Archivo de la categoría: Educación

No son incompatibles

Bien sabéis quienes me seguís y leéis que soy persona que valora emociones, sentimientos y sensaciones. Y que aplaudo cuando un maestro o un médico es capaz de acercarse al corazón del alumno o del paciente.

Pero nunca debemos olvidar que 1) no están preparados para eso y 2) no es su misión. Pueden hacer daño -queriendo hacer el bien-, ya que no son psicólogos.

Su primera misión es, efectivamente, hacer su trabajo: trasmitir conocimientos y curar, respectivamente. Sin que ninguna de ambas cosas esté en contradicción con ser persona, respetar sentimientos, alentar a aprender (el maestro) y a tener una vida sana (el médico).

Se me ha ido la mente a esos maestros rurales de hace un siglo. Quizá si estamos hoy aquí es porque ellos hicieron ayer su trabajo.

Y vuelvo a repetir, por si se me malinterpreta: los alumnos son personas, los pacientes son personas. Y puede que en muchos casos el maestro y el médico sean los únicos humanos sanos en su vida.

En resumen, conciliación

Probablemente el único proyecto al que renunció fui yo.

(Hans Albert Einstein, hablando sobre su padre, el físico Albert Einstein)

No es este post, que comienza con esa tristísima cita, un post de acusación sobre Albert Einstein, sino de acusación sobre lo complicadísimo que es conciliar. ¿Es posible dedicarse en plenitud al trabajo y a los hijos? Es evidente que no, no podemos dedicar nuestras 24 horas a ambos. Así que no queda otra opción que buscar un equilibrio. Equilibrio en el que, si alguien debe salir perjudicado, sea el trabajo (y, por lo tanto, el dinero), no nuestros hijos y nosotros.

Y la solución no es -no puede ser- que otros se ocupen de nuestros hijos (léanse escuelas infantiles, personas contratadas para el cuidado o familiares que se ocupen los pequeños). La única solución posible es dotarnos de medios para que seamos nosotros quienes podamos ocuparnos. No es un camino fácil, y posiblemente nunca se alcance el destino deseado, pero cuanto más cerca estemos del mismo, mejor será esta sociedad.

Misma pasión

La futbolista del Real Madrid Misa Rodríguez publicó un bonito tweet, con dos fotografías, una suya y otra de Marco Asensio, también futbolista del Real Madrid (masculino). El texto: Misma pasión, indicando que no había diferencias a la hora del esfuerzo, del sufrimiento o del júbilo.

Las críticas y los ataques llegaron enseguida, y Misa optó por eliminar el mensaje.

Y frente a aquello (que representa a una parte de los hombres), esto (que representa a otra parte): varios futbolistas y ex futbolistas del Real Madrid (y también de otros equipos) replicaron el mensaje de Misa, dejando bien claro que, por supuesto, misma pasión.

Podríamos destacar ese lado negativo de que «hasta que no lo dice un hombre, no se le da valor»; no quiero hacerlo hoy, pero, si es cierto, digamos más y mejores cosas.

Escuela de Magia

¡Un accidente acaba de pasar en la escuela de magia! Durante una de las clases, uno de los alumnos ha borrado la memoria a todos sus compañeros sin querer. Ahora la única esperanza son vuestros peques, jóvenes magos y brujas, que deberán completar todas las tareas de los profesores de la escuela para devolver la memoria a los alumnos.

Comienzo de la historia de este Escape Room

El pasado fin de semana estuvimos jugando a esta Escape Room y lo pasamos de maravilla. Ambientado en el mundo de Harry Potter, con un argumento muy bien hilado y con una narración muy adecuada, este juego promete un buen rato de diversión y entretenimiento. Existe una versión alternativa orientado a niños más pequeños.

Al descargarlo os ofrece la posibilidad de aportar voluntariamente una cantidad de dinero. Os animo a hacerlo y os recuerdo que aportar 1 euro es mucho más que aportar cero.

Dos burros

Al colegio de una villa
llevó su hijo un labrador,
diciendo: -Vengo con éste
tocante a la educación.
-¿Sabe leer? – Ni una letra
-¿Escribir su nombre? -No.
-Entonces, amigo mío,
como el trabajo es atroz,
me dará usted doce duros
por todo. -¡Ca!, No lo doy.
En igual precio me venden
un burro. -Pues lo mejor
es que compre usted el burro,
y con éste tendrá dos.

(Manuel del Palacio)

Este poema -o una viñeta contando la historia- era parte habitual de los libros en los que estudiaron nuestros padres y abuelos. Ese respeto por el conocimiento que nos supieron transmitir (quizá, sin tener ellos ese conocimiento) nos ha permitido estar donde estamos. No perdamos lo conseguido.

De Eduardo Sáenz Hermúa – (1888-11-23). «Manuel del Palacio». La Semana Cómica (78): 1. ISSN 1889-495X., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=60475263

Percebeiros, la lucha contra los elementos

Os comparto hoy un vídeo en el que nos asomamos a la vida de los percebeiros, esos hombres del mar que se dedican a coger percebes, jugándose cada día la vida.

Lo traigo hoy, lunes, día que suelo dedicar a temas de educación, porque veo un puñado de virtudes que nos pueden ayudar en el día a día: esfuerzo, paciencia, generosidad y humildad. Cuatro virtudes que convierten a simples humanos en héroes… aunque ellos (la humildad) no quieran reconocerlo.

¿Censura o cuidado?

Como quizá sepáis quienes tenéis Disney+, desde hace poco hay ciertas películas que han salido del catálogo para niños: Peter Pan, Los Aristogatos, Dumbo, El libro de la selva, La Dama y el Vagabundo.

Mi primera reacción fue de sorpresa, también de crítica velada (o sin velar) hacia esta nueva sociedad que nos está llevando hacia no se sabe dónde. Efectivamente, en esas películas -y en muchas más- hay actitudes que están mal. ¿Debe ser esta la causa de eliminarlas del catálogo infantil? Obviamente no, pensé en esa primera reacción: para eso estamos los cuidadores.

Para eso estamos los cuidadores. Je.

En esta sociedad tan frenética, no. Pasamos muy poco tiempo con nuestros pequeños -hasta nos hemos inventando esa cosa del tiempo de calidad– y lo cierto es que, con mucha seguridad, nuestros niños verían estas películas ellos solos. Y Disney ha decidido echarnos una mano.

Espero vuestras opiniones, porque creo que hay mucho que analizar en esto.

El barroquista (YouTubers con los que dejarías a tus hijos)

Es obvio que estoy usando el término YouTuber con un sentido cada vez más amplio. Hoy os presento a El Barroquista, al que conozco vía Twitter e Instagram (al pie, como de costumbre, pongo enlaces de interés).

El barroquista nos ofrece unos vídeos que son unas auténticas clases magistrales sobre arte, y que os recomiendo encarecidamente. Además de sus vídeos, sus hilos de Twitter son también oro en paño. Y, por si os lo estabais planteando: no, no solamente habla sobre el Barroco. Su contenido es para todas las edades (no es contenido expresamente infantil, hago esta aclaración porque lo he metido en el grupo de «YouTubers con los que dejarías a tus hijos»), y seguramente tus hijos podrán disfrutarlo a partir de la adolescencia/preadolescencia, si les gusta el arte.

Quiero también hacer un añadido: en estos tiempos de tiktoks, de vídeos de unos pocos segundos, de micropíldoras de conocimiento, supone un remanso de paz poder encontrarse con vídeos de amplia duración en los que se puede degustar y disfrutar del conocimiento. Se diría, a juzgar por la brevedad de muchos contenidos culturales en Internet, que cada vez somos menos capaces de mantener la concentración durante largo tiempo. ¿Qué nos está pasando?

Recientemente he descubierto que, además, para colmo de bienes, es gallego.