Archivo de la categoría: Galicia

El velatorio de Manuel de Senín, de José María Castroviejo

Mi muy querido abuelo, tras sus intensas jornadas de pesca o de trabajo en defensa de los derechos de los marineros, recogía en lo que acabaron siendo sus memorias los detalles, las curiosidades y las dificultades que adornaban su día a día.

Su nieto, mi también muy querido primo Luis, convirtió esos documentos en un libro imprescindible. Y lo adornó con un delicioso prólogo que nos dibuja, con un par de pinceladas, una familia y una vida enteras. Y en ese prólogo se hace referencia a una historia que mi abuelo solía contar en las largas y oscuras noches de invierno y que su nieto Luis tuvo ocasión de escuchar en muchas ocasiones: la estremecedora historia del velatorio de Manuel de Senín.

En la búsqueda del relato llegué hasta la Universidad de Trieste y, en concreto, a la doctora Sara Farenzena, que escribió una Tesis sobre Castroviejo y que, amabilísimamente, me hizo llegar el relato.

Relato que forma parte de un conjunto, bajo el nombre de El pálido visitante. Manuel de Senín es un hombre malvado y poco querido; tras un asesinato en la aldea, y viendo que todas las miradas acusatorias se dirigen a él, decide irse. Tiempo después, retorna y, al poco, fallece. Y nadie quiere ir a su velatorio (en Galicia, y en muchos otros sitios, se velaba al muerto en el propio hogar, hasta hace muy poco). La viuda, más por imagen que por amor, consigue que tres amigos de la bebida y el juego la acompañen en la noche en vela. Y la interacción con el muerto no os la desvelo, espero que sepáis disculparme.

Muchas gracias, Sara, por tu disposición y colaboración.

Este post lo dedico a Jose y a Rosana, dignos hijos de su padre Luis (qué orgulloso estaba siempre de vosotros). Un besiño.

Panteón de la familia Castroviejo, exterior de la iglesia de San Juan de Tirán, en Moaña

Iglesia de San Juan de Tirán, en Moaña

En la parroquia de Tirán (Moaña, Galicia, España), asomada al mar desde su balcón, podemos encontrar esta pequeña iglesia dedicada a San Juan Bautista.

Se trata de una construcción románica (quizá con una ligerísima tendencia hacia el gótico por el leve apuntamiento de sus arcos) del siglo XIII, de la que hasta hace muy poco tiempo no había referencias escritas (finales del siglo XX). Quienes somos de la zona, lógicamente, la conocemos bien, y en ella hemos vivido -como siempre sucede con las Iglesias- las alegrías de las bodas y bautizos junto con las tristezas de los entierros.

Recientemente se ha acometido una restauración de la iglesia, que ha dejado a la vista una puerta (podéis verla en las fotos). En el exterior tenemos un panteón, el de la familia Castroviejo, muy apreciada y querida en Tirán, con tres figuras que representan las tres virtudes teologales: fe, esperanza, caridad. (Ya no es románico este panteón, como supondréis).

A fraga do meu avó, de Mamá Cabra

Hace ya un tiempo, antes de que las pandemias y los confinamientos cambiaran nuestras vidas, tuvimos la suerte de asistir a la presentación de este precioso libro-disco de Mamá Cabra.

Es una obra dedicada a los animales, a las plantas, a la naturaleza, a nosotros. En definitiva, dedicada a este planeta que, por ahora, es el único que habitamos. (Y aunque no lo habitáramos o no fuera el único: merece, igualmente, cuidado).

Ecologismo en estado puro, en resumen. Ecologismo en el mejor de los sentidos. Ecologismo que cuida la diversidad y los bosques autóctonos -especialmente mal tratados y maltratados en Galicia-. Con este principal objetivo de concienciar nació este trabajo con trece canciones -trece regalos- que, por encima de todo, desbordan amor y sensibilidad.

Os lo recomiendo. Os va a encantar.

Percebeiros, la lucha contra los elementos

Os comparto hoy un vídeo en el que nos asomamos a la vida de los percebeiros, esos hombres del mar que se dedican a coger percebes, jugándose cada día la vida.

Lo traigo hoy, lunes, día que suelo dedicar a temas de educación, porque veo un puñado de virtudes que nos pueden ayudar en el día a día: esfuerzo, paciencia, generosidad y humildad. Cuatro virtudes que convierten a simples humanos en héroes… aunque ellos (la humildad) no quieran reconocerlo.

El bosque encantado de Aldán (en Cangas, Pontevedra)

Hoy os proponemos viajar hasta Aldán, en concreto hasta la finca de O Frendoal, antiguo lugar de recreo de los condes de Aldán (podemos ver su torre en las cercanías del bosque).

Es un bosque atlántico que nos invita a pasear tranquila y relajadamente, disfrutando de sus senderos y sus sombras.

Quizá el elemento más curioso y atractivo (al menos para los peques) sea su castillo con puente levadizo (es un castillo que parece casi de juguete). No se terminó de construir y además está abandonado, pero esto no le resta encanto.

En este bosque podemos también ver un acueducto (romano o medieval, no hay consenso, al parecer), escuchar el bonito sonido del agua del río Orxas o descansar en bancos que fueron sarcófagos en un pasado.

Una visita imprescindible para cuando os acerquéis a las Rías Baixas (o si tenéis la suerte de vivir en ellas).

Por non ir ao mar

Hace casi dos años comencé a ver la serie de televisión, pero no pasé más allá del segundo episodio. Aunque acababa de ver Narcos, y me había gustado, Fariña me tocaba demasiado de cerca como para poder disfrutarla.

Sin embargo, hace un par de semanas decidí darle otra oportunidad. Y me ha encantado. Y quiero dejar aquí algunas reflexiones.

  • La interpretación: quiero que este sea el primer punto. Me ha gustado muchísimo, me han parecido brillantes muchas de las interpretaciones. Alfonso Agra está sublime absolutamente, podría decirse que no actúa, sino que vive. Marta Larralde es la esposa perfecta -qué otro hubiera sido el futuro de Sito si le hubiera hecho caso a esta Nieves; Javier Rey también lo borda; Morris… creo que nunca lo había visto en un papel serio: es perfecto; qué decir de Carlos Blanco: cómo se puede ser tan brillante; Jana Pérez… Camila es un contrapunto ideal para Sito. Y Tristán Ulloa, también de diez. Y Touriñán… que tenía (yo) clarísimo que (él) lo iba a hacer fatal… estoy feliz de destacar mi error. Y Tamar Novas (qué descubrimiento para mí), Isabel Naveira, Manuel Lourenzo… un lujo. Felicidades a todos.
  • La evolución “normal”: primero caemos en la pesca ilegal, después saltamos al contrabando de tabaco, después a la droga. No hay saltos especialmente bruscos. Todos los saltos son tan lógicos que nos hacen comprender (demasiado bien) a los narcotraficantes.
  • La corrupción de los cuerpos de seguridad: sin esto, no habríamos tenido problema de contrabando o narcotráfico. Se necesita la colaboración (o el silencio) de los buenos para que el mal triunfe.
  • El intento de mantenerse al margen de la violencia: en contraposición con otros narcotraficantes, aquí se desprecia el uso de la violencia.
  • La bondad dentro de la maldad: incluso siendo responsable (no directo, pero responsable) de muertes, Sito está siempre dispuesto a ayudar a quien lo necesite.
  • Las madres: da igual el poder de los narcotraficantes, la colaboración de los cuerpos de seguridad o los medios que el dinero puede comprar: las madres son invencibles. Gracias. Gracias. Gracias.

Fariña. Que nunca más tengamos que vivir tal cosa. Que siempre nos compense ir al mar.

Iglesia de San Martiño, en Moaña

Hoy os propongo un viaje hasta aquí, hasta Moaña, para acercarnos a la zona en la que nació esta población. Nos vamos a la parroquia de San Martiño (en Galicia, como quizá sepáis, las parroquias no son solamente divisiones religiosas, sino también administrativas). Y ya que habéis venido hasta aquí, nos desplazamos también en el tiempo. Hasta el siglo XII, en concreto, para admirar la pequeña iglesia de San Martiño [y San Millán]: principalmente, su portada y sus canecillos.

De Jose Antonio Gil Martínez. FREECAT de Vigo – Flickr, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3368468

Y -sé que no tengo perdón- prometo, en cuanto saque unas fotos más detalladas, compartirlas con vosotros.

Monumento homenaje a los animales abandonados, de Carmen Grandal

En Moaña, además de muchísimas cosas estupendas, tenemos un monumento que es homenaje, recuerdo y llamada de atención: una enternecedora escultura de Carmen Grandal que representa a un perro y a un gato, solos pero juntos.

Os dejo a continuación esta galería de fotos para que podáis verlo con detalle. Y espero que pronto podáis verlo en persona.

Los días de la semana en gallego

Tanto en el portugués como en su lengua hermana (o idéntica) el gallego existe una forma muy particular de nombrar los días de la semana, más allá del «lunes, martes, miércoles…» común a todas las lenguas (en sus traducciones correspondientes): segunda feira, terceira/terça feira, cuarta/quarta feira…

Dos versiones prácticamente opuestas, incluso en lo simbólico: la pagana frente a la cristiana, la universal frente a la propia, la que da a cada día un mismo valor frente a la que condiciona todo a su relación con el domingo.

En el gallego actual está prácticamente perdida esta forma portuguesa de nombrar los días, pero en este vídeo nos indican que, si preguntamos a los mayores de la familia, quizá nos llevemos alguna sorpresa. Os invito a verlo.

Monasterio de San Pedro de Rocas, en Esgos

Hoy viajamos a la imprescindible Ribeira Sacra para conocer el conjunto monástico más antiguo de Galicia. Data -al menos- del siglo VI (lo sabemos porque se ha encontrado una lápida en la que se puede ver el año 573). En esta tierra de monasterios, este nos ofrece razones más que sobradas para convertirse en uno de los visitados:

El campanario. Sobre la roca viva podemos admirar su espadaña. E incluso subir -con cuidado- a ella. Mirad qué maravilla:

De Jose Luis Cernadas Iglesias – originally posted to Flickr as 1271-San Pedro de Rocas (Ourense), CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=10850860

El mapamundi. No se conserva en muy buen estado, pero no se conoce otro mapa mundi románico, lo cual lo convierte en imprescindible.

La iglesia rupestre. En las entrañas de la roca crearon estos monjes el lugar para su oración, recogimiento y culto.

Carlos Costa Portela

Centro de Interpretación de la Ribeira Sacra: este es el lugar que se ha escogido para ubicar el centro de interpretación de esta zona plagada de monasterios, naturaleza y buenos vinos.

Carlos Costa Portela

Para mamá, Marimar, Nacho, Clara, Lidia, Lucas, Irene y Dani. ¡Qué bien lo pasamos en ese viaje!