Archivo de la categoría: Curiosidades

Robert Liston, el cirujano veloz

En los duros tiempos anteriores a la invención de la anestesia, la rapidez en las operaciones era un factor crítico. Y aquí, el escocés Robert Liston era el mejor de los mejores.

Os cuento alguna de sus más extraordinarias operaciones:

– consiguió eliminar un tumor escrotal (tumor de veinte kilogramos, que el paciente tenía que llevar en carretilla) en cuatro minutos.

– fue capaz de amputar una pierna en dos minutos y medio; eso sí, con la prisa que imprimía a sus operaciones (incitaba al público a contar el tiempo), amputó pierna y testículos.

– en otra amputación en la que consiguió rebajar ese tiempo, cortó también los dedos de su asistente. Murieron, por sepsis, el enfermo y el asistente; murió, por el shock, un miembro del público.

Estos son algunos de los casos más sorprendentes de este cirujano tan obsesionado por la velocidad que sostenía el bisturí en su boca para dejar sus manos libres.

El conductor de autobús despistado

Despistado o, mejor dicho y en el más puro sentido de la palabra, ignorante. Lo habían contratado para llevar a aquel grupo de entusiastas turistas a la ciudad italiana de Génova, pero este buen hombre decidió no acudir a los mapas -aún no eran tiempos de gps- y fiarse de los carteles de información de las carreteras.

Se fio de los carteles, pero también, por desgracia, de su capacidad para interpretarlos.

Y por eso acabaron en Genéve (Ginebra, Suiza), también bonita, pero no era el destino deseado.

El BOE nos confirma que donde dije digo…

Pues la usada frase de “donde dije digo digo Diego” nos la ha confirmado el Boletín Oficial del Estado que, el pasado 18 de marzo de 2021, tuvo que corregirse con esa misma expresión.

Expresión que se utiliza, como sabéis, para aquellas personas que, si necesitan desdecirse para acomodarse a una nueva situación, lo hacen sin mayores problemas.

Mazinger Z y la mitología clásica

Quienes disfrutamos en nuestra niñez de Mazinger Z y además tenemos la suerte de disfrutar con el conocimiento de la mitología griega vamos a encontrar en este proyecto de investigación de Eva María Valero Carou, en el I.E.S. Infanta Elena (Jumilla), en el que comparan dioses, héroes, bestias mecánicas y lugares de Mazinger Z con su contraparte mitológica. Gracias a este vídeo, en el que se puede ver un resumen de dicho trabajo, presentado excelentemente por la propia autora y por la tutora Ana María Zamora Manzanares, podemos acercarnos a este planteamiento. Es un vídeo sumamente enriquecedor y que os recomiendo ver.

Para Dani.

La leyenda de la Tragantía

Tenemos que viajar en el tiempo hasta los tiempos de Fernando III, y ubicarnos en el castillo de la Yedra, en la sierra de Cazorla.

Cuando el señor musulmán fue notificado del acercamiento de las tropas cristianas, decidió proteger a su hija, la princesa mora, y la escondió en una cueva, dejándole alimento y tapando la entrada con una losa. Nadie más sabía de aquello. El plan era, una vez hubiera pasado el peligro, liberarla.

Por desgracia, las tropas cristianas acabaron con los musulmanes, y nadie supo de la presencia de la princesa.

Una vez agotada la comida, la princesa tuvo que comer insectos y reptiles. Y se fue transformando en un ser fantástico, mitad mujer, mitad serpiente.

Cada noche de San Juan, en los pueblos cercanos al castillo, no es extraño escuchar su susurrante canción:

Yo soy la Tragantía,
hija del rey moro;
el que me oye cantar
no verá la luz del día
ni la noche de San Juan.

Representación de la Tragantía

Esta historia fue desarrollada, a partir de un acertijo de Dani y con unos maravillosos aportes de Isabel Aparicio, en https://www.facebook.com/560834429/posts/10153584148099430/?d=n

Para Isabel y para Dani :*

Donde se narra la increíble historia del bálsamo turco y otros hechos no menos asombrosos

Aquel buen chaval padecía, como gran parte de su familia según se ha podido comprobar con el tiempo, de una sordera cada vez menos incipiente. Sordera que hacía que prestara cada vez más atención al charlatán que venía a la feria a vender su milagroso remedio para esa sordera: el bálsamo turco.

Ahorró con tesón, gracias a su trabajo ayudando a su padre en el barco, el dinero necesario para comprar el codiciado bálsamo. Y en la siguiente feria se aproximó, decidido y feliz, al puesto del charlatán, que le explicó con detalle el método y frecuencia de aplicación.

De la noche a la mañana, pasó a oír maravillosamente. Hasta que llegó el momento:

(Padre e hijo en el barco. Reina la oscuridad. Se oye el suave y rítmico chocar del casco con el agua.)

- Fillo, isa o risón. 
- ¿Que?
- Que ises o risón.
- Non te entendo, papá.
- ¡Que ises o risón, jodido, que estás máis sordo ca nunca!

Para tía Rosa, de quien he tenido la suerte de escuchar esta anécdota familiar.

La ciudad más alta del mundo

Viajamos a los Andes; a los andes peruanos, en concreto. Ahí podemos visitar La Rinconada: con sus 5.100 metros sobre el nivel del mar de altitud media, se considera la población más alta del mundo.

En sus cercanías hay minas de oro (posiblemente la causa de la existencia de la población), y es lugar frecuentado por amigos de deportes de alta montaña.

Tschaikowsky (and other russians), de Danny Kaye

Comparto hoy con vosotros una canción que descubrí gracias al maravilloso programa de Radio Nacional de España (RNE Clásica) Sinfonía de la mañana (recomendado por Belén :*)

Rusia (y la URSS, y todo el este de Europa) han sido siempre lugar de nacimiento de grandes músicos y compositores. Con sus apellidos tan extraños (para nosotros).

El músico Danny Kaye creó esta maravilla, haciendo un recorrido por ese jardín de compositores. Leed y escuchad.

Without the least excuse
Or the slightest provocation,
May I fondly introduce,
For your mental delectation,
The names that always give me a concussion,
The names of those composers known as Russian.

There's Malichevsky, Rubinstein, Arensky, and Tschaikowsky,
Sapelnikoff, Dimitrieff, Tscherepnin, Kryjanowsky,
Godowsky, Arteiboucheff, Moniuszko, Akimenko,
Solovieff, Prokofieff, Tiomkin, Korestchenko.

There's Glinka, Winkler, Bortniansky, Rebikoff, Ilyinsky,
There's Medtner, Balakireff, Zolotareff, and Kvoschinsky.
And Sokoloff and Kopyloff, Dukelsky, and Klenowsky,
And Shostakovitsch, Borodine, Glière, and Nowakofski.

There's Liadoff and Karganoff, Markievitch, Pantschenko
And Dargomyzski, Stcherbatcheff, Scriabine, Vassilenko,
Stravinsky, Rimsky-Korsakoff, Mussorgsky, and Gretchaninoff
And Glazounoff and Caesar Cui, Kalinikoff, Rachmaninoff,

Stravinsky and Gretchnaninoff,
Rumshinsky and Rachmaninoff,
I really have to stop, the subject has been dwelt upon enough!

He'd better stop because we feel we all have undergone enough!

(vía Musixmatch)

Va este post dedicado con cariño para Belén, que me descubrió Sinfonía de la mañana, y para Manuel, que siempre relacionaré con Mstislav (aunque al bueno de Rostropóvich no lo citan).

Viaje en el tiempo para los alumnos de Primaria / EGB

Hace unos días apareció una pizarra en Melide, un pueblo de Galicia. Con su cuidada caligrafía, con su obligada fecha en la parte superior, con su letra elle (gracias por la observación, Dani).

Me pregunto cómo se sentiría un alumno de hace cuarenta años si apareciera en un colegio de hoy. Me pregunto cómo se sentiría un alumno de hoy si apareciera en un colegio de hace cuarenta años.

Solemos criticar la escuela y el sistema educativo diciendo que no ha cambiado nada (en lo fundamental) en los últimos siglos. ¿Es así? Me atrevo a decir que sí que hay mucha diferencia y que ese alumno al que hacemos viajar en el tiempo percibiría grandes cambios.

¿A quién le costaría más adaptarse, al de hace cuarenta años o al de hoy?

Se me ocurre que el de hace cuarenta años vería algo más difícil la materia y mucho más fáciles los exámenes. Se me ocurre que el de hoy sufriría manteniendo las formas y tomando apuntes.

Y los profesores. ¿Qué sucedería si hiciéramos viajar a los profesores? Pienso que el del pasado tendría que escuchar quejas de alumnos (y de padres) por ser incapaces de tomar nota de lo que el profesor dice. Y diría que el del presente quizá recibiría quejas de padres por cantidad de tareas enviadas a casa. Indico esto último porque tengo la impresión de que a veces los chicos dedican mucho tiempo a hacer las tareas… pero también reflexiono que quizá es más por falta de concentración que por carga de trabajo.

Mona Lisa (Museo Del Prado, taller de Leonardo da Vinci)

No, no se trata de un error ni de un acuerdo al que hayan llegado los museos del Louvre y del Prado. Y no es necesaria una mirada muy atenta para darse cuenta de que esta no es la Mona Lisa que conocemos.

Pero sí sabemos que es del taller de Leonardo. Y, además, los estudios nos han descubierto que el proceso creativo que dio lugar a la original se repitió también con esta. ¿Se hicieron, quizá, a la vez?

No es de Leonardo, en eso parecen estar de acuerdo los críticos. No se aprecia el característico sfumato, por ejemplo. Pero esos rizos… esos rizos son dignos del genio.

Mona Lisa, Museo Del Prado
Mona Lisa, detalle