Intrépidas, de Principia

Hoy os presento una colección de tebeos que me ha parecido preciosa y necesaria. Es otra obra de Principia (de la que ya conocemos sus cromos de La extraordinaria Liga de la Ciencia y su juego Ciencia a pares), lo cual es siempre una garantía.

En las ocho páginas -guiño no oculto hacia el neoyorquino Will Eisner– de cada tebeo se nos cuenta la vida de una intrépida, de una mujer que, superando dificultades que habrían frenado a cualquiera -y que, por desgracia, han frenado y siguen frenando a muchas y muchos- han llevado el listón de su campo del saber más lejos, convirtiéndose en gigantes sobre cuyos hombros se apoyarán las generaciones venideras.

Por ahora se han publicado ya cuatro tebeos (la matemática iraní Maryam Mirzakhani, la neurocientífica italiana Rita Levi Montalcini, la bióloga keniana Wangari Maathai y nuestra bioquímica Margarita Salas) y, si estáis interesados en la ciencia y en un mundo más justo, os recomiendo que los leáis y disfrutéis. Y que animéis a vuestros chavales a que también lo hagan. Son unas historias tremendamente inspiradoras, capaces de condensar en unas pocas páginas toda una vida y toda una trayectoria profesional, gracias al talento y al buen hacer de Enrique Royuela, Rocío Conches, Conchi Martín y Priscilla Cafer.

Paco Roca, calculadoras Casio y sostenibilidad

En el año 2000 se establecieron los llamados objetivos del milenio, ocho objetivos muy básicos (pero muy necesarios) que los 189 países de las Naciones Unidas refrendaron en el año 2015.

Objetivos básicos pero necesarios, decíamos:

  • Erradicar la pobreza extrema y el hambre.
  • Lograr la enseñanza primaria universal.
  • Promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer.
  • Reducir la mortalidad infantil.
  • Mejorar la salud materna.
  • Combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades.
  • Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.
  • Fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

Y como queremos cumplirlos, para cada uno se han establecido una serie de métricas que nos permitirán saber si lo hacemos o no (y si vamos por buen camino). Por ejemplo, el objetivo de «lograr la enseñanza primaria universal» se concreta en «asegurar que en 2021, los adultos de cualquier parte, sean capaces de completar un ciclo completo de enseñanza».

Como bien sabéis, Casio es una empresa tremendamente comprometida con las personas y sus derechos; además, del equipo de marketing de Casio Educativos no podemos más que decir cosas buenas, así que ha decidido poner su granito de arena (siempre es un placer, apreciado Eloy). El fantástico ilustrador Paco Roca ha preparado, por una parte, una serie de cómics explicando de forma tan clara como bonita esos objetivos del milenio. Y, por si fuera poco, ha usado su talento, su creatividad y su habilidad para preparar una preciosa ilustración que adorna la carcasa de una calculadora ClassWiz fx 991, de la que hemos hablado mucho y bien en este vuestro blog.

No me digáis que no es una maravilla:

Nazaret Martín C. (YouTubers con los que dejarías a tus hijos, 14)

Hoy os vengo a hablar de unos de los canales de YouTube más enriquecedores que me he encontrado. Y os recomiendo que se lo enseñéis a vuestros hijos: no solamente me parece recomendable, me parece necesario.

Nazaret es una chica que nos enseña la vida cotidiana del campo, el cuidado diario de sus animales con su experiencia, sus conocimientos y su cariño. Desafortunadamente vivimos cada vez más alejados de ese mundo y no deberíamos permitir que nuestros hijos (o nosotros) sigamos siendo tan ignorantes en lo que respecta al mundo rural.

También quiero hacer aquí una reflexión que, aunque no nació con estos vídeos, sí se ha reforzado: los habitantes de zonas urbanas que queremos acercarnos al mundo rural tenemos que hacer un esfuerzo de aprendizaje de cómo funciona ese mundo. Porque si no, de verdad, somos unos auténticos paletos, en el peor sentido del término.

Gracias, Nazaret; seguiremos disfrutando de tus vídeos en esa preciosa tierra.

Traductor a idiomas europeos (desde el inglés)

La página ukdataexplorer.com nos muestra, sobre un mapa de Europa (y usando la tecnología de Google Translate, el siempre presente javascript de D3 y los mapas de Natural Earth), la traducción de cualquier palabras que pongamos en el cajetín de búsqueda.

El efecto Dunning-Kruger

Este efecto fue descrito por David Dunning y Justin Kruger. Nos viene a decir que las personas con baja habilidad en una determinada tarea sobreestiman su habilidad.

Una posible explicación es que el conocimiento y dominio de una determinada habilidad te ayuda a poder saber si la estás haciendo bien o mal. Y si no los tienes, no vas a poder autoevaluarte bien.

Relacionado con eso (aunque, en mi opinión, motivado por un hecho diferente) tenemos el síndrome del impostor, por el cual nos creemos que no dominamos un tema (quizá del que vivimos profesionalmente) cuando en realidad sí que estamos más que capacitados. Aquí la causa es -desde mi punto de vista- que dominar un tema nos hace ver lo mucho que nos queda por aprender.

Arte, deporte, música y religión

Planteo hoy un tema en el que he pensado muchas veces: hay algunas disciplinas que, en la educación formal, no son protagonistas (de hecho, las asignaturas que las abordan suelen ser conocidas como las marías y destacan por su facilidad y por el poco mérito que se les otorga). Estas disciplinas se condensan en estos cuatro grupos: arte, deporte, música y religión.

Os presento los pobres frutos de mi humilde razonamiento sobre este asunto:

  • no son disciplinas que exijan una gran carga de racionalidad y en las que predomine la lógica, sino que son más dadas a la inspiración y más relacionadas con el sentimiento o la parte espiritual.
  • son disciplinas a las que se asiste extraescolarmente por puro placer, al menos en gran medida: el chaval que va a clases de matemáticas fuera del centro (en sus «horas libres») suele ser para poder alcanzar el nivel que el centro exige, no pasa eso con quien va a guitarra, pintura o fútbol.
  • son disciplinas en las que, teniendo mucho que ver con la expresión, el sentimiento o el juego, no se pueden hacer las cosas «mal» (enténdamonos: si yo juego al fútbol no lo hago tan bien como un futbolista profesional -ni no profesional-, pero como juego que es, estoy jugando, y eso -mi juego, el puro hecho de jugar- lo hago bien; del mismo modo, si un hombre primitivo hace su danza en torno a un fuego, no lo hace bien o mal, se expresa a su modo, y ya). Esto contrasta con lo en serio que en ocasiones nos tomamos esto: podemos enfadarnos porque alguien falla un gol cantado, pero raramente porque no consigue resolver un problema de matemáticas.
  • se forman grupos (este es el punto que veo más feo) de los cuales es difícil salir, suele tener un coste asociado, quizá por esa cercanía al placer de la que hablábamos antes. Es mucho más fácil dejar de ir a clases de matemáticas -sí, lo he tomado con esta maravillosa disciplina- que dejar de ir a clases de piano. Se hacen más preguntas y son necesarias más justificaciones.
  • son disciplinas dadas a la exhibición (en el mejor de los sentidos): festival de danza, partido de fútbol, exposición de escultura o procesión son mucho más habituales que festival -venga- de Química o las Jornadas de la Biología.
  • son disciplinas en las que se busca la excelencia, y no el mínimo necesario. Puedo ir a clase de Física para aprobar, pero si voy a clase de clarinete, quiero hacerlo lo mejor posible, mientras pueda.
  • volviendo al párrafo introductorio, son disciplinas que no reciben mucha atención en los temarios de estudios. Si la recibieran, ¿dejarían de practicarse extraescolarmente? Por contra, si las asignaturas a las que ahora se dedica más tiempo y esfuerzo pasaran a ser secundarias, ¿se produciría un boom de aprendizaje extraescolar?

Espero vuestras opiniones 🙂

Fort Knox Box, de Escape Welt

Os traemos aquí otro puzzle de nuestros geniales amigos de Escape Welt. Esta vez se trata de desentrañar el misterio de Fort Knox, que alberga las reservas de oro de Estados Unidos.

Como siempre sucede con los puzzles de Escape Welt, las piezas se desencajan -una vez encontrada la correspondiente clave- sin esfuerzo extra. Un camino de seis pasos -en este caso- que nos conduce a la solución.

Es este un regalo estupendo para quienes gusten de juegos en familia, de acertijos y también de habilidad manual, además de un envoltorio más que original si queréis hacer un regalo (para esconder un regalo no es necesario resolver el puzzle, gracias al atajo que siempre se nos ofrece). Asimismo, si tienes un negocio en el que la sala de espera desespera a tus clientes, tener un puzzle a su disposición hará que el tiempo vuele.

Y, por supuesto, es también una solución maravillosa si quieres que tus hijos y sus amigos pasen un buen rato sin móviles: lo agradeceréis todos.

Como la inteligencia llama a la inteligencia, los chicos de Fort Knox han sacado un nuevo producto, el Fort Knox Pro; os dejo aquí el vídeo de Kickstarter:

Sobre responsabilidades

Hoy lo he leído en twitter, pero es algo que pasa con cierta frecuencia (y que no es un drama), y que imagino que a todos nos ha pasado alguna vez, en carne propia o en carne cercana:

Peque recién acostado -o en proceso- que se acuerda de que tiene tarea para el día siguiente.

¿Qué actitud veis más razonable?

  • no te preocupes, ahora lo importante es que descanses.
  • venga, haz ahora las tareas y así te acuestas con el trabajo hecho.
  • pues nada, ahora tendrás que “enfrentarte” (en el mejor sentido) al profe y decir que no has hecho las tareas.

Tengo clara mi opinión, pero opto por no darla.

Publicada el
Categorizado como Educación

¿Sentimientos o conocimientos?

Se nos está dando en estos últimos años un debate en el mundo escolar que plantea si es o no adecuado cuidar los sentimientos del alumno aunque eso implique no avanzar en los conocimientos.

Tengo clarísimo que hay que cuidar la sensibilidad, los sentimientos y las características individuales de cada niño -incluyendo esa mochila, y no me refiero a la física, que arrastran. Sin embargo, del mismo modo que si vamos al médico valoramos muchísimo un trato amable y empático pero lo que queremos es que nos cure (y esa es su misión), también queremos que el profesor haga llegar al alumnado el conocimiento que corresponde (y esa es su misión).

Por otra parte, es evidente que los profesores no son psicólogos y que meterse en ese terreno puede causar más mal que bien. Este es un punto de vista que tampoco hay que desdeñar.

Y, finalmente, también quiero dejar claro que si hemos pasado de abuelos analfabetos o nietos universitarios ha sido gracias a la transmisión de conocimientos.

Dicho ello, no dejemos de cuidar los sentimientos.

Publicada el
Categorizado como Educación

Las escuelas viajeras

En la II República se pusieron en marcha las llamadas Misiones Pedagógicas, que recorrían aldeas y pueblos en una suerte de escuela itinerante. Sin duda, una de las iniciativas más bellas y loables de aquel periodo histórico.

“Somos una escuela ambulante que quiere ir de pueblo en pueblo. Pero una escuela donde no hay libros de matrícula, donde no hay que aprender con lágrimas, donde no se pondrá a nadie de rodillas como en otro tiempo. Porque el gobierno de la República que nos envía, nos ha dicho que vengamos, ante todo, a las aldeas, a las más pobres, a las más escondidas y abandonadas, y que vengamos a enseñaros algo, algo que no sabéis por estar siempre tan solos y tan lejos de donde otros lo aprenden, y porque nadie hasta ahora ha venido a enseñároslo; pero que vengamos también, y lo primero, a divertiros”

Manuel Bartolomé Cossio,
Diciembre de 1931.

En Navas del Madroño, un pequeño pueblo de la provincia de Cáceres, a medio camino entre Alcántara y la capital, se encontraron, durante unas reformas realizadas en 2006, material oculto de aquella época; ahora ese material puede disfrutarse en el Centro de Interpretación de las Escuelas Viajeras.

Para India, Rodri, Carol y Javi :*