Los tres penalties fallados de Palermo

Fue en julio de 1999, contra la selección de Colombia. Se pitaron tres penalties a favor de Argentina, los tres los tiró Martín Palermo, los tres los falló Martín Palermo.

Para fallar, amigos, hay que intentarlo. Todo mi elogio para esos tres intentos de Palermo, de hace ya más de veinte años.

¿Por qué llamamos «turcos» a los coruñeses?

Desde finales de los años 80, y a raíz de aquella famosa liga del playoff en la que el Deportivo casi subió a Primera y el Celta sin casi, es habitual referirse a los coruñeses como turcos (ellos nos llaman portugueses, lo cual es bastantes más comprensible, debemos decir).

Existen, al parecer, diversas teorías: una de ellas refleja el hecho de lo difícil que se hacía para los castellanos entender a los coruñeses, en aquellos tiempos de milis obligatorias. De ahí ese apelativo de turcos.

Otra de las teorías nos trae la memoria de las invasiones de aquellos bárbaros turcos (que no eran de Turquía, pero así conocíamos a los árabes del norte de África) que saquearon Vigo y Cangas hace más de cuatro siglos.

Incluso he llegado a leer que, hace ya varias décadas, cuando el Celta iba a jugar a Riazor y perdía, se decía que nos habían dado un baño turco. Como me lo contaron, os lo cuento.

No quiero terminar sin un ánimo para el Deportivo, espero que pronto volvamos a jugar en Riazor (con el primer equipo, se entiende). Y, por supuesto, con ambos equipos en Primera.

Para Albert (¡gracias!)

Arte, deporte, música y religión

Planteo hoy un tema en el que he pensado muchas veces: hay algunas disciplinas que, en la educación formal, no son protagonistas (de hecho, las asignaturas que las abordan suelen ser conocidas como las marías y destacan por su facilidad y por el poco mérito que se les otorga). Estas disciplinas se condensan en estos cuatro grupos: arte, deporte, música y religión.

Os presento los pobres frutos de mi humilde razonamiento sobre este asunto:

  • no son disciplinas que exijan una gran carga de racionalidad y en las que predomine la lógica, sino que son más dadas a la inspiración y más relacionadas con el sentimiento o la parte espiritual.
  • son disciplinas a las que se asiste extraescolarmente por puro placer, al menos en gran medida: el chaval que va a clases de matemáticas fuera del centro (en sus «horas libres») suele ser para poder alcanzar el nivel que el centro exige, no pasa eso con quien va a guitarra, pintura o fútbol.
  • son disciplinas en las que, teniendo mucho que ver con la expresión, el sentimiento o el juego, no se pueden hacer las cosas «mal» (enténdamonos: si yo juego al fútbol no lo hago tan bien como un futbolista profesional -ni no profesional-, pero como juego que es, estoy jugando, y eso -mi juego, el puro hecho de jugar- lo hago bien; del mismo modo, si un hombre primitivo hace su danza en torno a un fuego, no lo hace bien o mal, se expresa a su modo, y ya). Esto contrasta con lo en serio que en ocasiones nos tomamos esto: podemos enfadarnos porque alguien falla un gol cantado, pero raramente porque no consigue resolver un problema de matemáticas.
  • se forman grupos (este es el punto que veo más feo) de los cuales es difícil salir, suele tener un coste asociado, quizá por esa cercanía al placer de la que hablábamos antes. Es mucho más fácil dejar de ir a clases de matemáticas -sí, lo he tomado con esta maravillosa disciplina- que dejar de ir a clases de piano. Se hacen más preguntas y son necesarias más justificaciones.
  • son disciplinas dadas a la exhibición (en el mejor de los sentidos): festival de danza, partido de fútbol, exposición de escultura o procesión son mucho más habituales que festival -venga- de Química o las Jornadas de la Biología.
  • son disciplinas en las que se busca la excelencia, y no el mínimo necesario. Puedo ir a clase de Física para aprobar, pero si voy a clase de clarinete, quiero hacerlo lo mejor posible, mientras pueda.
  • volviendo al párrafo introductorio, son disciplinas que no reciben mucha atención en los temarios de estudios. Si la recibieran, ¿dejarían de practicarse extraescolarmente? Por contra, si las asignaturas a las que ahora se dedica más tiempo y esfuerzo pasaran a ser secundarias, ¿se produciría un boom de aprendizaje extraescolar?

Espero vuestras opiniones 🙂

La etimología de la palabra taekwondo

Esta palabra que designa al deporte surcoreano es una composición de otras tres:

  • tae, que hace referencia a técnicas que implican el uso de los pies.
  • kwon, que se refiere a técnicas que implican el uso de los brazos.
  • do, que significa camino de perfeccionamiento.

Así pues, tendríamos algo como el camino del perfeccionamiento del puño y la patada.

Para Irene :*

Puyol, el tiburón

Siendo como soy aficionado del Real Madrid y del Real Club Celta, siempre he sentido admiración por futbolistas como Puyol, no tanto por su fútbol -que también- como por su forma de ser como personas. Os comparto este breve vídeo en el que se pueden ver algunos de los momentos que más admiro de este jugador: parando al compañero que quiere agredir/enfrentarse al que acaba de agredirle; impidiendo que sus compañeros sigan festejando un gol (que creo recordar que ya era el sexto, contra el Rayo Vallecano); evitando que Piqué se fuera a decirle al árbitro que le habían tirado un mechero (y logrando que se centrara en lo importante).

Echamos de menos a futbolistas así.

La tanda de penalties más larga de la historia

No sucedió en el país con mayor tradición futbolística del mundo. Nos encontramos en Namibia, en los dieciseisavos de final de la Copa, en un partido entre el KK Palace, de Segunda División, y el gran FC Civics Windhoek, plagado de internacionales. 2-2 tras la prórroga, y hay que ir a los penalties.

Cuarenta y ocho (48) penalties fueron necesarios para sellar el pase del modesto KK Palace a la siguiente ronda: 17-16. No se nos escapa que hubo jugadores que tuvieron que lanzar hasta tres penalties en la ronda (24 por equipo, y si había 11 en el campo, que son los únicos que pueden tirar, echen ustedes cuentas).

Bestias y caballeros

Suele decirse que el fútbol es un deporte de caballeros jugado por bestias y que el rugby es un deporte de bestias jugados por caballeros.

Como aficionado al fútbol que soy, me encantaría que este deporte de caballeros fuera jugado por caballeros. Y eso implica no fingir lesiones, respetar al contrario, al árbitro y al público. Y no olvidar que hablamdo de jugar. Nada más. Y nada menos.

El gato de Odessa

Estamos en marzo de 1973, en la ciudad soviética de Odessa. Juega el Real Madrid el partido número cien de su competición: la Copa de Europa. En el partido de ida habían ganado 3-0 los blancos al Dinamo de Kiev. En la vuelta (con equipamiento rojo), a varios grados bajo cero, se enfrentaron ambos equipos en Odessa.

Nos cuentan las crónicas que el dominio fue absoluto de los soviéticos. Pero en la portería del Madrid se encontraba un chaval de veintidós años que lo paró absolutamente todo: Mariano García Remón (el otro gran portero de Madrid que triunfó en el Madrid fue nuestro querido Iker Casillas, y paremos de contar). El gato de Odessa fue el apodo que le regaló el periodista Julio César Iglesias (quien también bautizó a la increíble Quinta del Buitre).

Héroes

Hoy se ha celebrado la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, marcada de principio a fin -como supondréis o sabréis- por esta pandemia que nos asuela. De no ser por mi querida hermanita, se me habría pasado por alto (la ceremonia, no los Juegos), así que hemos podido disfrutarla.

Y me ha emocionado hasta la lágrima ver los últimos relevos de esa antorcha olímpica que nos trae el sol de Atenas. Dos de esos relevos, especialmente:

Uno, formado por una pareja de profesionales de la sanidad. Mi pensamiento vuela hacia aquellos que dieron su vida (o aquellos que no dudaron en ir a trabajar aunque su vida pudiera estar en riesgo), a quienes cuidaron a los seres queridos que sufrieron gravemente esta pandemia, a todos los profesionales sanitarios, a la tía Luci y a Inés Lobeira, y a todos los médicos, enfermeras y demás personal sanitario que en el mundo han sido. Héroes.

El otro, formado por un grupo de estudiantes. Aquí mi pensamiento va, lógicamente, a estos pequeños grandes héroes que se han marcado un curso en unas condiciones durísimas. Aleixo, Ana, Lucas, Irene, Dani. Héroes.

Héroes. En esos últimos relevos habéis estado vosotros.

El partido con más goles de la historia

Este partido se disputó el 11 de abril de 2001, entre Australia y Samoa Americana. Terminó con un resultado de 31-0, y ofrece los siguientes datos curiosos:

  • Samoa aguantó 10 minutos con el marcador a cero.
  • A los 20 minutos de partido el marcador era ya de 6-0.
  • En el minuto 25 ya se había conseguido un hattrick (obra de Zdrilic).
  • Llegaron 16-0 al descanso.
  • El delantero australiano Archie Thompson marcó 13 goles.
  • Samoa tuvo que convocar a tres chicos de quince años; previamente había intentado convocar a algunos sub-20, pero estaban con exámenes.
  • Samoa realizó su primer tiro a puerta en el minuto 86.
  • Aunque el resultado oficial es el mencionado de 31-0, en el estadio lucía un 32-0.