La Ciencia Viscosa, de Science4You

En casa nos gusta tanto la ciencia que, aunque no seamos de límites ni de normas, siempre cumplimos las Leyes de la Termodinámica. No podía ser de otro modo, con tantas y tan buenas científicas en nuestro entorno. Así que cuando recibimos el juego de Science4You de La Ciencia Viscosa nos faltó tiempo para ponernos a disfrutarlo.



Como podéis suponer por el título, este juego se centra en comprender y disfrutar la viscosidad y de las particularidades de ese estado que ni es líquido ni es sólido. La edad recomendada es de ocho años o más, pero teníais que ver qué feliz y qué hábil es Irene pipeteando. Lo han pasado de maravilla los peques, lo hemos pasado de maravilla los papás.

Los experimentos que nos propone este juego son los siguientes (además del procedimiento se incluyen, como siempre en los juegos de esta casa, las explicaciones necesarias -con su correspondiente carga teórica- para que se entienda bien qué está sucediendo):

  1. Disolución de alginato de socio
  2. Disolución de cloruro de calcio
  3. Dilución de la solución de cloruro de calcio
  4. El monstruo que se multiplica
  5. Lombrices de colores
  6. Carbón viscoso
  7. Masa loca
  8. Plastilina casera

Y como suele ser habitual, se incluyen descuentos para diferentes museos, parques y actividades relacionadas con la ciencia.

Hemos decidido sortear, en Facebook, un ejemplar de La Ciencia Viscosa (¡gracias, Science4you!) entre nuestros seguidores en Facebook que cumplan las siguientes condiciones:

  • Ser seguidor en Facebook de Science4you.
  • Ser seguidor en Facebook de El Cartapacio de Gollum.
  • Comentar este status en el que hablamos de La Ciencia Viscosa.
  • Poder recibir el regalo en una dirección de España peninsular o Portugal peninsular (bien saben los dioses cuánto lamento esta restricción).
  • Participar antes del 21 de abril de 2018, incluido (horario de España Peninsular).

Aquí tenéis un vídeo sobre este juego:

Algunos enlaces interesantes, con más información:

Tangram y Soma Cube, de Toys of Wood Oxford

En casa estamos en una época de puzzles y similares. Así que estos dos juguetes que hemos recibido de Toys of Wood Oxford nos han venido como anillo al dedo. Os describo ambos:

El primero es el archiconocido Tangram: es un juego chino antiquísimo (tenemos que irnos al siglo VII de nuestra era para encontrarnos con su origen). Siete piezas (Tans) que se combinan para formar multitud de figuras. El tamaño y la calidad de las piezas (Toys of Wood Oxford cuida mucho los acabados, al menos en los juegos que tenemos) son estupendos. Las piezas son de madera.

Tangram, de Toys of Wood Oxford

El segundo juego era nuevo para nosotros, aunque ya tiene casi un siglo: Soma Cube. Nos recuerda al Cubo de Rubik, pero las piezas no son móviles. Es un puzzle tridimensional, en el que con varias piezas debemos formar un cubo 3x3x3. Las piezas son diferentes en tamaño y forma, aunque todas están constituidas por pequeños cubos (1x1x1). Las piezas también son de madera; Dani lo resolvió en un pispás, yo aún no lo he conseguido. 🙂

Soma Cube, de Toys of Wood Oxford
Soma Cube, de Toys of Wood Oxford

Rampa de coches de madera con aparcamiento, de Toys of Wood Oxford

Hemos recibido este bonito juguete de Toys of Wood Oxford, una marca que tiene unos productos que nos encantan, y debo decir que nos parece un muy adecuado tanto para niños pequeños como para cualquiera que quiera mejorar la motricidad fina. Como orientación, os diré que se indica que es a partir de 18 meses.

El juguete consiste en cuatro rampas de diferentes colores por las que descienden cuatro cochecitos también de diferentes colores y numerados (del 1 al 4). Por la forma que tienen los cochecitos, al llegar al final de la rampa se giran por completo (dan media vuelta de campana) para caer del revés en la siguiente rampa. Un efecto muy curioso.

Como todos los juegos de Toys for Wood, los acabados son estupendos. Este juego en concreto tiene algunos componentes de PVC (las rampas por las que descienden los cochecitos y el aparcamiento superior). El resto (salvo tornillos o similar) es de madera. Un buen regalo que gustará, seguro.

Neveras, Marcos y surrealismo

Ayer sonó el teléfono. Lo cojo.

– ¿Diga?
– Hola, Marcos.
– Disculpe, pero se ha equivocado.
– Jajajaja! Que te conozco la voz, Marcos, que a mí no me engañas.
– Le digo que aquí no hay ningún Marcos.
– [con tono condescendiente] Venga, Marcos. Vete a la nevera y…
– Que no, señora, que se ha confundido. Adiós.

La nevera

Esto fue lo que pasó. Ahora os invito a jugar con la imaginación y continuar la historia. ¿Os animáis? Yo sí. Aquí va la mía.

Fui a la nevera, y la abrí. Estaba vacía. Vacía, salvo por un pequeño tupper rectangular situado en la parte inferior. Como podréis suponer, lo cogí en mis manos. En la parte superior, escrito con rotulador negro, lo ponía claramente: “Marcos. Comida. 19/enero/2018”. Estaba tan sorprendido que ni siquiera oí el ruido que hizo el teléfono contra el suelo al caer. Abro el tupper y…

¿No sabes qué regalar? Prueba con los juegos de Devir.

Seguramente ya los conocéis (y más aún si seguís este blog): nos encantan los juegos de Devir; ofrecen siempre una puerta abierta hacia la agilidad mental, el razonamiento, el buen comportamiento con los compañeros de juego y el viaje a mundos maravillosos. Una combinación inmejorable, ¿verdad?. Para colmo de bienes, tienen juegos que son para todas las edades e invitan a jugar en familia. Y vienen con un dato que nos parece muy útil en casa: la duración estimada de cada partida. Si no sabes qué regalar, estoy casi seguro que habrá un juego de Devir apto para esa persona. Te recomiendo algunos:

  • Carcassonne: nuestro favorito. Viajamos a la Edad Media y tenemos que construir -junto con el resto de compañeros- una ciudad. Y situar a los caballeros, granjeros o monjes en donde consideremos. Como otros juegos de la casa, cuenta con extensiones.
  • Catán: materias primas, rutas comerciales marítimas y terrestres, vías de comunicación y poblados. Todo sucede en la isla de Catán. También cuenta con extensiones.
  • ¡Galletas!: Hemos hablado en el blog de este juego estupendo para mayores y pequeños. Gana el de mayor agilidad mental.
  • 1, 2, 3: Hemos hablado en el blog de este juego, también muy adecuado para todas las ideas. Gana el de mejor memoria visual. Siempre pierdo en las divertidas partidas que echamos en casa.
  • Miguel Strogoff: ¿Conseguirás ser el primero en llevar el correo del Zar a su destino, superando los peligros encontrados por el camino? Una adaptación estupenda de la novela de Jules Verne en uno de los juegos más esperados. Verdaderamente apasionante si os gustan las aventuras*.
  • Las montañas de la locura: Los jugadores tendrán que cooperar para conseguir escalar la montaña, pero con una dificultad añadida: lo que el juego llama “locuras”, que pueden ser cualquier cosa (ponerte un dedo a modo de bigote, no poder hablar, tener que levantarte de la mesa, hablar como congelado de frío…) Desde luego, promete diversión. Y, por supuesto, sin ánimo alguno de atacar o humillar a quienes padecen alguna enfermedad mental (desde aquí habríamos recomendado otro nombre al juego, por respeto). Dicho ello, diversión asegurada, como decimos*.
Miguel Strogoff, de Devir

Y si no os convence ninguno de estos (o si ya los tenéis) hay muchísimos más, que podéis conocer en la página web de Devir.

(*) Todavía no hemos jugado a este juego.

Exin Castillos, New Generation

No me cuesta ningún esfuerzo. Cierro los ojos, retrocedo cuatro décadas en el tiempo, y me veo jugando con el Exin Castillos. Construyendo -pidiendo ayuda a papás si alguna pieza está muy dura- e imaginándome mil aventuras en aquellos mundos medievales. Las almenas, los muros, los tejados, la bruja -qué miedo-, el foso, las puertas. Estoy seguro de que quienes hemos jugado al Exin Castillos vemos de forma diferente esa época de la historia y que percibimos diferentes sensaciones cuando tenemos la suerte de visitar un castillo.

Así que podéis imaginar mi ilusión y emoción cuando me enteré de que Exin Castillos New Generation ha asumido la ardua tarea de retomar aquellos juegos y aquellas sensaciones para que ahora nuestros niños (ejem, también los papás) disfruten con lo que nosotros disfrutamos. Esta empresa se dedica tanto a crear nuevas piezas como a vender piezas antiguas, de segunda mano (todo ello perfectamente explicado en su web y en su sistema de compra). Os invitamos a echarle un vistazo. Veréis que se pueden comprar tanto piezas sueltas (puentes levadizos, ladrillos, rosetones, portadas) como un pack que han bautizado como “Exin Castillos NG I”, primer castillo de una saga que puede ser de ensueño.

Exin Castillos NG I

Hemos decidido sortear, en Facebook, este pack. Un “Exin Castillos NG I” (¡gracias, Exin Castillos NG!) que sortearemos entre nuestros seguidores en Facebook que cumplan las siguientes condiciones:

  • Ser seguidor en Facebook de Exin Castillos NG.
  • Ser seguidor en Facebook de El Cartapacio de Gollum.
  • Comentar este status en el que hablamos del Exin Castillos New Generation.
  • Poder recibir el regalo en una dirección de España peninsular (bien siguen sabiendo los dioses cuánto lamento esta restricción) o, si no es así, hacerse cargo de los gastos de transporte, aduanas o cualquier otro que pueda surgir en relación con el envío.
  • Participar antes del 5 de enero de 2018, incluido (fecha de España Peninsular).

Algunos enlaces interesantes, para ir abriendo boca:

Superhéroe emergiendo

Esta fotografía forma parte de un reto que me ha propuesto mi admirado Manuel Prieto. Una fotografía en blanco y negro cada día, durante siete días seguidos. Sin personas. Sin explicaciones. De mi vida cotidiana. Aquí está la quinta. 5/7.

Superhéroe emergiendo

La batalla

Esta fotografía forma parte de un reto que me ha propuesto mi admirado Manuel Prieto. Una fotografía en blanco y negro cada día, durante siete días seguidos. Sin personas. Sin explicaciones. De mi vida cotidiana. Aquí está la tercera. 3/7.

La batalla

¡Galletas!

Como sabéis, en casa somos muy fans de los juegos de Devir, así que ahora os vamos a hablar de otro juego de la misma empresa: ¡Galletas!, creado por Roberto Fraga. En cuanto nos enteramos de su existencia, solicitamos un ejemplar.

Es un juego muy sencillo y que ofrece muchas posibilidades. En concreto una que valoramos mucho: que podamos jugar niños y adultos.

Como podéis ver más arriba, tenemos:

  • Unas cartas de monstruos: que se utilizan para identificar a cada jugador (cada jugador escoge una).
  • Unas golosinas (galleta, helado, donut, tarta, pizza, cupcake): son los objetivos que tenemos que conseguir.
  • Unas cartas de rutas: las golosinas están unidas por un “camino” de regaliz. Hay dos tipos de cartas de rutas, de dos dificultades diferentes.
  • Un dado: cada cara es una golosina.

Se colocan sobre la mesa tres cartas, una a continuación de la otra. Así:

Y se lanza el dado. Supongamos que sale el donut. Comenzamos en el donut de la primera carta y seguimos el camino hasta el final, saltando de carta en carta cuando llegue el momento. Y vemos que ese camino termina en una galleta. El primero de los jugadores que coja la galleta, se apunta ese tanto. Gana, lógicamente, el jugador que más golosinas consigue al final de la partida.

¿Qué hacemos para que el juego nos permita jugar a los niños (Irene, 4 años; Dani, 8 años) y a los papás? Creamos bifurcaciones. Por ejemplo, ponemos una primera carta sencilla y a continuación bifurcamos: una sencilla y una complicada. Y si es necesario, ponemos una complicada más. Y según las capacidades de cada uno, su objetivo es ir por un camino u otro. Mirad, mirad:

Un juego que exige rapidez mental (y que ayuda a mejorarla) y que regala un montón de buenos ratos. Muy recomendable.

1, 2, 3! Ahora me ves…

La empresa de juegos de mesa Devir es siempre una garantía de calidad y de juegos interesantes. Los conocíamos ya gracias al Carcassonne y al Catan. Cuando nos enteramos de que iban a sacar una nueva versión del juego “1, 2, 3! Ahora me ves…”, no lo dudamos y solicitamos un ejemplar. Hoy mismo lo hemos recibido, hemos pasado un rato estupendo jugando, como os cuento a continuación.

Es un juego con una dinámica muy sencilla, y apto para cualquier edad. (Irene, a sus cuatro años, ha jugado bastante mejor que yo alguna de las manos; también es cierto que es una niña muy inteligente, todo hay que decirlo; por supuesto, Dani -ocho años- me ha dado veinte vueltas). Tenemos en un establo animales de cuatro tipos diferentes: cerdos, ovejas, vacas y caballos. Mientras los demás jugadores cierran sus ojos, el que tiene el turno realiza algún cambio en el establo (cambio de lugar, añadido de animal, retirada de animal, o intercambio de posiciones entre dos animales). Al abrir los ojos, cada jugador debe indicar cuál ha sido el cambio.

Si alguno de los participantes es muy pequeño, se puede simplificar el juego admitiendo solamente cambios de posición. Hemos jugado a ambas modalidades, y con ambas nos lo hemos pasado estupendamente. El juego nos ofrece además el plus de que ocupa muy poco espacio y de que la tapa de la caja se puede utilizar como establo. Ideal para llevarlo de viaje. Fenomenal para pasar un buen rato con los peques. O solamente los peques. O solamente los mayores.

Venga, a ver si adivináis qué cambia. Fijaos bien. 😉


Os recomendamos mucho este juego si tenéis hijos pequeños. Y si no conocéis los geniales juegos de Devir, os conminamos a revisar su completo catálogo, porque nos garantizan horas y horas de diversión.