El Madrid fabricando antimadridismo

Se han oído muchas críticas -incluyendo la mía- acerca del fichaje de Lopetegui, seleccionador nacional de España hasta hace unos días, por el Real Madrid; también las ha habido por su destitución, un par de días antes de comenzar el Mundial, y a raíz de ese mismo hecho (el acuerdo entre el Real Madrid y Julen Lopetegui entraría en vigor tras el Mundial, no durante ni antes). Y se ha dicho que claro, que qué maneras, y que cuánto antimadridismo genera este Madrid. Y desde luego, a mí no me ha gustado que esto no se hubiera aplazado unas semanas (aunque entiendo las razones de unos y de otros).

Un buen y sabio amigo me comentó que si en lugar del Real Madrid hubiese sido otro equipo -el Betis fue el que mencionamos en la conversación- esto no habría tenido ninguna trascendencia. Y yo, que en ese momento estaba indignado con Madrid y Julen, tuve que darle la razón. Todo lo que el Real Madrid hace se magnifica. Y esa magnificación es entendible, todo hay que decirlo.

Y para muestra, tres botones:

  1. 15 de agosto de 1997. El Barça ficha a Rivaldo en el último día de plazo, ya terminando la pretemporada, dejando al Deportivo sin su máxima estrella y sin posibilidad de realizar nuevos fichajes.
  2. verano de 2013. El Celta acaba de fichar a su nuevo entrenador, Luis Enrique. El Barça -según la prensa, así que esto quizá deba quedar en la categoría de rumores- intenta ficharlo ese mismo verano, sin éxito. Meses después, y sin haber terminado la temporada (esto es habitual en todos los clubes y no escandaliza a nadie), Barça y Luis Enrique negocian el fichaje.
  3. enero de 2016. Augusto es uno de los puntales del Celta de Berizzo. El Atlético de Madrid de Simeone ve como uno de sus centrocampistas, Tiago Mendes, se lesiona. Así que el Atlético de Madrid ficha a Augusto a mitad de temporada, provocando (o al menos coincidiendo con) una pequeña crisis de juego (y resultados) en el Celta.

Comparado con esas tres muestras, que no son las únicas, el hecho de que el Madrid haya negociado con Julen Lopetegui su fichaje tras el Mundial me parece, de verdad, peccata minuta. ¿Qué opináis? Encantado de leer objeciones a mis argumentos, ya sabéis.

El Liverpool, las bodas reales británicas y los Papas

Circula por Internet esta curiosidad, que os copio, tras haber comprobado, completado y ampliado:

Año 1978:
Liverpool, campeón de Europa (venció por 1-0 al Brujas).
Muere el Papa Pablo VI.
Muere el Papa Juan Pablo I.

Año 1981:
Liverpool, campeón de Europa (venció por 1-0 al Real Madrid).
Atentado contra el Papa Juan Pablo II.
Boda real del Príncipe Carlos y Diana.

Año 2005:
Liverpool, campeón de Europa (venció en los penalties [3-3 en el partido] al A.C. Milan).
Muere el Papa Juan Pablo II.
Boda real del Príncipe Carlos y Camila.

Año 2018:
Liverpool, en la final de la Champions (contra el Madrid).
Dentro de unos días se casarán el Príncipe Harry y Markle.
Esperemos que tanto Benedicto XVI como Francisco terminen tranquilamente el año (y que el Madrid quede campeón de Europa)

¿Falta de respeto?

Es curioso cómo un mismo hecho puede considerarse una falta de respeto o una muestra de deportividad. Yo lo he visto completamente fuera de contexto (así que fácilmente puedo equivocarme), pero este gesto de James Harden, esperando a que Wesley Johnson, jugador rival caído en el suelo, se levante, me parece un detalle que debemos elogiar. ¿Qué opináis?

Sobre insultos, provocaciones y formas de dirigirse al público


En los últimos días están los medios de comunicación muy críticos con Piqué, poniendo el acento en su gesto “mandando callar” al público del Espanyol (ha habido más incidentes entre ambas partes, pero quiero centrarme aquí en ese gesto).

Desde luego, no es el primero que se dirige así a una grada. Tenemos la referencia más conocida (al menos en España) de Raúl, cuando mandó callar al Camp Nou tras conseguir el empate a dos con un golazo sublime. O la de Messi mostrando al Bernabéu su camiseta, tras lograr el 2-3 en un Clásico. (Y desde luego no son los únicos en dirigirse de estas o similares formas al público).

¿Que qué opino sobre eso? Pues no lo veo mal, ya que me parece parte del juego. Y, desde luego, ni se está insultando ni se está ofendiendo. Como mucho, lo veo como una falta de madurez. Raúl hizo ese gesto con 22 años, difícilmente con 29-30; del mismo modo, Piqué o Messi, dentro de unos años (si siguieran jugando), tampoco lo harían, muy posiblemente.

¿Por qué es así la puntuación del tenis?

Seguramente nos lo hemos preguntado todos: por qué, en lugar de puntuar 0, 1, 2, 3… se puntúa como 0, 15, 30, 40…

La explicación más aceptada nos lleva al sistema de numeración sexagesimal (el que utilizamos con los minutos, por ejemplo), que van de 0 a 60. Y se va puntuando por cuartos: 0, 15, 30, 45… Sí, aquí hay un agujero en la argumentación. Parece ser que inicialmente sí se utilizaba el 45 pero, por comodidad, se pasó al 40.

Tenis

El niño que saltó al campo para socorrer a un rival

El partido, de domingo por la mañana, enfrentaba a La Palma CF (Huelva) contra el UP Viso (Sevilla). Ya cerca del final del partido, Pineda, del equipo visitante, recibió un fuerte balonazo que le impedía respirar.

Moisés ayudando a Pineda; fotografía de Antonio Alcalde Pérez.

Sin pensárselo dos veces, Moisés Aguilar Alcalde, de 12 años, y recogepelotas de La Palma CF, saltó al campo para ayudar a Pineda. Su rápida maniobra le permitió recuperar rápidamente la respiración.

Se me va la mente, claro, al recuerdo de Bilardo intentando impedir que un miembro de su equipo ayudara a un rival que lo necesitaba. Los niños, siempre son los niños quienes nos enseñan y quienes nos devuelven la fe.

Su orgulloso -no es para menos- tío Antonio Alcalde Pérez inmortalizó el momento en la preciosa foto que tenéis al comienzo de este post.

Gracias y felicidades, Moisés, sobre todo. Gracias también a Antonio por contarnos en el momento y por la fotografía. Gracias a sus padres, Becken y Lola, porque nuestros hijos aprenden de lo que hacemos, no de lo que les decimos. Y gracias al club La Palma, porque los valores son el más preciado de los trofeos.

Origen: El niño que saltó al campo para socorrer a un rival | Blog Diario de España | EL PAÍS

Cuando los padres condenamos a nuestros hijos

Estoy leyendo Open, la autobiografía de André Agassi, y la estoy disfrutando muchísimo. Quiero compartir con vosotros un párrafo que me ha impactado. Un párrafo que, aunque habla de tenis, realmente nos habla de la vida y del daño enorme que los padres podemos hacer a nuestros pequeños (la traducción es mía):

Todavía puedo intuir al niño que ya al principio no quería jugar al tenis, que quería dejarlo, que lo dejó muchas veces. Veo a ese niño de pelo dorado que odiaba el tenis, y me pregunto cómo vería él a este hombre calvo, que sigue odiando el tenis y que aún así sigue jugando. ¿Estaría sorprendido? ¿Le resultaría gracioso? ¿Se sentiría orgulloso?
(André Agassi, 36 años, frente al espejo)

Es demasiado fácil que los papás hagamos un daño terrible a nuestros hijos (sí, buscando su bien) y que los condenemos a una vida que no iba a ser la suya. Qué difícil encontrar ese punto entre el apoyo que siempre debemos dar, el empujón que a veces es beneficioso… y el empujón que nunca deberíamos dar.

Gracias, mamá, Marimar, Nacho y Lucas.

El fútbol infantil… y sus papás

La barbarie sólo es culpa de los bárbaros, y en ese partido de infantiles se juntaron varios. Pero el fútbol tiene unas reglas sabias y un árbitro que tutela por ellas. Claro que el fútbol ha cometido errores, el peor de ellos dar lugar a que en muchos campos se concentre en una zona del fondo lo peor de la ciudad para intercambiar ocurrencias. Un ensayo antropológico aberrante que se intenta corregir.

Origen: La barbarie sólo es culpa de los bárbaros – AS.com

Una terrible pelea en un partido de infantiles. Pelea no entre los niños, sino entre los padres. Esto me hizo recordar una incómoda situación que vivimos hace unos meses. Tras una temporada entera de fútbol de niños, en la que todos nos divertimos, animamos, aplaudíamos los goles propios y los del contrario, llegamos a la última jornada. Y cuando llegamos al pabellón, todavía no había terminado el partido anterior, que era entre niños aún menores que Dani (que tenía siete años). Nos quedamos estupefactos ante la actitud de los padres: parecía que estaban jugándose la final de la Champions League, y solamente era la final de un campeonato de niños muy pequeños. Para colmo de bienes -o de males- era una final entre dos equipos del mismo colegio.

Y de aquí nació una reflexión posterior, relacionada con el rendimiento deportivo: ¿tiene beneficios el exceso de agresividad? Es decir, ¿salen beneficiados -deportivamente- los agresivos?

Y no estoy seguro, pero juraría que no vimos aplaudir los goles del contrario. Y en defensa de aquellos aficionados, debo decir que tampoco oímos insultos: era sobre todo un ánimo y apoyo terriblemente encendidos. Lo que nos chocó era el enorme contraste con lo que habíamos vivido nosotros durante toda la temporada.

Deporte, mujeres, prostitución y coherencia

Como sabéis, incluso aunque no os guste el fútbol, hace unos días se hizo pública una noticia en la que se acusaba a varios futbolistas profesionales de -como mínimo- utilizar servicios de prostitución. Parece que podrían estar involucrados en asuntos peores, y hay quien justifica la actitud de los futbolistas diciendo que “bueno, son chavales” y que “qué pasa, que no se puede uno ir de putas”. Sobra decir que ni ser chavales es excusa ni “irse de putas” es un asunto menor. Pero no quiero centrarme ahora en esos muy importantes asuntos, sino en el papel que desempeña la prensa deportiva (que en muchas ocasiones nos dan lo que queremos consumir, no lo olvidemos). Y se me ocurrió irme, un par de días después de conocer la noticia, a un periódico deportivo. Su home es la siguiente (la pongo para que os hagáis una idea de la cantidad de noticias que aparecen en ella):

completa

Y ahora os voy a enseñar todos los elementos que aparecen en esa home y que tienen relación con mujeres. Y después me decís si nos extraña que las sigamos considerando como objetos, si su papel en el mundo deportivo es tan secundario y denigrante, o si todo es perfecto y aquí estoy viendo lo que no hay.


10.29.32.00110.25.19.001

10.27.16.002

10.27.25

10.23.34

10.29.02.002

10.29.49.001

10.29.11.001

10.27.47.001

10.29.02.001

10.28.32.001

10.27.16.001

10.26.31.001

10.25.59.001

10.25.33.001

10.24.51.001

10.24.25.002

10.24.25.001

10.23.59.001

10.23.46.001

10.25.07.001

10.25.44.001

10.28.40

10.29.11.002