Finis Gloriae Mundi

Creo que esta obra de Valdés Leal es la que más me ha impactado desde que la vi, por vez primera, en un precioso libro sobre la historia del arte que mis padres me compraron siendo niño.

Estremecedor el cuadro y estremecedor el mensaje. Estremecedor, sobre todo por cierto: más allá de la gloria que hayas alcanzado en este mundo, te vas al otro sin nada. Me puedo imaginar cómo era recibido ese mensaje por los ojos, las mentes y las almas de los habitantes de la Sevilla del barroco.

Valdes Leal - Finis Gloriae Mundi

En primer plano, los cadáveres de un obispo y de un caballero de la Orden de Calatrava. Arriba, Dios (Cristo, por sus manos llagadas) evaluando en una balanza lo bueno y lo malo de esa alma que emprende viaje al otro mundo.

Estremecedor tenía que ser también asomarse al universo mental de Juan de Valdés Leal, este antagonista de Murillo que se especializó en obras de este tétrico estilo.

Antonio García Villarán (Youtubers con los que dejarías a tus hijos, 3)

Didáctico, práctico, crítico y polémico. Y esdrújulo, podríamos decir. Así es el canal de Antonio García Villarán, pintor y profesor de dibujo, que nos cuenta, siempre con un estilo inconfundible, su opinión sobre diferentes artistas o corrientes artísticas, y sin problemas de oponerse a la corriente establecida. En este canal nuestros hijos pueden aprender tanto el gusto por el arte como el gusto por la crítica, ambas virtudes muy necesarias en estos tiempos. Adicionalmente, también nos ofrece vídeos en los que nos da consejos sobre dibujo. Muy recomendable. ¡Gracias, Antonio!

Ritmo 0, 1974

En 1974, la artista serbia Marina Abramović realizó, en el Studio Morra de Nápoles (Italia), su performance más conocida (y posiblemente la que más nos cuenta sobre el ser humano). La performance comenzó a las 20:00. Sobre la mesa, 72 objetos que el público asistente podía usar a su antojo. Los objetos se podían clasificar en objetos potencialmente de placer (plumas, flores, peine, libro) y objetos potencialmente de dolor (martillo, clavos, cuchillas, una pistola cargada). La artista se comprometía a asumir toda la responsabilidad de lo que allí sucediera y a adoptar una actitud completamente pasiva durante las siguientes seis horas. Ella sería una muñeca en manos del público.

La actitud del público durante la primera mitad de la performance fue tímida: se acercaban, le ofrecían flores, le daban un beso… Sin embargo, poco a poco comenzaron a manipular a la artista: le obligaban a adoptar posturas, a sostener objetos y la acabaron poniendo sobre una mesa, clavándole un cuchillo en la mesa entre sus piernas. Poco a poco la actitud del público se iba haciendo más demencial: le arrancaron la ropa, le clavaron las espinas de las flores en su cuerpo, con una cuchilla le hicieron un corte en el cuello y bebieron su sangre, e incluso apuntaron hacia su cabeza con la pistola cargada (esto provocó algunas peleas entre los asistentes, y la intervención del comisario de la exposición, que lanzó la pistola por una ventana).

Marina Abramovic : Rhythm 0 (1974)

Cuando se cumplieron las seis horas pactadas y Marina volvió a convertirse en una persona, los asistentes, tan activos hasta ese momento, fueron incapaces de mirarla a los ojos y se fueron de la sala lo antes posible. La artista nos indicó que cuando fue al baño y se vio al espejo, le habían aparecido canas.

Hemos comentado largamente esta historia en casa y, aunque había leído mucho sobre esta famosa performance, no he escuchado mejor análisis que el de Clara: en un mundo acostumbrado a premios y castigos, en una sociedad que “educa” a sus hijos usando premios y castigos, en cuanto desaparece la amenaza del castigo surge la verdadera educación que tenemos dentro. Este experimento (junto con el famoso de Millman, citado más abajo) nos debería hacer reflexionar sobre cómo ayudar a nuestros pequeños a ser personas.

Gracias, Clara.

Improvvisazioni di un attore che legge… ante un escenario vacío

La noche iba a ser una noche como otras muchas. Giovanni Mongiano, actor italiano, acudió al teatro del Popolo en Gallarate, Lombardía (Italia) para interpretar Improvvisazioni di un attore che legge. Cuando fue informado de que no se había vendido ni siquiera una entrada, Giovanni decidió -aún así- hacer el trabajo que había venido a hacer:

Ero lì per fare quello spettacolo, dovevo farlo. Non c’è stato calcolo, riflessione, solo il desiderio di fare ciò per cui ero venuto a Gallarate, di dare voce al mio teatro. Di recitare, anche se con le lacrime agli occhi, questo testo che parla della vita di palcoscenico, dura, romantica, almeno agli occhi degli estranei, piena di grotteschi imprevisti, di speranze sempre deluse e umiliazioni cocenti, ma da cui è impossibile separarsi.

Mongiano, de ese modo, nos ha dejado un ejemplo bellísimo de respeto -de amor- por una profesión, por el trabajo y por uno mismo. ¿No os parece?

Para Irene, Dani y Clara.

La joya de París

No diré que suele pasar desapercibida, pero desde luego no alcanza la fama de otros monumentos de París, como Notre-Dame, la Torre Eiffel, el Arco de Triunfo o el Sacré-Coeur, pero aventaja a todos ellos en perfección y belleza. La Sainte Chapelle, esa Capilla Santa destinada a albergar la más preciada de las reliquias (la corona de espinas) es el summum del gótico radiante. Este prodigio de la arquitectura no tiene prácticamente paredes, sino vidrieras que se elevan quince metros hasta los cielos.

Cuando la visitamos, mi esposa Clara -sabedora de mi debilidad por la Sainte Chapelle- me tapó los ojos con sus manos, descubriéndomelos cuando ya estábamos en el interior. No morí de esa sobredosis de belleza, pero estuve cerca, creedme.

De verdad, si visitáis París y solamente podéis admirar un monumento, que sea la Sainte Chapelle.

Gracias, Clara :*

By Koldo Iglesias Pardo [CC BY-SA 4.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/4.0)], from Wikimedia Commons

La balsa de la Medusa, de Théodore Géricault

El 2 de julio de 1816 la fragata francesa Médusa encalló frente a las costas de Mauritania (a unos 60 km). Ante la carencia de botes salvavidas para todos los ocupantes, se construyó una balsa de madera para ser ocupada por casi 150 personas (146 hombres y 1 mujer). La balsa tenía 20 metros de largo por 7 de ancho; era algo como lo siguiente:

De Alexandre Corréard – Relation complète du naufrage de la frégate La Méduse faisant partie de l’expédition du Sénégal en 1816, by A. Correard, H. Savigny, D’Anglas de Praviel and Paul C.L. Alexandre Rand des Adrets (dit Sander Rang). Reprint 1968 by Jean de Bonnot éditeur., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=19331233

Esa mezcla de hambre (no había suficientes alimentos), deshidratación, excesivo número de personas en un espacio tan reducido, y angustia por sobrevivir provocó una terrible tragedia: se produjeron asesinatos y suicidios, de forma que, tras trece días a la deriva, cuando la nave Argus se dejó ver en el lejano horizonte, solamente quedaban quince hombres supervivientes. Un casi treintañero Théodore Géricault, movido por el interés de denunciar aquel vergonzoso hecho para el gobierno francés, lo plasmó en una obra maestra:

La balsa de la Medusa, Théodore Géricault [Public domain], via Wikimedia Commons

Arte y romanticismo

De Hans G. Oberlack – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=50691351

Era una comida de trabajo, pero entre las velas, la música y el ambiente distendido, la chica se puso tan románica que le salieron contrafuertes.

Niké de Samotracia, el barroco de hace dos milenios

La Victoria [Niké] de Samotracia nos muestra una alegoría de la Victoria, alada, sobre la proa de un barco. El leve giro de la figura femenina, la fuerza del viento agitando sus ropajes y, sobre todo, la perfección sublime permitiéndonos notar -casi tocar- la carne tras el ropaje hacen de esta escultura una obra maestra. Ahora podemos disfrutarla en el Museo del Louvre, en París.

By Bradley Weber – Winged Victory, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=65358555

Los últimos deseos del Cardenal Cisneros

Últimos no en importancia, sino últimos porque se refieren a su testamento. Francisco Jiménez de Cisneros, cardenal primado de España, inquisidor general de Castilla y fundador de la Universidad de Alcalá (1499) dejó claras dos cosas en ese documento final: quería ser enterrado en la Capilla de San Ildefonso, y quería que su sepulcro fuera sencillo.

Y ya lo veis venir: ni lo uno (está enterrado en la catedral de Alcalá), ni lo otro, como podréis apreciar en este precioso dibujo a pluma de José María Avrial, realizado hace casi ya dos siglos (el sepulcro, obra de Bartolomé Ordóñez, sí que está en la Universidad… pero sin los restos dentro).

Santa María de Lebeña

Hoy os presentamos esta joya prerrománica que -extraño en nuestra península- no está en Asturias. En su momento (siglo X) se erigió para guardar los restos de Santo Toribio. Se encuentra perfectamente integrada con la naturaleza, formando un conjunto bellísimo. A su lado se encuentra una torre neomozárabe muy posterior en el tiempo (finales s. XIX).

Por supuesto, os recomendamos la visita.

De Lebeña20120518150356SAM_0472.jpg: RowanwindwhistlerLebeña20120518150401SAM_0473.jpg: Rowanwindwhistlerderivative work: Hic et nunc – Este archivo deriva de:Lebeña20120518150356SAM 0472.jpgLebeña20120518150401SAM 0473.jpg, CC BY-SA 3.0, Enlace