La decapitación de San Juan Bautista, de Caravaggio

Se encuentra en la concatedral de San Juan, en la capital de Malta, y representa el momento en el que, por capricho de Herodías, Juan Bautista, el precursor de Jesús de Nazaret, es decapitado.

De Caravaggio – St John’s Co-Cathedral, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=79669709

Siendo de Caravaggio, tenemos un precioso claroscuro, poniéndonos el foco en donde quiere. Los personajes de la ventana nos ayudan a entrar en la escena.

Como detalle final, en la sangre del Bautista está la firma del maestro («f michelangelo = fecit [lo hizo] michelangelo [merisi da caravaggio]).

Detalle del cuadro, firma de Caravaggio («f michelangelo»)

Beato de Liébana

El Beato de Liébana fue un monje nacido (quizá) en Liébana y fallecido (quizá) en Liébana, localidad cántabra ubicada en un paisaje espectacular.

https://es.wikipedia.org/wiki/Li%C3%A9bana#/media/Archivo:La_Villa_de_Potes.jpg

Este monje escribió una obra dedicada al Apocalipsis (es su obra más destacada) que tuvo gran influencia en los siglos posteriores. Se han pasado a denominar beatos tanto estas obras como las obras siguientes inspiradas en ellas.

La técnica y el hecho de añadir imágenes se conoce como iluminación, y cada una de esas imágenes es una obra de arte, más valiosa por ser de hace casi mil años.

Me gusta destacar especialmente un mapamundi pensado para acompañar a esos comentarios al Apocalipsis.

De Illustrated by Stephanus Garsia (and other unnamed) – http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b52505441p/f5.item, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=28101252

La zona de Liébana está siendo estos días pasto de las llamas; al parecer, los incendios han sido intencionados. Mucho ánimo para los habitantes y para los equipos de rescate.

Moisés, de Miguel Ángel

Estamos hoy ante otro de esos trozos de mármol que el genio florentino transformó en vida. «Habla», se dice que le dijo Miguel Ángel al Moisés recién creado.

Fue planeado inicialmente para adornar la tumba de Julio II y nos muestra a Moisés, guía del pueblo judío hacia la tierra prometida, con las Tablas de la Ley en sus manos y un gesto airado, con sus ropajes cayendo sobre sus robustas piernas.

Está dotado de dos cuernos, para los que se han dado numerosas explicaciones; os cuento la que más me gusta: en su emplazamiento original (pensado para ser visto desde abajo) los cuernos no serían visibles, pero sí la luz reflejada en ellos.

No pudo Moisés escoger a mejor escultor para devolverlo a la vida.

https://twitter.com/guillenpacheco1/status/1584975107122139136

El gallo y la gallina de Santo Domingo de la Calzada

Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada.

Se cuenta que en ese bonito pueblo de La Rioja, hace ya siglos, una familia de peregrinos (madre, padre e hijo) decidieron hacer noche. La hija de los posaderos, no viendo correspondidos sus deseos por el joven viajero, decidió vengarse.

Colocó un objeto de valor en el zurrón del chico y, cuando habían salido ya los caminantes, denunció el robo. La denuncia desembocó directamente en acusación y condena a la horca.

A la vuelta de Compostela (según unas versiones) o al día siguiente (según otras), vieron los afligidos padres que el hijo seguía vivo. Esto fueron a notificárselo al alguacil, que no lo creyó, y verbalizó este descrédito: “eso es tan cierto como que este gallo que me voy a comer está vivo”… al descubrir la fuente, allí estaba el gallo vivo y cacareando.

Desde entonces, un gallo y una gallina (vivos) son protagonistas de esa catedral.

Para Lucía.

Arte, deporte, música y religión

Planteo hoy un tema en el que he pensado muchas veces: hay algunas disciplinas que, en la educación formal, no son protagonistas (de hecho, las asignaturas que las abordan suelen ser conocidas como las marías y destacan por su facilidad y por el poco mérito que se les otorga). Estas disciplinas se condensan en estos cuatro grupos: arte, deporte, música y religión.

Os presento los pobres frutos de mi humilde razonamiento sobre este asunto:

  • no son disciplinas que exijan una gran carga de racionalidad y en las que predomine la lógica, sino que son más dadas a la inspiración y más relacionadas con el sentimiento o la parte espiritual.
  • son disciplinas a las que se asiste extraescolarmente por puro placer, al menos en gran medida: el chaval que va a clases de matemáticas fuera del centro (en sus «horas libres») suele ser para poder alcanzar el nivel que el centro exige, no pasa eso con quien va a guitarra, pintura o fútbol.
  • son disciplinas en las que, teniendo mucho que ver con la expresión, el sentimiento o el juego, no se pueden hacer las cosas «mal» (enténdamonos: si yo juego al fútbol no lo hago tan bien como un futbolista profesional -ni no profesional-, pero como juego que es, estoy jugando, y eso -mi juego, el puro hecho de jugar- lo hago bien; del mismo modo, si un hombre primitivo hace su danza en torno a un fuego, no lo hace bien o mal, se expresa a su modo, y ya). Esto contrasta con lo en serio que en ocasiones nos tomamos esto: podemos enfadarnos porque alguien falla un gol cantado, pero raramente porque no consigue resolver un problema de matemáticas.
  • se forman grupos (este es el punto que veo más feo) de los cuales es difícil salir, suele tener un coste asociado, quizá por esa cercanía al placer de la que hablábamos antes. Es mucho más fácil dejar de ir a clases de matemáticas -sí, lo he tomado con esta maravillosa disciplina- que dejar de ir a clases de piano. Se hacen más preguntas y son necesarias más justificaciones.
  • son disciplinas dadas a la exhibición (en el mejor de los sentidos): festival de danza, partido de fútbol, exposición de escultura o procesión son mucho más habituales que festival -venga- de Química o las Jornadas de la Biología.
  • son disciplinas en las que se busca la excelencia, y no el mínimo necesario. Puedo ir a clase de Física para aprobar, pero si voy a clase de clarinete, quiero hacerlo lo mejor posible, mientras pueda.
  • volviendo al párrafo introductorio, son disciplinas que no reciben mucha atención en los temarios de estudios. Si la recibieran, ¿dejarían de practicarse extraescolarmente? Por contra, si las asignaturas a las que ahora se dedica más tiempo y esfuerzo pasaran a ser secundarias, ¿se produciría un boom de aprendizaje extraescolar?

Espero vuestras opiniones 🙂

La mezquita del Cristo de la Luz

Hoy desacralizada, fue iglesia dedicada al Cristo de la Luz; antes, sí, mezquita, la de Bab al-Mardum; todavía más antes, iglesia visigoda. Y si excavamos aún más, real (en la roca) y figuradamente (en el tiempo) veremos que por allí pasaba una calzada romana.

Testigo de al menos los dos últimos milenios, por tanto. La mezquita se construyó hace uno, en el año 999, en pleno esplendor del Califato de Córdoba. Ya cuando Toledo volvió a ser cristiana, se le añadió ese ábside mudéjar que la hace única.

Nos cuenta la leyenda que, recién reconquistada Toledo por los cristianos, el caballo del rey no quiso avanzar, quedándose arrodillado al llegar a la mezquita. Tras excavar, se encontró una imagen de un Cristo junto a una lámpara de aceite que por tres siglos permaneció encendida, esperando el final del dominio musulmán de esa ciudad de las tres culturas. El Cristo de la Luz.

De Jl FilpoC – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=25033987

Las alfombras de La Orotava

La Orotava es una localidad situada en la isla canaria de Tenerife. Allí, además de las alfombras de flores, esas obras de arte han habituales en tantos lugares, se hacen también alfombras de ceniza (hablamos de islas volcánicas).

Lo que comenzó siendo una acción de una sola familia, los Monteverde, crear una bonita alfombra de flores para honrar el paso del Santísimo Sacramento, fue rápidamente imitado por otras muchas, y de ahí tenemos las calles alfombradas con flores.

Por otra parte, con motivo de recepciones de importancia (la Marina Española en 1905, el rey Alfonso XIII en 1906), se alfombró con ceniza parte de la Plaza del Ayuntamiento. Algunos años después, en 1919, comenzó a realizarse de forma anual y pasó a formar parte de la procesión del Corpus.

Son unas alfombras de gran colorido y con efectos de perspectiva, y fue iniciado por Felipe Machado. Se necesitan unos 60 días para realizarse. Como curiosidad, indicaré que los dos primeros días duele la espalda de los alfombristas, a partir del tercero ya no se acuerdan de ella (no sé si porque ya no les duele o porque están metidos en los avances alfombriles).

La Saeta, de Antonio Machado

Hoy comparto con vosotros un poema muy apropiado para estas fechas: La Saeta, de Antonio Machado, en el que, con su sencillez característica, nos resume tanto la Semana Santa y sus procesiones, como la fe en la que el poeta cree:

 "¿Quien me presta una escalera,
para subir al madero
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?"
Saeta popular


¡Oh la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos,
siempre con sangre en las manos
siempre por desenclavar!
¡Cantar del pueblo andaluz
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz!
¡Cantar de la tierra mía,
que echa flores
al Jesús de la agonía,
y es la fe de mis mayores!
¡Oh, no eres tú mi cantar!
¡No puedo cantar, ni quiero,
a ese Jesús del madero,
sino al que anduvo en el mar! 

Y este poema debe acompañarse siempre con la magnífica música y voz de Serrat:

Semanas santas, pasos y obras maestras

En los no demasiado lejanos siglos en los que la mayoría de la población era analfabeta (y la Biblia no se podía traducir a las lenguas de uso común), los pasos de Semana Santa eran la mejor forma de explicarle a la gente los principales pasajes de la pasión y muerte de Jesús de Nazaret, a falta de youtubes y televisiones.

Hoy os traigo este vídeo promocional de la Semana Santa de Valladolid, ciudad que congregó lo mejor y más granado de la imaginería. Os recomiendo disfrutar su maravilloso Museo Nacional de Escultura, disponible en cualquier época del año.

El Perdón (en Navarra, España)

En las proximidades de Pamplona, y formando parte del Camino de Santiago, se encuentra la Sierra del Perdón, con su Alto del Perdón (desconozco si es su nombre oficial, pero así se lo oigo decir a los peregrinos, que más suyo que nuestro es el Camino).

En esa sierra se ubica un parque eólico, y allí se puede observar una escultura de Vicente Galbete, realizada en chapa. Representa a peregrinos de diferentes épocas, compartiendo fe, ilusiones, cansancios y Camino.

No conocía la escultura, ya que aún no he hecho el Camino -espero algún día-, pero la muy recomendable página de Facebook Ultreia y Suseia, dedicada al tema, publicó hace unos días una maravillosa foto, en el que un peregrino de hoy coincidía con aquellos peregrinos de ayer, en un paisaje adornado por la nieve. La fotografía es de Villar López, de la Agencia EFE.

Alto del Perdón, Villar López, Agencia EFE.

Nos cuentan los que ya lo pasaron que tras ese alto viene una bajada durísima. Buen Camino.