Archivo de la categoría: Educación

Trabajo sobre La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca

No hablaré en este post de la obra propiamente dicha (obra que no he leído y que incluyo desde ya en mi lista de libros por leer), sino sobre el trabajo que hizo Valeria, una alumna del profesor @JAReyesGuindo.

Se suele pedir a los alumnos que hagan lo que se llama un diario de lectura, un recorrido por el libro (en general, capítulo a capítulo), comentando y citando lo más reseñable. En mis tiempos (finales del siglo pasado) se hacía un comentario de texto, que venía a tener la misma función (no se desarrollaba capítulo a capítulo, sino más globalmente).

Pero volvamos a lo importante. Un diario de lectura, decía, es lo que se suele pedir a los alumnos. Nuestro profesor amplió y actualizó horizontes, dando también la oportunidad de escribir cartas a los personajes o crear una cuenta de Instagram (alabo la creatividad de las propuestas). Valeria escogió escribir una carta a los personajes.

Y mirad qué maravilla:

#YoMeVacuno

Pocas labores humanas exigen más colaboración, esfuerzo y talento (casi nada) que la ciencia. Hoy agradezco a toda esa cadena de científicos y sanitarios, desde aquel junio de 1798 y aquella primera vacuna de Edward Jenner (contra la viruela) hasta este junio de 2021 en el que he recibido (hoy), administrada por Belén Gómez (¡gracias!) la vacuna contra la covid.

Hoy agradezco, también, a esas generaciones pasadas, que -siendo ellos analfabetos en muchos casos- nos permitieron estudiar y seguir avanzando en el conocimiento.

#YoMeVacuno

¡Han aprendido de vos!

Geronimo Stilton asume la gran misión de educar a los cachorros de dragón Gruinf y Groinf, hijos de la princesa Alys, del reino de los Dragones de Plata, y de Tizón III de Flambear, rey de los Dragones de Fuego. Es una misión muy por encima de las capacidades de nuestro querido ratón, pero él la asume con el mejor de sus empeños.

Sin embargo, día tras día, observa desolado cómo los dragoncitos no le hacen ni caso, por más que él pone todo su esfuerzo en seguir las guías y manuales de educación de dragones. Y así va pasando el tiempo hasta que llega la Gran Ceremonia del Revoloteo Llameante: los pequeños dragones lo bordan, demostrando haber aprendido todo lo necesario para ser unos dragones de provecho.

La estupefacción de Geronimo le lleva a preguntar a Alys sobre cómo es posible que Gruinf y Groinf lo estén haciendo tan bien. Alys responde con sabiduría:

¡Han aprendido de vos! ¡De vuestra paciencia, de vuestra dedicación y del empeño con que afrontáis los retos!

Cuando leímos esta parte del libro, recordé algunos tweets de @signoresalieri, una cuenta de Twitter que os recomiendo mucho seguir, en donde nos contaba algún día especialmente difícil en clase, seguido por otra jornada en la que, esperando ver cambio, no lo vio. Y me gustaría decirle (recordarle, porque seguro que ya lo sabe) que de muchos de esos alumnos en el futuro se podrá decir que han aprendido de vos. Vaya este humilde post, pues, con todo mi afecto para él. Y esperando que sirva también para animar a todos los que dedicamos nuestro tiempo, cariño, esfuerzo y conocimientos en hacer que las siguientes generaciones sean mejores.

Gracias, Irene, por descubrirme esta bonita historia y por esos preciosos ratos que pasamos leyendo y viviendo juntos mil aventuras.

Si educamos…

Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres.

Pitágoras

Que no sé si el bueno de Pitágoras pensaba en ello, pero desde luego, yo tengo más que claro que educar implicar no castigar (y no premiar), puesto que los premios y castigos se acercan más al amaestramiento que a la educación.

No son incompatibles

Bien sabéis quienes me seguís y leéis que soy persona que valora emociones, sentimientos y sensaciones. Y que aplaudo cuando un maestro o un médico es capaz de acercarse al corazón del alumno o del paciente.

Pero nunca debemos olvidar que 1) no están preparados para eso y 2) no es su misión. Pueden hacer daño -queriendo hacer el bien-, ya que no son psicólogos.

Su primera misión es, efectivamente, hacer su trabajo: trasmitir conocimientos y curar, respectivamente. Sin que ninguna de ambas cosas esté en contradicción con ser persona, respetar sentimientos, alentar a aprender (el maestro) y a tener una vida sana (el médico).

Se me ha ido la mente a esos maestros rurales de hace un siglo. Quizá si estamos hoy aquí es porque ellos hicieron ayer su trabajo.

Y vuelvo a repetir, por si se me malinterpreta: los alumnos son personas, los pacientes son personas. Y puede que en muchos casos el maestro y el médico sean los únicos humanos sanos en su vida.

En resumen, conciliación

Probablemente el único proyecto al que renunció fui yo.

(Hans Albert Einstein, hablando sobre su padre, el físico Albert Einstein)

No es este post, que comienza con esa tristísima cita, un post de acusación sobre Albert Einstein, sino de acusación sobre lo complicadísimo que es conciliar. ¿Es posible dedicarse en plenitud al trabajo y a los hijos? Es evidente que no, no podemos dedicar nuestras 24 horas a ambos. Así que no queda otra opción que buscar un equilibrio. Equilibrio en el que, si alguien debe salir perjudicado, sea el trabajo (y, por lo tanto, el dinero), no nuestros hijos y nosotros.

Y la solución no es -no puede ser- que otros se ocupen de nuestros hijos (léanse escuelas infantiles, personas contratadas para el cuidado o familiares que se ocupen los pequeños). La única solución posible es dotarnos de medios para que seamos nosotros quienes podamos ocuparnos. No es un camino fácil, y posiblemente nunca se alcance el destino deseado, pero cuanto más cerca estemos del mismo, mejor será esta sociedad.

Misma pasión

La futbolista del Real Madrid Misa Rodríguez publicó un bonito tweet, con dos fotografías, una suya y otra de Marco Asensio, también futbolista del Real Madrid (masculino). El texto: Misma pasión, indicando que no había diferencias a la hora del esfuerzo, del sufrimiento o del júbilo.

Las críticas y los ataques llegaron enseguida, y Misa optó por eliminar el mensaje.

Y frente a aquello (que representa a una parte de los hombres), esto (que representa a otra parte): varios futbolistas y ex futbolistas del Real Madrid (y también de otros equipos) replicaron el mensaje de Misa, dejando bien claro que, por supuesto, misma pasión.

Podríamos destacar ese lado negativo de que «hasta que no lo dice un hombre, no se le da valor»; no quiero hacerlo hoy, pero, si es cierto, digamos más y mejores cosas.

Escuela de Magia

¡Un accidente acaba de pasar en la escuela de magia! Durante una de las clases, uno de los alumnos ha borrado la memoria a todos sus compañeros sin querer. Ahora la única esperanza son vuestros peques, jóvenes magos y brujas, que deberán completar todas las tareas de los profesores de la escuela para devolver la memoria a los alumnos.

Comienzo de la historia de este Escape Room

El pasado fin de semana estuvimos jugando a esta Escape Room y lo pasamos de maravilla. Ambientado en el mundo de Harry Potter, con un argumento muy bien hilado y con una narración muy adecuada, este juego promete un buen rato de diversión y entretenimiento. Existe una versión alternativa orientado a niños más pequeños.

Al descargarlo os ofrece la posibilidad de aportar voluntariamente una cantidad de dinero. Os animo a hacerlo y os recuerdo que aportar 1 euro es mucho más que aportar cero.

Dos burros

Al colegio de una villa
llevó su hijo un labrador,
diciendo: -Vengo con éste
tocante a la educación.
-¿Sabe leer? – Ni una letra
-¿Escribir su nombre? -No.
-Entonces, amigo mío,
como el trabajo es atroz,
me dará usted doce duros
por todo. -¡Ca!, No lo doy.
En igual precio me venden
un burro. -Pues lo mejor
es que compre usted el burro,
y con éste tendrá dos.

(Manuel del Palacio)

Este poema -o una viñeta contando la historia- era parte habitual de los libros en los que estudiaron nuestros padres y abuelos. Ese respeto por el conocimiento que nos supieron transmitir (quizá, sin tener ellos ese conocimiento) nos ha permitido estar donde estamos. No perdamos lo conseguido.

De Eduardo Sáenz Hermúa – (1888-11-23). «Manuel del Palacio». La Semana Cómica (78): 1. ISSN 1889-495X., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=60475263

Percebeiros, la lucha contra los elementos

Os comparto hoy un vídeo en el que nos asomamos a la vida de los percebeiros, esos hombres del mar que se dedican a coger percebes, jugándose cada día la vida.

Lo traigo hoy, lunes, día que suelo dedicar a temas de educación, porque veo un puñado de virtudes que nos pueden ayudar en el día a día: esfuerzo, paciencia, generosidad y humildad. Cuatro virtudes que convierten a simples humanos en héroes… aunque ellos (la humildad) no quieran reconocerlo.