Tanxugueiras, Segovia y el Rey Sabio

En la incomparable ciudad castellana de Segovia, allí en donde el rey Sabio, ese Alfonso X que compuso las Cantigas, tuvo su corte itinerante, se pudo esta misma semana disfrutar de un concierto de Tanxugueiras.

Con el telón de fondo del acueducto tuvo lugar ese concierto, construido por los romanos que nos trajeron el latín, lengua madre de castellano y gallego.

Siempre pienso que, por ejemplo, la lengua gallega se hace extraña en un lugar tan castellano como Segovia, hasta que me hago consciente de las relaciones mencionadas antes (Alfonso X, Roma) y veo que por supuesto que no estamos tan lejos.

Guarromán, en Jaén

Traigo hoy al blog este pueblo de nombre al menos curioso; feo y risible nombre para muchos. Debo decir que su fealdad y risibilidad existe solamente en nuestras cabezas, ya que el nombre procede del árabe Uādī-r-Rommān (río o arroyo de los granados), de ahí «Guadarromán» y finalmente el actual «Guarromán»,

Se fundó la población (1767) para evitar que la zona fuera gobernada por los bandoleros que aprovechaban la ruta Madrid-Andalucía; fue inicialmente habitada por colonos alemanes y belgas (también de otras partes de Europa, también de otras partes de España). Un siglo más tarde (1861) sus minas de plata y plomo trajeron aún más pobladores.

Colonos centroeuropeos, decíamos. En una de sus fiestas de estos guarromanenses de hoy todavía encontramos tradiciones de aquellos centroeuropeos de ayer: el Pintahuevos del Domingo de Pascua, jornada campestre y familiar en la que se pintan huevos cocidos.

Guarromán, si alguna vez estáis o pasáis por la zona, no dejéis de visitar esta localidad y sus bonitos alrededores.

La mezquita del Cristo de la Luz

Hoy desacralizada, fue iglesia dedicada al Cristo de la Luz; antes, sí, mezquita, la de Bab al-Mardum; todavía más antes, iglesia visigoda. Y si excavamos aún más, real (en la roca) y figuradamente (en el tiempo) veremos que por allí pasaba una calzada romana.

Testigo de al menos los dos últimos milenios, por tanto. La mezquita se construyó hace uno, en el año 999, en pleno esplendor del Califato de Córdoba. Ya cuando Toledo volvió a ser cristiana, se le añadió ese ábside mudéjar que la hace única.

Nos cuenta la leyenda que, recién reconquistada Toledo por los cristianos, el caballo del rey no quiso avanzar, quedándose arrodillado al llegar a la mezquita. Tras excavar, se encontró una imagen de un Cristo junto a una lámpara de aceite que por tres siglos permaneció encendida, esperando el final del dominio musulmán de esa ciudad de las tres culturas. El Cristo de la Luz.

De Jl FilpoC – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=25033987

El final de ETA

Han pasado muchos años, pero sigo estremeciéndome cada vez que recuerdo el secuestro de Ortega Lara. Creo que él y Miguel Ángel Blanco fueron claves para conseguir dos cosas; una, consecuencia de la otra: sociedad unida contra los asesinos y el fin de ETA.

Cuando vi al pueblo vasco unido, supe que ETA estaba acabada. Recuerdo también el duro cántico de «ETA al paredón» de un pueblo completamente harto. Harto de sufrir y harto de callar. Cántico que, como he dicho muchas veces con temas relacionados, puedo entender, pero no compartir.

Peleas de Arriba, en Zamora

No solo el nombre es destacable en esta localidad, ya que aquí estuvo el Monasterio de Valparaíso, cisterciense, del que ya solamente nos quedan las bodegas. En ese monasterio nació el rey Santo, Fernando III, figura clave en la Reconquista, si se nos permite el nombre.

Reconquista y zona de fronteras entre cristianos y musulmanes; zona de batallas y zona de peleas. Dos localidades llevan este nombre, según a qué altura estén situadas en el curso del arroyo de Valparaíso: las de arriba, de Suso o Susanas; las de abajo, de Yuso.

De Ángel Encinas Carazo – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=51838287

San Juan de Baños, en Venta de Baños (Palencia)

Tras haber derrotado al jefe vascón Fruela (o Froya), el rey visigodo Recesvinto -el que compiló un código de leyes común para quienes habitaban esta península- regresaba a la corte. Sabedor de los poderes curativos de las aguas de esta zona, acudió a ellas para intentar sanar su dolencia renal. Ante aquella curación casi tan milagrosa como instantánea, el buen rey decidió alzar esta iglesia en honor a San Juan Bautista.

Arte, pues, visigodo. Estamos en el año 661, es decir, hace casi milenio y medio. Y en ella podemos ver unas cuantas características de este arte del que tan poco se conserva: los arcos de herradura, las tres naves, los muros de piedra. Para ubicarnos en el tiempo, faltan solamente cincuenta años para que Tarik y Muza hagan suya la península ibérica, faltan siglos para el románico y estilos posteriores.

Si nos acercamos a Venta de Baños, cerca de Palencia, podremos asomarnos a aquella época tan lejana y podremos, gracias a quienes la construyeron y a quienes la conservaron, tocar los mismos muros que un día, un rey visigodo aquejado de dolores, pudo mirar y admirar.

De Roinpa – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9475833

El origen de la expresión «se te ve el plumero»

Esta expresión, que viene a significar algo como «por mucho que intentes disimularlo, por muy imparcial que quieras parecer, se ve claramente tu sesgo/se ve claramente por dónde vas».

Nos vamos al siglo XIX, a la Constitución de Cádiz y a la época de la Milicia Nacional, un grupo de ciudadanos armados cuya función era defender esa constitución. Su tendencia política era la liberal (en oposición al absolutismo).

Nos cuentan que en su vestimenta destacaba un penacho de plumas, y aquí tenemos el origen y la causa de la expresión: cuando, en una discusión, un absolutista detectaba un sesgo liberal en su contrario, le dejaba claro su parcialidad con un «se te ve el plumero».

Para Albert, Carol, Jordi, Luis, Miguel, Oriol, Patri y Xavi, protagonistas de los dailies más divertidos y aprovechados que ha visto este siglo. Un placer, amigos.

Ponte de Lima, en Portugal

Seguimos hablando del país vecino; nos vamos hoy a su población más antigua. El puente que le da nombre cruza el río Lima (Limia en castellano), el río del olvido. Quien lo cruzara llegaría al Paraíso, pero olvidarían todos sus conocimientos. Se equivocaron en lo del olvido.

Ponte de Lima (anteriormente Ponte da Lima) es una población situada al norte de Portugal; la condesa Teresa de León (al reino de León pertenecía esta localidad) le otorgó carta foral (lo que permitía establecer leyes propias). Siglos más tarde se amuralló (todavía quedan dos de las nueve torres que en su momento fueron).

De Feliciano Guimarães from Guimarães, Portugal – Ponte de Lima, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=11874623

Las alfombras de La Orotava

La Orotava es una localidad situada en la isla canaria de Tenerife. Allí, además de las alfombras de flores, esas obras de arte han habituales en tantos lugares, se hacen también alfombras de ceniza (hablamos de islas volcánicas).

Lo que comenzó siendo una acción de una sola familia, los Monteverde, crear una bonita alfombra de flores para honrar el paso del Santísimo Sacramento, fue rápidamente imitado por otras muchas, y de ahí tenemos las calles alfombradas con flores.

Por otra parte, con motivo de recepciones de importancia (la Marina Española en 1905, el rey Alfonso XIII en 1906), se alfombró con ceniza parte de la Plaza del Ayuntamiento. Algunos años después, en 1919, comenzó a realizarse de forma anual y pasó a formar parte de la procesión del Corpus.

Son unas alfombras de gran colorido y con efectos de perspectiva, y fue iniciado por Felipe Machado. Se necesitan unos 60 días para realizarse. Como curiosidad, indicaré que los dos primeros días duele la espalda de los alfombristas, a partir del tercero ya no se acuerdan de ella (no sé si porque ya no les duele o porque están metidos en los avances alfombriles).