La vida diaria en una escuela superior… a vista de dron

En la Akademia St. Gallen, en Suiza, invitaron a los creativos de New Step Media a capturar la vida diaria de ese centro. El resultado fue esta maravilla.

Por si fuera poco, también nos cuentan el making of (fijaos qué cuidado para que el piloto esté lo suficientemente cerca del dron… pero que no se le vea).

(vía Microsiervos)

Los jardines de Losar de la Vera

La Vera, comarca situada en el noreste de Extremadura, alberga muchos tesoros que la convierten en destino obligado. Visitamos hoy Losar de la Vera y vamos a prestar atención a sus jardines.

Jardines… o más bien museos, podríamos decir. Los jardineros son unos maravillosos escultores (podadores) que han llenado el pueblo de figuras dignas de ser admiradas, fotografías e instagrammeadas.

La tradición la inició, hace ya medio siglo (1972) el jardinero Vicente Mateos, buscando y logrando embellecer Losar. Hoy son sus discípulos quienes continúan con la labor.

El horario de Honoré de Balzac

Este escritor realista francés, que pretendía con su obra hacer la competencia al registro civil, tal era su afán de retratar la sociedad francesa, tenía un horario del que solo podría salir una obra descomunal, como veréis.

  • 18.00 – cena ligera y a cama.
  • 01.00-08.00 – escritura.
  • 08.00-09.30 – siesta.
  • 09.30-16.00 – escritura.
  • 16.00-18.00 – paseo, baño, socialización.

Hablaba de que sus días se derretían como el hielo bajo el sol, días en los que conseguía llevar esa asombrosa carga de trabajo gracias a unas cincuenta tazas de café (diarias, sí).

Este post se lo dedico a Mar Monsoriu, que nos ilumina cada mañana con citas de personas famosas (hoy fue Balzac). Además, fue la persona que me dio a conocer las redes sociales y es -siempre lo digo- absolutamente lo contrario a una persona tóxica. Tónica o vitamina son mejores adjetivos para ella. Un beso, querida y admirada Mar. :*

He recogido esta información de libro Daily rituals, de Mason Curry.

A la búsqueda del topónimo

Hace unas semanas, los municipios extremeños de Don Benito y de Villanueva de la Serena decidieron unirse, en una decisión tomada mediante referéndum por los habitantes de ambos. Y una de las consecuencias inmediatas es tener que inventarse un nombre para la nueva entidad.

Mi querida Belén, sabedora -y compartidora- de mi gusto por las curiosidades que tocan historia, cultura y corazón, me ha hecho saber hoy mismo los entresijos que se esconden tras este proceso: catorce personas -siete hombres y siete mujeres, y de diferentes grupos de edad- tomarán esa bonita y complicada decisión. Entre las catorce personas están los cronistas de ambos municipios (esto se consideró ya desde el principio), y también expertos en arte, filología e historia. Entre las reglas: no puede haber

Comparto los nombres de este maravilloso grupo, de los que el cronista de Villanueva opina que la mayoría son gente sensata.

  • César Chaparro, catedrático de Filología y director del CEXECI.
  • Esther Rodríguez, doctora en Arqueología, investigadora principal del proyecto de la FECYT, Tarteso en comunidad.
  • Manuel Casado, catedrático de Lengua Española y académico de la Real Academia Española.
  • Víctor Guerrero, médico y académico de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes. Medalla de Extremadura.
  • Trinidad Nogales, doctora en Arqueología, historiadora, investigadora, académica y directora del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida.
  • Carmen Fernández-Daza, filóloga, historiadora, y académica numeraria de la Real Academia de Extremadura.
  • María Pilar Montero Curiel, profesora titular del departamento de Filología Hispánica y Lingüística de la UEx.
  • Antonio Barrantes Lozano, cronista de Villanueva de la Serena.
  • Diego Soto Valadés, cronista de Don Benito.
  • Julio Carmona, profesor en el departamento de Didáctica de las Ciencias Sociales, Lengua y Literatura de la UEx.
  • María Victoria Pineda González, profesora del departamento de Lenguas Modernas y Literaturas Comparadas.
  • Jesús Sánchez Adalid, escritor y doctor en Derecho, Profesor de Ética en el centro universitario Santa Ana y académico de la Real Academia de las Artes y las Letras de Extremadura.
  • Mercedes Pérez Gallego, escritora.
  • Susana Martín Gijón, licenciada en Derecho y escritora.

Me quedo con la bonita y sencilla frase de Carmen Fernández: «Esto es precioso de hacer». Y eso lo resume todo.

Gracias, Belén :*

Las tres leyes de la robótica, de Asimov

Esa rara acumulación de inteligencia, imaginación e inteligencia que era Asimov enunció estas tres leyes que, en su opinión, debe cumplir todo robot.

  1. Un robot nunca hará daño a un ser humano ni, por inacción, permitirá que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot obecerá órdenes de los humanos, salvo si entran en conflicto con la Primera Ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia, salvo si esto entra en conflicto con alguna de la leyes anteriores.

Cómo no hacer vino (y cómo saltarse las leyes)

La llamada Ley seca, que prohibía, entre otras cosas, la venta de bebidas alcohólicas en Estados Unidos, y que estuvo vigente entre 1920 y 1933, puso en marcha, como podemos imaginar, la picaresca.

Se puso en venta el Vine-Glo, un concentrado de uva a partir del cual se podía hacer vino. Para que tal cosa no sucediera, se acompañaba un texto indicando cómo no había que proceder:

“After dissolving the brick in a gallon of water, do not place the liquid in a jug away in the cupboard for twenty days, because then it would turn into wine.”

Saraos, seráns y fronteras

Todos conocemos la palabra sarao, con el sentido, en general, de fiesta (a veces también significando caos o lío).

En Galicia tenemos un término para las reuniones festivas vespertinas -que acaban siendo nocturnas, conociéndonos-: serán.

En gallego-portugués la palabra era sarão, procedenge del latín seranum, con ese significado de tardío o vespertino.

Así que esa palabra que muchos consideramos tan andaluza es, en realidad, muy cercana o heredera del gallego portugués.

Non hai fronteiras.