidense Anna Hyatt Huntington me fascinó desde la primera vez que la vi: representa a un anciano entregando una antorcha a un joven jinete.

La antorcha que se entrega es la antorcha del conocimiento, que va pasando de generación a generación gracias a la dedicación infinita de tantos. El lugar no podría ser mejor: en la plaza de Ramón y Cajal, rodeado por las facultades de Farmacia, Medicina y Odontología de la Universidad Complutense de Madrid, un lugar con una gran carga sentimental y afectiva para quien esto escribe.

De No machine-readable author provided. Jamesmcneilwhistler~commonswiki assumed (based on copyright claims). – No machine-readable source provided. Own work assumed (based on copyright claims)., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=833367