Archivo de la categoría: Curiosidades

La palabra con tres firuletes

Se llaman firuletes («adornos») ortográficos a esos símbolos o trazos que acompañan a algunas letras, aportando matices que nos ayudan -como mínimo- a pronunciarlas correctamente: «á» frente a «a», «ñ» frente a «n» o «ü» frente a «u» son algunos ejemplos.

Pues bien, existe una palabra que nos ofrece una colección de firuletes (desconozco si es el récord) excepcional. Mirad, mirad:

pedigüeñería

¿Se os ocurre alguna palabra que la supere?

El poco común sentido común de Khaby Lame

Khaby Lame es un creador de pequeños vídeos en los que nos muestra su sensatez para proponer soluciones alternativas y sencillas a otras (soluciones también) más complicadas.

Así, mientras alguien nos indica cómo pelar un plátano con cuchillo, Lame realiza la maniobra con las manos; mientras alguien pela un pepino con los dientes, Lame nos hace una demostración de la asombrosa tecnología que se esconde en un pelador.

¿De dónde viene la expresión «darse con un canto en los dientes»?

Lo cierto es que es una expresión que siempre me ha resultado muy curiosa: viene a significar que si pasa algo positivo (incluso aunque no sea mucho) ya nos conformamos y nos daríamos con un canto (¡una piedra!) en los dientes.

Parece ser que el origen de la expresión se encuentra en esos golpes en el pecho que se daban para agradecer ciertas acciones de los dioses. De esos golpes en el pecho (con piedras en muchos casos) se pasó -al menos, en la expresión- a algo más doloroso: darse golpes en los dientes.

¿Por qué los piratas llevaban parche?

No, no era porque fueran tuertos. Como podréis suponer, pasar de la luz del sol a la oscuridad de las bodegas y camarotes de los barcos abordados requería un tiempo de acostumbramiento a los bastoncillos bastones1 (las células, no las patas de palo), tiempo que podía significar la diferencia entre éxito y fracaso, entre muerte y vida.

Así que lo que hacían era, efectivamente, llevar el ojo acostumbrado a la oscuridad. Cuando lo necesitaban, se cambiaban de ojo el parche… y a trabajar.

Como me lo contaron, os lo cuento. Nosotros lo hemos probado y, sin duda, es una explicación más que verosímil.

Pero si tenéis dudas relacionadas con los ojos, ya sabéis que lo mejor es acogerse a sagrado; es decir, preguntarle a Conchi Lillo, a quien os recomiendo muchísimo seguir en redes sociales. Le preguntaremos. 🙂

Imagen de Dimitris Vetsikas en Pixabay

1Al parecer, eso de llamarle bastoncillos es muy años 80. Ya no se utiliza ese nombre, se prefiere el de bastones (muchísimas muchísimas gracias, Conchi). <3

El emperador plurilingüe

Hablo en latín con Dios, en francés con los hombres, en italiano con las mujeres, y en alemán con mi caballo.

Carlos I de España y Carlos V de Alemania

Buscando documentación para esta cita, me he encontrado con que aparece el español como idioma para comunicarse con Dios. Yo siempre había oído que ese idioma era el latín. Y que el español era para sus soldados. Y que el francés, para las mujeres. Así que he hecho una mezcla de mis recuerdos, mis criterios, y mi proceso de documentación. Eso sí: lo más importante es que en alemán, con mi caballo.

No, los goles fuera no valen doble

Se repite cada año, en cada competición de eliminatorias a ida o vuelta: los goles fuera valen doble.

No. Falso. Mentira.

A veces se adecua más a la realidad con en caso de empate, los goles fuera valen doble, lo cual, al menos, tiene su reflejo en la realidad.

Realmente lo que se debe decir es que: en caso de empate, pasa la eliminatoria el equipo que haya marcado más goles fuera de su casa.

Mano de aguacate

Seguramente lo habréis visto por internet (y espero que no os haya pasado en persona, a vosotros o a alguien cercano): vamos a abrir el aguacate, clavamos (?!) el cuchillo y este nos atraviesa la mano, con riesgo de romper algún tendón.

Os prometo (quizá no conozco todos los tipos de aguacate y de ahí mi ignorante sorpresa) que me parece imposible que alguien pueda abrir así un aguacate, con lo sencillo que es y con lo bien que sale el hueso/pepita.

Reglas generales cuando jugamos con cuchillos:

  • Cuchillo bien afilado.
  • Nunca la mano (ni ninguna parte del cuerpo) en donde pueda irse el cuchillo si resbala (o si corta).

Que son básicas y conocidas, pero viendo los horripilantes casos de mano de aguacate, no están de más. En caso de que sea cierto, que siempre tengo mis dudas.

La etimología de la palabra “hecatombe”

Una hecatombe es una catástrofe, tal vez con un gran número de víctimas. Y hecatombe es también un sacrificio religioso que incluye víctimas. Y por este camino llegamos a la etimología de esta palabra, pero tenemos que viajar a la Grecia antigua y al sacrificio de los cien bueyes.

Esta palabra proviene de los términos del griego antiguo ἑκατόν (cien) y βοῦς (buey).

Me ha encantado y, como tantas, se la debo a mi querido hijo Dani. Para ti es este post.

¿Existen las mayúsculas y las minúsculas en los números?

No. Sí. Bueno, sí, pero no exactamente. Identificamos mayúsculas como esas letras cuya altura es siempre la misma:

EL CARTAPACIO DE GOLLUM

frente a las minúsculas, que nos ofrecen variación de altura:

el cartapacio de gollum

Con los números nos encontramos también con tipografías que mantienen siempre la misma altura:

1234567890

frente a tipografías que no cumplen esa condición:

1234567890

Estas tipografías que nos ofrecen diferencias entre números podrían considerase algo así como números en minúsculas.