Fort Knox Box, de Escape Welt

Os traemos aquí otro puzzle de nuestros geniales amigos de Escape Welt. Esta vez se trata de desentrañar el misterio de Fort Knox, que alberga las reservas de oro de Estados Unidos.

Como siempre sucede con los puzzles de Escape Welt, las piezas se desencajan -una vez encontrada la correspondiente clave- sin esfuerzo extra. Un camino de seis pasos -en este caso- que nos conduce a la solución.

Es este un regalo estupendo para quienes gusten de juegos en familia, de acertijos y también de habilidad manual, además de un envoltorio más que original si queréis hacer un regalo (para esconder un regalo no es necesario resolver el puzzle, gracias al atajo que siempre se nos ofrece). Asimismo, si tienes un negocio en el que la sala de espera desespera a tus clientes, tener un puzzle a su disposición hará que el tiempo vuele.

Y, por supuesto, es también una solución maravillosa si quieres que tus hijos y sus amigos pasen un buen rato sin móviles: lo agradeceréis todos.

Como la inteligencia llama a la inteligencia, los chicos de Fort Knox han sacado un nuevo producto, el Fort Knox Pro; os dejo aquí el vídeo de Kickstarter:

House of the Dragon, de Escape Welt

Hemos hablado ya en más ocasiones de los magníficos juegos de escape de Escape Welt. Hoy os presentamos uno que, además, viene ambientado con un cuento maravilloso, que nos habla de amor, de familia, de dragones y de trabajo en equipo para resolver retos de otro modo imposibles.

Nos encontramos con un juego hecho en madera y que nos exige la resolución de una serie de acertijos para conseguir llegar a su interior. De los puzzles que hemos resuelto (Quest Pyramide, Space Box, y este mismo), nos ha parecido el más complicado… y creo que también es con el que mejor nos lo hemos pasado. Hemos tenido que usar la ayuda de las pistas para los últimos pasos.

Como todos los juegos de esta casa, House of the Dragon gustará a los amantes de los acertijos, a las personas a las que les gusta enfrentarse a retos, y -ya que se puede jugar en equipo- a los amantes de bonitas veladas entre amigos y de estupendos ratos en familia. Y, además de ser un juego estupendo en sí mismo, también puede usarse como una caja de lujo para «envolver» otro regalo.

Wordle, el juego de moda

Lo habéis visto en mil sitios en los últimos días:

Wordle (ES) #11 5/6

⬜🟨⬜⬜🟨
🟨⬜⬜⬜🟨
🟩🟩⬜🟩🟩
🟩🟩⬜🟩🟩
🟩🟩🟩🟩🟩

¿Qué es eso? Es un juego muy simple (y muy divertido) que nos propone, cada día, una palabra de cinco letras. Y tenemos seis oportunidades para acertarla. Cada vez que decimos una palabra, además de gastar una oportunidad, ganamos información: si acertamos con la posición de alguna letra, nos la indican en verde; si acertamos con la letra, pero no en la posición correcta, podremos verla en amarillo; si la letra no está en la palabra, se nos muestra en gris. En el gráfico se pueden ver los cinco intentos que he necesitado: acerté dos letras en mi primer intento (pero no las ubiqué bien), y lo mismo me pasó en el segundo; el tercero ya fue mucho más preciso, y en el quinto lo resolví. Aquí tenéis el desarrollo, con letras (ya puedo ponerlo, ya que ha transcurrido el tiempo en el que esa palabra era la solución). Podéis ver que en mi cuarto intento metí mucho la pata, ya que era imposible (esa letra J había aparecido antes, y sabíamos que no estaba en la palabra).

Hay varias estrategias diferentes para intentar acertar, pero siempre hay que tener en cuenta que tanto acertando como fallando letras recibimos información muy valiosa.

Yo estoy usando el Wordle de Daniel Rodríguez, en castellano. Podéis encontrar el Wordle en varios idiomas, si preferís otro.

Gracias, Daniel, por este entretenimiento tan sano y sencillo.

Kietoparao Red

La escena es demasiado habitual: en cualquier restaurante, en cuanto terminamos de comer, les dejamos a los niños el móvil o la tablet para que se entretengan (y no es raro que también los padres estemos con los móviles). Así que en estos tiempos de pantallas -que nos gustan-, es maravillosamente revolucionario buscar entretenimiento sin tecnología. Kietoparao es una empresa que se ha propuesto ofrecernos alternativas sanas, divertidas, cómodas de llevar y fomentadoras de imaginación, sonrisas y buenos ratos.

Y uno de sus productos, que nos encanta, nos trae 20 juegos diferentes en menos de 300 gramos y ocupando muy poco espacio. Además, en un estuche súper bonito.

Estuche de tela roja (edición Kietoparao Red) (el boli es para que os hagáis una idea del tamaño, claro).

La imaginación y creatividad que demuestran las chicas del equipo de Kietoparao queda demostrada en esta cantidad de juegos. En concreto, en el Kit Red, que es el que comentamos aquí, tenemos (además de la mencionada bonita bolsa): dos tableros en una tela (para jugar a damas y al tres en raya), fichas, dado, piezas de madera para equilibrios y para formar lo que se nos ocurra, dos barajas (cada una de ellas ofrece varios juegos), libreta y lápices, además de varias guías para orientarnos y proponernos juegos.

Un indispensable para llevar en el bolso y conseguir que, en lugar de tener a nuestros hijos abstraídos constantemente con consolas, ordenadores, tablets o móviles, desarrollen imaginación, inteligencia, paciencia y compañerismo.

Os recomiendo que le echéis un ojo a su web porque, además de este juego pack que comentamos, tienen otras muchas opciones, incluyendo papelería para negocios, con posibilidad personalizar con imagen de marca, o material para hacer talleres.

Os deseamos el mejor de los éxitos, amigas de Kietoparao. Sobre todo, porque de vuestro éxito implica unas infancias mejores. Casi nada.

La Mariquita Eco, de Elou

Hoy os presentamos un juguete para bebés y niños a partir de 18 meses. Esta bonita mariquita permite a los niños que mejoren su motricidad fina, encajando las «manchitas» de la mariquita en los correspondientes agujeritos.

NBC Landscapes Photos

Y si buscamos un regalo pensando en nuestros pequeños, no podemos dejar de tener en cuenta que nos interesa el planeta que vamos a dejarles: aquí yace uno de los grandes valores de este juguete. El cuerpo de la mariquita está hecho en corcho. Portugal -yo no lo sabía hasta hace poco- es uno de los principales productores de corcho del mundo, material que se puede extraer de forma sostenible: tras la extracción el alcornoque vuelve a generarlo al cabo de siete años (aunque se espera un mínimo de dos años más para realizar una extracción que permita garantizar dicha sostenibilidad).

Estos juguetes se fabrican en la región Norte de Portugal, cerca de Oporto, utilizando el corcho como materia prima. El resultado es que el juguete es muy ligero y duradero. La empresa Elou se ha especializado en este material. Al pie de página os podéis descargar el catálogo de sus juguetes del año 2021 (no solamente hay mariquitas: también cohetes, helicópteros, aviones, cochecitos, puzzles y más; no dejéis de verlo, por favor).

Diversión, aprendizaje, y pensando en el futuro (del niño y del planeta). Algún día todos los juguetes serán así.

Os dejo estas fotos, hechas por el extraordinario fotógrafo Nacho Barreiro (¡gracias!), y cuyo Instagram os dejo al pie.

Space Box, de Escape Welt

Pocas cosas hay tan retadoras para la mente como la resolución de acertijos -como sabéis, aquí nos encantan. Así que hemos vuelto a probar un reto que nos propone Escape Welt: si anteriormente viajamos al pasado, a la época del antiguo Egipto, para desentrañar el misterio de una pirámide, ahora nos vamos al presente o futuro cercano, a la época del espacio, en una misión contra el reloj para rescatar a un astronauta de una muerte cierta.

El sistema es tan sencillo como complejo: una caja que debemos abrir usando solamente nuestra lógica e intuición. Es un proceso de varias fases encadenadas que nos llevará a la resolución del acertijo.

Por si no somos capaces de resolver alguna de esas fases, podemos solicitar -para cada fase- varias pistas. Debo decir que en esta ocasión hemos tenido que recurrir a esta opción, y que el camino hacia la solución es lógico, imaginativo y entretenido.

Este bonito juego es un regalo que encantará a todos los amigos de las aventuras, de los acertijos y de los razonamientos inteligentes. Es también una forma original de «envolver» otro regalo, ubicando el obsequio en el compartimento en donde el astronauta espera, impaciente y nervioso, su rescate.

Mariposas, de Elizabeth Hargrave (Devir Iberia)

Cada primavera, millones de mariposas monarca salen de Michoacán, en el centro de México, dispersándose por el este de Estados Unidos y Canadá, en vuelos de hasta 40 kilómetros diarios. Cuando llega el otoño, también millones de esas mariposas regresan a México. Ya no son las que se fueron, sino que han pasado varias generaciones. Estas vivirán unos siete u ocho meses y, al llegar la siguiente primavera, se repetirá el ciclo. Las que llegan a México viven, como hemos dicho, esos meses: sus hijas y nietas, las que realizan la ruta migratoria, viven solamente unas semanas. Es una especie que está en peligro, así que las “paradas para monarcas”, jardines que intentan compensar la pérdida de algodoncillo (única fuente de alimento), son de gran importancia.

Tras conocer este proceso migratorio, Elizabeth Hargrave decidió hacer este maravilloso juego. Es un juego para un número de jugadores entre 2 y 5 y para una edad a partir de 14 años. La duración de una partida es, aproximadamente, de una hora (entre 45’ y 75’).

El objetivo es, como podemos suponer, realizar el recorrido de las mariposas monarca, así que comenzamos colocando una de nuestras mariposas en la gran casilla de Michoacán. Hay mariposas de cuatro generaciones (1-4); aquí colocaremos, lógicamente, la de generación 1.

Existen las llamadas “cartas de acciones”, que nos indican qué debemos realizar en nuestro turno. Estas cartas son del tipo “mueve una mariposa cuatro casillas” o “avanza dos mariposas dos casillas”. Según en donde caigamos, podemos realizar diferentes tareas, como reproducirnos (si caemos al lado de un algodoncillo y tenemos suficientes flores), recoger una flor (si caemos en una flor o en una parada -en una ciudad- creada por humanos). Las fichas de parada pueden darnos una carta de ciclo vital (que recorren el ciclo vital de las mariposas: huevo, oruga, crisálida, adulta); completar un ciclo vital nos dará beneficios extra (como una mariposa, un turno o un punto, por ejemplo).

Al igual que en la vida real, cada viaje y cada estación son unas aventuras diferentes. Por eso, en cada partida, se escogen al azar tres cartas de objetivos de estaciones -una por estación- que pueden cambiar por completo la estrategia de la partida.

Tras cada estación, y basándonos en cómo se haya desenvuelto esa fase de la partida, obtendremos una puntuación. La suma de las puntuaciones de las tres estaciones (primavera, verano, otoño) es nuestra puntuación final.

No quiero terminar sin decir que, además de ser un juego muy bien pensado y con una alta carga de conciencia medioambiental, es estéticamente precioso: nos ha gustado el grafismo, el tablero… incluso la caja. Y mención especial para esas mariposas de madera que se van a desplazar por el mapa.

Os dejo aquí una deliciosa entrevista a Elizabeth Hargrave, realizada por Benjamín Amorín, de Devir Iberia.

La búsqueda del tesoro de la pirámide, Quest Pyramide, de Escape Welt

En casa, como sabéis, nos gustan mucho las escape rooms, los acertijos, los cubos de rubik y los juegos. Con ese panorama, está claro que los juegos de Escape Welt eran una apuesta segura.

Hemos recibido el juego Quest Pyramide. Era nuestro primer juego de este estilo, y nos hemos divertido muchísimo: hemos pasado largos y entretenidos ratos jugando en familia. Se trata de ir resolviendo una serie de acertijos que permiten ir avanzando hasta desentrañar el secreto que la pirámide oculta desde hace milenios.

Se propone el reto de conseguir el objetivo en un tiempo de 60 minutos. Adicionalmente, hay un conjunto de pistas que se pueden ir descargando si se necesita ayuda. En el juguete, como podéis ver, hay una serie de símbolos, que son fundamentales para guiarnos en el camino de la resolución del problema. Os podemos adelantar que no suele haber demasiado margen para las interpretaciones o el azar: quienes escondieron hace milenios el tesoro nos dejaron pistas suficientes para poder encontrarlo.

Como es un juego compacto, que no ocupa espacio, hemos podido no solamente jugar en casa, sino llevarlo con nosotros a la piscina. Está muy bien hecho y no nos ha dado ningún problema de posible rotura. Eso sí, se indica que no es necesario forzar nada: cuando funciona, funciona sin problema.

Si quieres hacer un regalo original, pasar un rato estupendo en familia o retar a ese grupo de amigos tan interesados en resolver acertijos, esta es una opción fenomenal. Incluso se puede utilizar como caja dentro de la cual guardar un (otro) regalo.

Escuela de Magia

¡Un accidente acaba de pasar en la escuela de magia! Durante una de las clases, uno de los alumnos ha borrado la memoria a todos sus compañeros sin querer. Ahora la única esperanza son vuestros peques, jóvenes magos y brujas, que deberán completar todas las tareas de los profesores de la escuela para devolver la memoria a los alumnos.

Comienzo de la historia de este Escape Room

El pasado fin de semana estuvimos jugando a esta Escape Room y lo pasamos de maravilla. Ambientado en el mundo de Harry Potter, con un argumento muy bien hilado y con una narración muy adecuada, este juego promete un buen rato de diversión y entretenimiento. Existe una versión alternativa orientado a niños más pequeños.

Al descargarlo os ofrece la posibilidad de aportar voluntariamente una cantidad de dinero. Os animo a hacerlo y os recuerdo que aportar 1 euro es mucho más que aportar cero.

Kingdom Builder, creación de Donald X. Vaccarino, de Devir

Teníamos muchas ganas de probar un juego de estas características. Se desarrolla sobre un tablero variable (tenemos ocho fragmentos de tablero de los que se seleccionan cuatro para jugar una partida; adicionalmente cada fragmento de tablero nos ofrece una acción especial, una acción extra que podemos realizar con cada turno) y con unas reglas también variables (se seleccionan tres conjuntos de reglas de un total de ocho existentes).

Estas reglas variables condicionarán la estrategia de cada partida y se definen en unas cartas denominadas con el nombre del juego: cartas de Kingdom Builder. Estas cartas muestran diferentes tipos de personaje y las reglas son coherentes con las características del personaje (el minero premiará los asentamientos cercanos a la montaña, mientras que el comerciante hará valer las rutas que unen castillos y lugares susceptibles de ser habitados).

Cada jugador tiene en su poder 40 asentamientos que debe distribuir por el tablero, siguiendo unas reglas preestablecidas, como siempre construir colindando con otro asentamiento, o construir solamente en ciertos tipos de terreno. Adicionalmente a esos tipos de terreno en los que se puede construir (prado, barranco, desierto, flores, bosque y -en casos muy concretos- agua), nos encontramos con otras losetas que indican diferentes lugares que traen aparejadas diferentes acciones (oráculo, granja, oasis, torre, taberna, granero, puerto y cercado).

Es un juego que nos está gustando muchísimo, es para un número de jugadores entre dos y cuatro, a partir de 8 años y con una duración estimada por partida de 45 minutos.