Juegos de mesa familiares gratis o liberados

Gracias a nuestra amiga Elena (¡gracias!) hemos llegado a este post de BaM! en el que se hace una recopilación estupenda de juegos de mesa que se pueden imprimir.

Muchos de ellos son juegos que han sido liberados por editoriales de juegos (y cuya versión física existe y sería muy recomendable que cuando pase esta época tan excepcional devolviéramos este bonito gesto.

Aquí os dejo el enlace, porque en BaM! lo cuentan de maravilla; aprovecho para recomendaros toda la web, es estupenda.

Combinando deporte y juegos

En estos tiempos de confinamiento han salido a la luz (y se han creado muchos nuevos) una barbaridad de actividades para realizar en casa.

Hoy os quiero presentar este juego de Kinder Sport al que llegué gracias a Raúl Chapado y la RFEA: una especie de oca que combina ejercicio con conocimientos deportivos. Os la recomiendo. En casa nos encanta y hemos jugado ya un montón de veces.

Carcassonne, de Devir Iberia

El post de hoy está dedicado a este juego mítico, Carcassonne. Además, es el juego por el que conocimos a Devir Iberia.

Es un juego, como podréis suponer por ese nombre que nos lleva a esa maravillosa ciudad occitana, ambientado en la Edad Media. Fue un juego ideado por Klaus-Jürgen Wrede y publicado en el año 2000. Se ha convertido en un juego de referencia y de culto.

Es un juego para un número de jugadores entre 2 y 5 y consiste en ir colocando -una en cada turno de cada jugador- fichas que van conformando un paisaje: sus ciudades, sus campos, sus iglesias, su caminos, sus ríos (hay extensiones que nos ofrecen más opciones). Sobre esas ubicaciones se pueden ir colocando las piezas que representan a los personajes. Cuando una ciudad cierra su muralla o un camino se completa, los jugadores correspondientes van ganando puntos.

Un entretenimiento genial para jugar en familia, más aún en estos días tan complicados. ¡Mucho ánimo a todos, amigos!

Figuras geométricas de Madera y Formas de Fracciones, de Toys of Wood Oxford

Hemos estado jugando con este nuevo juego (al menos para nosotros) de Toys of Wood Oxford (somos muy fans de esta casa por su calidad y por su orientación pedagógica) y debo decir que, desde el punto de vista matemático, me parece una herramienta fabulosa.

Consiste en ocho sets de piezas en las que se trabaja con cifras, formas, colores, tamaños y fracciones. Como concluiréis, da muchísimo juego. Os dejo algunas imágenes, para que echéis un vistazo.

Vertellis. Cuéntame más.

Vertellis (Cuéntame más en neerlandés) es una pequeña empresa de los Países Bajos que se ha propuesto, ehm… (estoy pensando cómo decirlo sin resultar exagerado)… cambiar el mundo.

Vivimos en una sociedad en la que la tecnología (bienvenida sea) nos une como nunca, pero a la vez también nos separa, y hace que nuestras conversaciones sean cada vez menos profundas y, por lo tanto, que cada vez nos conozcamos menos.

Además de una preciosa agenda mindfulness (Vertellis Chapters) que no he tenido la ocasión de probar, pero que tiene una pinta magnífica (es un libro/diario guiado de autorreflexión con preguntas, textos e historias dirigido a jóvenes y adultos; ayuda a crear un espacio de autoconocimiento y cuidado personal), esta empresa nos ofrece una colección de diferentes juegos de cartas, encaminadas a mejorar la comunicación en diferentes entornos:

  • Edición Clásica: juego dirigido a cualquier persona adulta. Preguntas de autorreflexión para compartir con la familia, los amigos o compañeros de trabajo. Las preguntas ayudan a crear conversaciones interesantes, fomenta la escucha activa y ayuda a crear una conexión real y sincera.
  • Edición Familiar: dirigida especialmente a núcleos familiares. Hay preguntas relacionadas con las rutinas de la familia, los deseos de cada persona, los recuerdos juntos, los planes futuros, o preguntas para dar la oportunidad de hablar de aquellos temas de los que aún no nos hemos atrevido a hablar.
  • Edición Parejas: buscando mejorar (o retomar, que a veces las mamás/papás lo tenemos difícil) la comunicación dentro de la pareja. Las preguntas de este juego tratan los recuerdos en común, las experiencias personales, los sueños y planes de pareja, los proyectos personales y proyectos en pareja, las opiniones sobre diversos temas, etc.

Con seguridad en el futuro habrá más opciones: pienso en un Vertellis para equipos deportivos, para empresas, o para colegios interesados en acabar con bullying; estoy seguro de que las mentes pensantes de la empresa han sopesado ya algunas de esas opciones y más.

La dinámica del juego es muy sencilla: básicamente consiste en ir tomando cartas del mazo y responder a la pregunta que se nos plantea. No son preguntas complicadas ni -por supuesto- con mala intención, sino todo lo contrario: preguntas enfocadas hacia mejorar el buen rollo, la confianza, la comunicación y el amor entre los jugadores. Las instrucciones nos ofrecen un modo de ver quién gana la partida, si es que queremos tal cosa. Pero la realidad es que en este juego ganan todos los jugadores.

La versión que hemos disfrutado es la Vertellis Edición Parejas, y no puedo evitar recomendárosla mucho: mejorar el conocimiento entre vosotros va a repercutir, para bien no solamente en la pareja, sino en cada uno de vosotros y en todo vuestro entorno. Si no tenéis regalo pensado para este San Valentín (o aunque lo tengáis pensado), os recomiendo encarecidamente este Vertellis Edición Parejas. Si no os llega a tiempo (ya que estamos muy cerca de la fecha), también os animo, ya que cualquier día es bueno para mejorar las relaciones con las personas a las que amamos.

Ratzzia, de Devir Iberia

Bien sabéis cuánto nos gustan en casa los juegos de Devir. Hemos estado jugando con Ratzzia, de Sofía Wagner… y nos ha encantado.

En este juego, en el que se puede jugar a partir de 2 jugadores y de 8 años (aunque Irene -6 años- juega perfectamente) somos ratones cuyo objetivo es conseguir entrar en la despensa y robar comida subiendo hasta las estanterías. Y todo ello, lógicamente, sin que el gato nos pille.

Cada jugador tiene siete dados (con lo cual, como sabiamente apuntó Dani, garantizamos que al menos un número salga repetido), y los lanza en cada tirada. Los dados sirven para ir escalando hacia los estantes. Cuando llegamos a la estantería se nos indica qué acción debemos realizar (llevarnos una recompensa, conseguir un dado caramelo, robar la mitad de la comida a un compañero, poner a buen recaudo la comida conseguida hasta el momento -pudiendo guardarla en un bonito saquito-, provocar un intercambio de comida entre todos los jugadores…).

Hablamos antes de que todo esto era posible si el gato nos lo permite. Y es que una fila de casillas (independiente de las que nos llevan a los estantes) representa al temible gato acercándose. Si el gato llega a la estancia, todos los ratoncitos deben recoger sus dados, por muy cerca que estuvieran ya de alcanzar la estantería. Que la vida vale más que conseguir la comida, vaya.

El juego es perfecto para 4 o 5 jugadores, pero se puede jugar siendo 2 o 3. En esos casos, se anulan algunas de las casillas, con el objetivo de impedir que la partida se alargue demasiado.

Un juego estupendo, y que os recomendamos mucho. Aquí ya hemos jugado unas cuantas partidas, y entre dos y cinco jugadores (que la abuela Pili también se ha apuntado). Lo llevaremos a próximas reuniones familiares, para disfrutarlo un montón entre todos.

Imagine, de Asmodee

Descubrimos este juego hace ya unos cuantos meses, de la mano de Fran y familia. Y nos encantó desde el minuto 1 (¡y los Reyes nos lo han traído este año!) La dinámica es tremendamente sencilla. En cada turno, el jugador al que le toca debe representar un elemento que le toca por azar (puede ser un concepto, un refrán, un objeto, un lugar…) ofreciendo una pista a los demás (la pista está también predeterminada).

¿Y con qué lo representamos? Pues ni palabras, ni gestos ni canciones. Lo representamos con unas cartas transparentes que, individualmente no cuentan mucho, pero en conjunto, sumados a nuestra imaginación (y a la de nuestros compañeros de juego), sí pueden representar el objeto que buscamos.

Por ejemplo, imaginemos que nos toca representar la Estatua de la Libertad. Y que la pista es «monumento». Pues la representación que aparece en la caja del juego es perfectísima:

Los números del 0 al 10 con las cifras de 2020 (y en ese orden)

Es un reto curioso, bonito y sencillo. Se trata de conseguir las cifras del 0 al 10 usando las cifras 2-0-2-0. Y con las operaciones matemáticas que queráis. Pero, eso sí, respetando el orden.

Por aquí hemos conseguido todos los números del 0 al 10, pero no indico todos por no fastidiaros la diversión. Van los tres primeros, a modo de ejemplo:

0 = 2 x 0 x 2 x 0

1 = (2+0) / (2+0)

2 = 2 + 0 + 2 x 0

Os dejo la diversión, amigos.