El Perdón (en Navarra, España)

En las proximidades de Pamplona, y formando parte del Camino de Santiago, se encuentra la Sierra del Perdón, con su Alto del Perdón (desconozco si es su nombre oficial, pero así se lo oigo decir a los peregrinos, que más suyo que nuestro es el Camino).

En esa sierra se ubica un parque eólico, y allí se puede observar una escultura de Vicente Galbete, realizada en chapa. Representa a peregrinos de diferentes épocas, compartiendo fe, ilusiones, cansancios y Camino.

No conocía la escultura, ya que aún no he hecho el Camino -espero algún día-, pero la muy recomendable página de Facebook Ultreia y Suseia, dedicada al tema, publicó hace unos días una maravillosa foto, en el que un peregrino de hoy coincidía con aquellos peregrinos de ayer, en un paisaje adornado por la nieve. La fotografía es de Villar López, de la Agencia EFE.

Alto del Perdón, Villar López, Agencia EFE.

Nos cuentan los que ya lo pasaron que tras ese alto viene una bajada durísima. Buen Camino.

A la búsqueda del topónimo

Hace unas semanas, los municipios extremeños de Don Benito y de Villanueva de la Serena decidieron unirse, en una decisión tomada mediante referéndum por los habitantes de ambos. Y una de las consecuencias inmediatas es tener que inventarse un nombre para la nueva entidad.

Mi querida Belén, sabedora -y compartidora- de mi gusto por las curiosidades que tocan historia, cultura y corazón, me ha hecho saber hoy mismo los entresijos que se esconden tras este proceso: catorce personas -siete hombres y siete mujeres, y de diferentes grupos de edad- tomarán esa bonita y complicada decisión. Entre las catorce personas están los cronistas de ambos municipios (esto se consideró ya desde el principio), y también expertos en arte, filología e historia. Entre las reglas: no puede haber

Comparto los nombres de este maravilloso grupo, de los que el cronista de Villanueva opina que la mayoría son gente sensata.

  • César Chaparro, catedrático de Filología y director del CEXECI.
  • Esther Rodríguez, doctora en Arqueología, investigadora principal del proyecto de la FECYT, Tarteso en comunidad.
  • Manuel Casado, catedrático de Lengua Española y académico de la Real Academia Española.
  • Víctor Guerrero, médico y académico de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes. Medalla de Extremadura.
  • Trinidad Nogales, doctora en Arqueología, historiadora, investigadora, académica y directora del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida.
  • Carmen Fernández-Daza, filóloga, historiadora, y académica numeraria de la Real Academia de Extremadura.
  • María Pilar Montero Curiel, profesora titular del departamento de Filología Hispánica y Lingüística de la UEx.
  • Antonio Barrantes Lozano, cronista de Villanueva de la Serena.
  • Diego Soto Valadés, cronista de Don Benito.
  • Julio Carmona, profesor en el departamento de Didáctica de las Ciencias Sociales, Lengua y Literatura de la UEx.
  • María Victoria Pineda González, profesora del departamento de Lenguas Modernas y Literaturas Comparadas.
  • Jesús Sánchez Adalid, escritor y doctor en Derecho, Profesor de Ética en el centro universitario Santa Ana y académico de la Real Academia de las Artes y las Letras de Extremadura.
  • Mercedes Pérez Gallego, escritora.
  • Susana Martín Gijón, licenciada en Derecho y escritora.

Me quedo con la bonita y sencilla frase de Carmen Fernández: «Esto es precioso de hacer». Y eso lo resume todo.

Gracias, Belén :*

River Runner Global

Es una de esas cosas que siempre he pensado que alguien tendría que hacer, y así ha sido: Sam Learner y su equipo, usando datos públicos (y código abierto) han preparado una página web cuyo funcionamiento es muy sencillo pero que engloba una gran cantidad de cálculos por detrás:

Se nos presenta un mapa del mundo (podemos ir a la zona que queramos) y dejamos caer una gota «de lluvia» donde nos plazca. La página nos enseñará el camino que va a seguir esa gota hasta llegar a su desembocadura.

(vía Microsiervos)

La idiosincrasia de cada pueblo

Jeremy Grim es un instagrammer francés al que sigo por su buen humor y porque ayuda a mejorar la pronunciación (y el vocabulario) de ese idioma del que tan poco sé.

Ha publicado recientemente dos breves vídeos que me han encantado, uno con su abuela francesa y otro con su abuela italiana. Me han encantado porque en unos pocos segundos ambas muestran la idiosincrasia propia de cada pueblo.

Disfrutadlos y contadme qué os parecen.

https://www.instagram.com/reel/CW6Ifb_oG6D/?utm_medium=copy_link

https://www.instagram.com/reel/CW_J9AMoarr/?utm_medium=copy_link

Nomenclatura de las Unidades Territoriales Estadísticas (NUTS)

La Nomenclatura de las Unidades Territoriales Estadísticas o NUTS (Nomenclature des Unités Territoriales Statistiques), es un sistema jerárquico para dividir y clasificar regiones en Europa. No tiene por qué coincidir con las regiones ya existentes en cada país, aunque se pretende que no difiera mucho.

Se usan criterios de cantidad de habitantes (principalmente) y de actividad económica. Y existen tres niveles NUTS, cada uno abarcando un territorio menor que el anterior. Así, por ejemplo, en España cada región del nivel NUTS-1 abarca una o más Comunidades autónomas (Galicia, Asturias y Cántabros forma una región), cada región del nivel NUTS-2 abarca una comunidad autónoma; cada región del nivel NUTS-3 abarca una provincia, una ciudad autónoma o una isla. En otros países (Portugal, por ejemplo), la división NUTS difiere más de su división política actual.

Se pretende que a la larga cada país adecue su clasificación de regiones a las regiones NUTS.

¿A qué municipio pertenecen las islas Cíes?

La respuesta corta es que estas maravillosas islas pertenecen a Vigo, desde que la reina Isabel II así lo decidiera. Pero antes pertenecieron a Cangas, y hay buenos motivos para que así siguiera siendo.

Por una parte, la parroquia de Cangas -núcleo urbano- se llama de Santiago e Islas Cíes; por otra, se encuentran (esto lo digo a ojo, y bien pudiera estar confundido) mucho más cerca de Cangas que de Vigo. Finalmente, y según he leído (no he encontrado confirmación de esto), la iglesia del monasterio que existió en las islas -quedan ahora ruinas- estaba dedicada a nuestra señora de Darbo, parroquia perteneciente también al municipio de Cangas.

El conductor de autobús despistado

Despistado o, mejor dicho y en el más puro sentido de la palabra, ignorante. Lo habían contratado para llevar a aquel grupo de entusiastas turistas a la ciudad italiana de Génova, pero este buen hombre decidió no acudir a los mapas -aún no eran tiempos de gps- y fiarse de los carteles de información de las carreteras.

Se fio de los carteles, pero también, por desgracia, de su capacidad para interpretarlos.

Y por eso acabaron en Genéve (Ginebra, Suiza), también bonita, pero no era el destino deseado.

Mariposas, de Elizabeth Hargrave (Devir Iberia)

Cada primavera, millones de mariposas monarca salen de Michoacán, en el centro de México, dispersándose por el este de Estados Unidos y Canadá, en vuelos de hasta 40 kilómetros diarios. Cuando llega el otoño, también millones de esas mariposas regresan a México. Ya no son las que se fueron, sino que han pasado varias generaciones. Estas vivirán unos siete u ocho meses y, al llegar la siguiente primavera, se repetirá el ciclo. Las que llegan a México viven, como hemos dicho, esos meses: sus hijas y nietas, las que realizan la ruta migratoria, viven solamente unas semanas. Es una especie que está en peligro, así que las “paradas para monarcas”, jardines que intentan compensar la pérdida de algodoncillo (única fuente de alimento), son de gran importancia.

Tras conocer este proceso migratorio, Elizabeth Hargrave decidió hacer este maravilloso juego. Es un juego para un número de jugadores entre 2 y 5 y para una edad a partir de 14 años. La duración de una partida es, aproximadamente, de una hora (entre 45’ y 75’).

El objetivo es, como podemos suponer, realizar el recorrido de las mariposas monarca, así que comenzamos colocando una de nuestras mariposas en la gran casilla de Michoacán. Hay mariposas de cuatro generaciones (1-4); aquí colocaremos, lógicamente, la de generación 1.

Existen las llamadas “cartas de acciones”, que nos indican qué debemos realizar en nuestro turno. Estas cartas son del tipo “mueve una mariposa cuatro casillas” o “avanza dos mariposas dos casillas”. Según en donde caigamos, podemos realizar diferentes tareas, como reproducirnos (si caemos al lado de un algodoncillo y tenemos suficientes flores), recoger una flor (si caemos en una flor o en una parada -en una ciudad- creada por humanos). Las fichas de parada pueden darnos una carta de ciclo vital (que recorren el ciclo vital de las mariposas: huevo, oruga, crisálida, adulta); completar un ciclo vital nos dará beneficios extra (como una mariposa, un turno o un punto, por ejemplo).

Al igual que en la vida real, cada viaje y cada estación son unas aventuras diferentes. Por eso, en cada partida, se escogen al azar tres cartas de objetivos de estaciones -una por estación- que pueden cambiar por completo la estrategia de la partida.

Tras cada estación, y basándonos en cómo se haya desenvuelto esa fase de la partida, obtendremos una puntuación. La suma de las puntuaciones de las tres estaciones (primavera, verano, otoño) es nuestra puntuación final.

No quiero terminar sin decir que, además de ser un juego muy bien pensado y con una alta carga de conciencia medioambiental, es estéticamente precioso: nos ha gustado el grafismo, el tablero… incluso la caja. Y mención especial para esas mariposas de madera que se van a desplazar por el mapa.

Os dejo aquí una deliciosa entrevista a Elizabeth Hargrave, realizada por Benjamín Amorín, de Devir Iberia.

Las arribes del Duero (en Zamora y Salamanca)

Las arribes, que así, en femenino, llaman en Salamanca a esta zona del Duero/Douro internacional. En Zamora usan, por su parte, los arribes. Para completar, diremos que el término arribes es leonés. Y que a su vez viene del idioma astur-leonés. Su significado es de zona próxima al río, es decir, zona de ribera.

El Duero, ese río de vinho que tem a foz em Liverpool e em Londres, se nos muestra encajonado entre montañas en este camino de fronteras. Este encajonamiento ha dado lugar a una orografía, clima y, por consiguiente, fauna y flora peculiares.

Os recomendamos, como siempre, acudir al centro de interpretación de la zona para poder disfrutar al máximo. Y, si nos permitís otra sugerencia, debéis disfrutar de un paseo en barco por el río.

Las tierras de frontera tienen un encanto que captura lo mejor de ambos mundos. Ojalá en cada frontera que crucemos en nuestras vidas sepamos quedarnos con lo mejor de lo antiguo y disfrutemos de lo mejor de lo nuevo.

De Tres1416 – Trabajo propio, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=15888438

Para Celia y Martín. Para Justo y Belén. Qué viaje tan bonito hicimos por Las arribes.