Para que no nos afecte el cambio de hora

Todos los años, en dos ocasiones, tenemos que modificar la hora de nuestros relojes, adelantando o retrasando la hora. Esto provoca múltiples incomodidades y, en el fondo, nos obliga a sufrir un pequeño jetlag en el que las horas de comidas y de sueños son las más afectadas.

Así que se me ha ocurrido esta propuesta, a ver qué os parece (para quien pueda -y quiera- aplicarla). Ya que dentro de poco tenemos que adelantar una hora nuestros relomóviles, ¿qué tal si vamos adelantando cada día cinco minutos, cómo lo veis?

El escritorio

Esta fotografía forma parte de un reto que me ha propuesto mi admirado Manuel Prieto. Una fotografía en blanco y negro cada día, durante siete días seguidos. Sin personas. Sin explicaciones. De mi vida cotidiana. Aquí está la primera. 1/7.

El escritorio

Bullet Journal, un sistema analógico para la era digital

Todo lo que necesitas es una agenda y un bolígrafo. Ni aplicación para el móvil o tablet, ni web. El método Bullet Journal nos propone volver al método tradicional y aprovechar sus ventajas. Su fuerte, la simplicidad: nos propone dividir nuestras actividades en tres grupos: tareas (acciones que deben llevarse a cabo), eventos (acontecimientos que van a suceder) y notas (anotaciones generales).

Aquí te muestro un par de ejemplos. Bonitos, ¿verdad?

¿Vacaciones libres?

Si tú fueras empresario, ¿le darías a tus empleados libertad total para escoger la duración de sus vacaciones? Pues esto es lo que hace Cyberclick. Y, al parecer, les funciona de maravilla. Eso sí, cada uno tiene que negociarlo con sus compañeros. Nadie se toma seis meses de vacaciones (aunque la empresa se lo permitiría) por su responsabilidad y por la responsabilidad hacia sus compañeros.

¿Cómo lo veis? ¿Aplicable a cualquier empresa?

Yo siempre he sido partidario de libertad absoluta: horario libre, sobre todo. Creo que el rendimiento se dispara cuando el empleado está a gusto. ¿Qué opináis?

Las cuatro lecciones del gol de Gareth Bale

Lo habréis visto una y mil veces (y si no es así, tenéis el video en este mismo post):

Carvajal recupera un balón, Isco lo salva por los pelos ante de que se vaya fuera, Coentrao casi lo mismo… y el balón llega a Gareth Bale. Aquí tenemos la primera lección: el trabajo de equipo.

Y el buen jugador galés, una vez consigue el balón, tiene claro su objetivo (el gol) y se lanza a por él. Segunda lección: tener el objetivo claro.

Al poco, Bartra lo empuja y lo echa del campo. Aquí Bale tendría dos opciones: tirarse (con lo cual sin duda habría una tarjeta -mínimo amarilla- para Bartra) o abandonar la carrera hacia un balón casi imposible. Pero no. Aquí van dos lecciones: no dejar lugar para las quejas y no rendirse.

Como consecuencia de todo lo anterior, Bale sigue corriendo hacia el balón y lo alcanza. Bartra intenta hacerle falta en tres ocasiones más, sin éxito.

El final ya lo sabemos: gol de Bale y el Real Madrid campeón de la Copa del Rey.

If I can can, you can can

Si yo puedo poder, tú puedes poder.

Maysoon Zayid nació con parálisis cerebral y su vida es una bonita historia de superación (mujer, palestina, discapacitada… y habitante de New Jersey, bromea). Os recomiendo mucho que dediquéis los 14m12s que dura este vídeo.

Gracias, Mariana!

El reto de un post al día

El año pasado (2013) me propuse un reto el día 1 de Enero: escribir un post diario en este blog. Tuve un éxito moderado, siendo generosos: llegué hasta el 3 de Enero. Así que este año me lo he vuelto a proponer (ya sabéis eso que dicen de que las listas de objetivos se podrían reciclar de un año para otro). Y bueno, este año vamos mejor. Escribo esto el 28 de marzo y todavía seguimos con un post al día desde el 1 de Enero.

Comparto con vosotros alguna reflexión que he hecho con respecto a este asunto:

– Calidad de los posts: creo que mis posts, en general, han bajado mucho su calidad. Sin embargo, de vez en cuando (y cada vez más de vez en cuando) sale alguno mejor. Confío que esto vaya pasando más a menudo. Hay días en los que son las once de la noche y aún no he publicado el post, así que de ahí no puede salir mucha calidad. Aunque hay alguno bueno, repito, la calidad media está por debajo de la de antes.

– Rutina: esto me está siendo lo más fácil. El hombre es un animal de costumbres y, si se lo propone, rápidamente coge una rutina. Creo que no es necesario estar adiestrados desde pequeños para ello, aunque no puedo afirmarlo al 100%, ya que demasiadas cosas de nuestra vida se hacen de forma rutinaria.

– Escribir con las entrañas: esto tiene mucha relación con la calidad que comentábamos más arriba. Antes escribía cuando tenía algo que escribir, y había mucho de corazón en cada post (sí, también de cabeza). Ahora no suele haber tanto corazón, y eso me preocupa.

No puedo garantizar seguir cumpliendo este objetivo, aunque por ahora lo voy a intentar. Ni siquiera puedo garantizar querer seguir cumpliéndolo. Confío, como digo, en que cada vez los posts sean mejores y que provengan más del corazón.