Monasterio de San Pedro de Rocas, en Esgos

Hoy viajamos a la imprescindible Ribeira Sacra para conocer el conjunto monástico más antiguo de Galicia. Data -al menos- del siglo VI (lo sabemos porque se ha encontrado una lápida en la que se puede ver el año 573). En esta tierra de monasterios, este nos ofrece razones más que sobradas para convertirse en uno de los visitados:

El campanario. Sobre la roca viva podemos admirar su espadaña. E incluso subir -con cuidado- a ella. Mirad qué maravilla:

De Jose Luis Cernadas Iglesias – originally posted to Flickr as 1271-San Pedro de Rocas (Ourense), CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=10850860

El mapamundi. No se conserva en muy buen estado, pero no se conoce otro mapa mundi románico, lo cual lo convierte en imprescindible.

La iglesia rupestre. En las entrañas de la roca crearon estos monjes el lugar para su oración, recogimiento y culto.

Carlos Costa Portela

Centro de Interpretación de la Ribeira Sacra: este es el lugar que se ha escogido para ubicar el centro de interpretación de esta zona plagada de monasterios, naturaleza y buenos vinos.

Carlos Costa Portela

Para mamá, Marimar, Nacho, Clara, Lidia, Lucas, Irene y Dani. ¡Qué bien lo pasamos en ese viaje!

Ferrol 1916, Ricardo Carvalho Calero

Hoy celebramos -tendríamos que estar celebrando- el Día das Letras Galegas 2020, dedicado al ferrolano Ricardo Carvalho Calero. Comparto con vosotros este poema suyo que nos acerca a aquel Ferrol de hace un siglo (tiene algunas erratas/faltas si lo comparamos con el gallego de hoy, pero desconozco si el poema original era exactamente así o no):

FERROL 1916

Cinco duros pagábamos de aluguer.
Era um terceiro andar, bem folgado.
Pola parte de atrás dava para o Campinho,
e por diante para a rua de Sam Francisco.

No segundo vivia a minha tia aboa:
Tiña unha peza cheia de paxaros disecados
que só abria os dias de festa
para que os nenos disfrutásemos nela.

Ainda vivia minha mãe
e todos os meus irmaos viviam,
e em frente trabalhava o senhor Pedro o tanoeiro,
e a grande tenda de efeitos navais mantinha o seu trafego.

Na casa tinhamos pombas
e, por suposto, un grande gato mouro;
e o mue pai era novo ainda
e no mar do mundo cada dia descobria eu unha ilha.

Via o mar da minha fiestra,
e chegavam cornetas da marinha.
E baixava os degraus duas vezes ao dia para ir à escola,
e duas vezes rubia-os de volta.

As mulheres entom usavam capa e corsé,
e íamos à aldeia em coche de cavalos,
e a rua estava ateigada de pregons de sardinhas
e de ingleses que vendiam Bíblias.

Eu tinha un pacto con Deus:
que ninguén dos meus morreria.
E o pacto era observado,
e eu confiaba na perenidade do pacto.

Todo isto fica tam longe
que aduro podo ainda lembrá-lo.
Esqueceria-o dentro de pouco tempo
se non escrebese estes versos.

Los cruceiros de meniños

Creo que no hay parroquia en Galicia que no tenga uno o varios cruceiros, unas singulares cruces que adornan muchos cruces (que valga la redundancia) de caminos. Entre esos cruceiros destacan los cruceiros de meniños, de cuya existencia tuve noticia hace poco, unos cruceiros a cuyo pie (o en sus cercanías) se enterraban recién nacidos a los que convenía hacer desaparecer. Tan terrible como lo oís.

Tuve noticia hace poco, decía. Gracias al trabajo de investigación de Natividad Rey, antropóloga rianxeira que ha servido para dar a conocer una realidad ya casi olvidada. Niños nacidos fuera del matrimonio, hijos de madres soltera, hijos que sus madres no podían mantener, eran enterrados al pie de esos cruceiros.

Polafías

La sección de literatura de tradición oral de la AELG (Asociación de Escritoras e Escritores en Lingua Galega) nos ofrece en su página web un tesoro valiosísimo, en forma de vídeos (y de los audios que en ellos podemos disfrutar). Recorrer esa página es encontranos con historias, leyendas, curiosidades y aprendizajes.

Os la recomiendo muchísimo, no solamente a los gallegos, pero especialmente; no solamente a los de Moaña, pero especialmente.

https://www.aelg.gal/Polafias/



Recorriendo Galicia con pasaporte

No. No ha habido ninguna novedad que obligue al uso de pasaporte si se desea visitar Galicia. Ni tampoco vamos a descubrir ahora sus maravillosos encantos naturales. Os vamos a contar esta estupenda iniciativa de la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia: un bonito pasaporte que nos presenta los siete Parques gallegos: seis Parques Naturales y un Parque Nacional. En el pasaporte, junto con una breve descripción de cada parque (y la información de contacto necesaria) se nos ofrece una zona para ser sellada y, a modo de Compostela de los Parques, conseguir el bonito reto de completar el pasaporte.

Estupenda iniciativa de la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia: un bonito pasaporte que nos presenta los siete Parques gallegos Clic para tuitear

La Red de Parques Naturales de Galicia está formada por:

  • Fragas do Eume, el bosque atlántico costero mejor conservado de Europa.
  • Complexo dunar de Corrubedo e lagoas de Carregal e Vixán, la duna móvil más grande del noroeste peninsular.
  • Monte Aloia, primer Parque Natural de Galicia y, según la leyenda, el antiguo Monte Medulio.
  • Serra da Enciña da Lastra, la zona más oriental [de Galicia], encajado en sus valles y adornado por cumbres de roca caliza.
  • O Invernadoiro, la sintonía mediterránea y eurosiberiana compuesta por una gran variedad de flora y fauna.
  • Baixa Limia – Serra do Xurés, el mayor parque de Galicia.

El séptimo es el Parque Nacional das Illas Atlánticas de Galicia, compuesto por los archipiélagos de Cíes, Ons, Sálvora y Cortegada.

Muchas felicidades (y muchas gracias) a la Xunta de Galicia, a la Consellería y a su amabilísimo personal, siempre dispuesto a colaborar con el visitante y a resolver todas sus dudas.

Si aún no tenéis planes para las próximas vacaciones (o si ya los tenéis y podéis permitiros una escapada por estos parques) os los recomendamos encarecidamente.

Patrones genéticos en la Península Ibérica

Hace un par de semanas leímos en gciencia una noticia sobre un estudio llevado a cabo por las universidades de Santiago de Compostela y de Oxford, relacionado con los patrones genéticos que se encuentran en la Península Ibérica. El gráfico que nos presentan es el siguiente:

Según interpreto en el estudio (incluyo el enlace más abajo), Portugal seguiría los patrones que se ven en Galicia. Lo que más me admira no es el mencionado ADN del Norte de África en Galicia, sino esas franjas verticales, esa similaridad genética norte-sur. Sin haber indagado más, se me ocurre que una explicación muy razonable es la de la Reconquista, cuando se iba produciendo un lentísimo desplazamiento hacia el sur. Quizá -demasiadas suposiciones- el ADN «norteafricano» en Galicia tenga relación con un menor impulso reconquistador o con las invasiones árabes de hace cuatro siglos.

Feliz cumpleaños, papá

Cuando hace ya casi cinco años murió mi padre me pasé unas cuantas semanas sin escuchar música, lógicamente por falta de ganas. Hasta que mi muy querida amiga Sofía me pasó un enlace a esta canción de Carlos Salgueiro (entré al enlace en su momento sin saber que era música). Y la elección de canción para salir de mi «silencio» no podía haber sido mejor. Una canción sobre Tirán y su costa, una costa que recorrimos juntos mil veces, por mar y por tierra. Y que me haya llegado de la mano de Sofía me alegra doblemente. Gracias :*

Te va a encantar, papá. Feliz cumpleaños.

La chuleta de Moaña

No es raro encontrarse, en la carta de un buen restaurante, con la suculenta propuesta de la chuleta de Moaña. A quienes tenemos la suerte de conocer este paraíso quizá nos extrañe, debido a que no hay demasiado ganado. Así que ¿de dónde le viene la fama a nuestra chuleta?

La historia nos dice que un rey Alfonso visitó Moaña, debido a que aquí se hallaban los restos del marino Casto Méndez Núñez. Tuvo la ocasión de degustar una buena chuleta y el propio monarca se encargó de llevar su fama a la Villa y Corte. Y de ahí a que los locales de comidas se encargaran de poner el mismo manjar a disposición del público no pasó mucho tiempo.

¿Que por qué no indico qué Alfonso fue? Pues porque siempre había escuchado -y leído- la versión con Alfonso XIII. Pero fue el XII quien vino a visitar la tumba de Méndez Núñez a la capilla de El Real, en Moaña, en agosto de 1877, cinco años antes de que la fragata Lealtad los transportara hasta el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando, en Cádiz.

Irei a Darbo

Hace cien años, el pintor pontevedrés Carlos Sobrino inmortalizó, en una de sus habituales escenas costumbristas, una romería tradicional. Para quienes conocemos o vivimos en Darbo, no es difícil identificar la escena:

Romería, Carlos Sobrino Buhígas

Aquella imagen que nos dejó Carlos Sobrino fue convirtiéndose, en la mente de Miguel Sotelo, en una escenificación en la que los personajes del cuadro cobraban vida. Y de la idea pasó a la práctica: decenas de personas se caracterizaron para representar, en pleno siglo XXI, una romería de comienzos del XX. Gracias al talento y a la creatividad de Miguel y del director de cine Borja Brun (y de muchas otras personas) nació el cortometraje «Irei a Darbo», una maravillosa ventana por la que nos podemos asomar a aquella época.

Pese a ser un cortometraje, retrata con absoluta nitidez aquella época en la que la máxima diversión consistía en moverse al ritmo de la música en las romerías de las localidades cercanas, en la que no faltaban los chismorreos ni la crítica a la iglesia, en la que el maltrato infantil estaba absolutamente normalizado, en la que la Guardia Civil -y su castellano de Galicia- era, a un tiempo, pueblo y vigilante del pueblo, en la que diferencia entre clases sociales era abismal. Todos esos puntos -y más- se cuentan en los diez minutos que dura la obra. Es un retrato estupendo de aquella España que observaba desde su neutralidad la Gran Guerra.

El título, «Irei a Darbo», tiene su origen en un bellísimo poema de Bernardino Graña, que comparto aquí con vosotros:

Treicionareivos, homes.
Escaparei aos montes co meu verso,
ó meu cornello en Darbo.
Non quererei a máquina, o Progreso,
nin diñeiro, nin avións potentes…
Preferirei os bárbaros…

Irei, irei ao monte.
Irei a Darbo.
Contemplarei o sol, a lúa,
os bosques de piñeiros e eucaliptos,
cheirarei herba enxebre,
limpiareime do contacto
con vós no mar sagrado.
(Bernardino Graña, Non vexo Vigo nin Cangas, Ardentía)

Os invito a verlo y disfrutarlo:

Y sí, desde luego que me encantaría un largometraje en la misma línea que este corto (que se hace corto).

Para Miguel (gracias por la foto, el poema y la documentación) y para toda mi familia de Darbo, a quienes tanto quiero.

Koimeterion

Esta fotografía forma parte de un reto que me ha propuesto mi admirado Manuel Prieto. Una fotografía en blanco y negro cada día, durante siete días seguidos. Sin personas. Sin explicaciones. De mi vida cotidiana. Aquí está la cuarta. 4/7.

Koimeterion