Necesitamos universitarios

Hemos convertido en demasiado habitual ese discurso de “no merece la pena hacer una carrera”, discurso asentado sobre dos pilares fundamentales: 1) el dinero que gana un universitario no tiene por qué estar por encima del que gana una persona sin carrera y 2) lo que se aprende en la universidad no sirve para nada.

Vaya por delante que este no es un post clasista: conozco a no universitarios mucho más inteligentes -y cultos- que personas con carreras superiores.

Dicho ello, aquí van mis opiniones sobre esos dos pilares:

El dinero que se gana no es necesariamente un reflejo de lo que esa persona sabe o aporta. Bien puede ser que un matemático cobre menos que una persona cuya profesión no implica conocimientos abundantes o complejos. Pero el conocimiento va a ayudar a toda la sociedad… si está preparada. Y esto nos lleva al segundo punto:

Lo que se aprende en la universidad no sirve para nada… si la sociedad -otra vez- no está preparada. Ambas deben apoyarse: sociedad y universidad para que sí sirva. Ambas -todos- saldremos muy beneficiados.

Torre de Pisa (y catedral y baptisterio)

Si el pasado miércoles nos acercábamos a disfrutar del campanile de la catedral de Florencia, hoy viajamos para ver la catedral de Pisa, junto con su baptisterio y su campanile, del que diría -opinión personal- que es el monumento más famoso del mundo: difícil encontrar alguien que no lo conozca.

Aquí tenéis este vídeo de este conjunto que merece una y mil visitas:

Robert Liston, el cirujano veloz

En los duros tiempos anteriores a la invención de la anestesia, la rapidez en las operaciones era un factor crítico. Y aquí, el escocés Robert Liston era el mejor de los mejores.

Os cuento alguna de sus más extraordinarias operaciones:

– consiguió eliminar un tumor escrotal (tumor de veinte kilogramos, que el paciente tenía que llevar en carretilla) en cuatro minutos.

– fue capaz de amputar una pierna en dos minutos y medio; eso sí, con la prisa que imprimía a sus operaciones (incitaba al público a contar el tiempo), amputó pierna y testículos.

– en otra amputación en la que consiguió rebajar ese tiempo, cortó también los dedos de su asistente. Murieron, por sepsis, el enfermo y el asistente; murió, por el shock, un miembro del público.

Estos son algunos de los casos más sorprendentes de este cirujano tan obsesionado por la velocidad que sostenía el bisturí en su boca para dejar sus manos libres.

El trozo de madera

Un bello poema, atribuido al francés Arthur Rimbaud, nos cuenta la historia de un trozo de madera, apilado con sus compañeros para arder durante el frío invierno.

El trozo de madera descubre que está llamado a ser violín, y comienza a dudar de si debe intentarlo o no. Le asaltan los miedos y las vergüenzas de ser violín y sonar mal -seguramente surgirán rápidamente los de la banda del telodije-, pero, al menos, lo habrá intentado.

¿Y si un trozo de madera descubre que es un violín?

Arthur Rimbaud

Fin de semana en Trujillo (Cáceres, España)

No soy imparcial si hablamos de Trujillo, adelanto. Trujillo es paz y Trujillo es historia. Recorrer sus calles y ser consciente de que el cielo, las piedras, los aires y los sonidos que los viajeros de hoy percibimos no son muy diferentes de los que percibían los viajeros de ayer es una experiencia bellísima, sobre todo cuando ese ayer puede ser, perfectamente, hace trescientos o cuatrocientos años.

Acompañadme en este paseo por la ciudad. Os va a encantar.

  • Plaza Mayor: comenzamos con un plato fuerte, una de las más bonitas plazas mayores. Irregular y en dos niveles, vigilada por la estatua de Francisco Pizarro, está rodeada por palacios, edificios históricos y la monumental iglesia de San Martín.
  • Santa María la Mayor: ya nos hemos alejado de la Plaza Mayor y atravesado la muralla por la puerta de Santiago. Llegamos a la iglesia románica de Santa María la Mayor, principal iglesia de Trujillo y durante mucho tiempo segundo templo más importante de la provincia (tras la catedral de Plasencia). Y admiramos su retablo. Nos detenemos a contemplar la pila bautismal, también románica, y dejamos que nuestra imaginación fantasee con el niño Diego García de Paredes, el Sansón extremeño, llevándosela a su madre para que pudiera recibir el agua bendita. Y subimos a las dos torres de la iglesia, regalando un paisaje de ensueño a nuestros ojos.
  • Alcazaba: llamado también castillo, aunque ya nos explicaron que castillo es en donde se vivía; si solamente tenía funciones militares se le llama alcazaba. Es visitable, y allí se encuentra la ermita a la virgen de la Victoria, patrona de Trujillo.

¿Dónde nos alojamos? Os recomiendo encarecidamente su parador, aunque estoy seguro de que hay otros alojamientos también maravillosos en la ciudad.

¿Dónde comemos? el propio parador es un lugar más que recomendable. También tenemos La Troya y La Cadena.

Es este un post abierto, así que con seguridad incluiré más información en el futuro.

Un soneto me manda hacer Violante, de Lope de Vega

Un soneto me manda hacer Violante,
que en mi vida me he visto en tanto aprieto;
catorce versos dicen que es soneto:
burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante
y estoy a la mitad de otro cuarteto;
mas si me veo en el primer terceto
no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando
y parece que entré con pie derecho,
pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo, y aún sospecho
que voy los trece versos acabando;
contad si son catorce, y está hecho.

Este conocidísimo poema del fénix de los ingenios es una muestra -para mí, asombrosa- de un dominio total sobre el lenguaje y sobre la poesía: escribe un soneto en el que se describe cómo es un soneto. Disfrutémoslo mucho.

¿A qué municipio pertenecen las islas Cíes?

La respuesta corta es que estas maravillosas islas pertenecen a Vigo, desde que la reina Isabel II así lo decidiera. Pero antes pertenecieron a Cangas, y hay buenos motivos para que así siguiera siendo.

Por una parte, la parroquia de Cangas -núcleo urbano- se llama de Santiago e Islas Cíes; por otra, se encuentran (esto lo digo a ojo, y bien pudiera estar confundido) mucho más cerca de Cangas que de Vigo. Finalmente, y según he leído (no he encontrado confirmación de esto), la iglesia del monasterio que existió en las islas -quedan ahora ruinas- estaba dedicada a nuestra señora de Darbo, parroquia perteneciente también al municipio de Cangas.

El conductor de autobús despistado

Despistado o, mejor dicho y en el más puro sentido de la palabra, ignorante. Lo habían contratado para llevar a aquel grupo de entusiastas turistas a la ciudad italiana de Génova, pero este buen hombre decidió no acudir a los mapas -aún no eran tiempos de gps- y fiarse de los carteles de información de las carreteras.

Se fio de los carteles, pero también, por desgracia, de su capacidad para interpretarlos.

Y por eso acabaron en Genéve (Ginebra, Suiza), también bonita, pero no era el destino deseado.

El campanile de la catedral de Florencia (de Giotto)

Este campanile (campanario) de casi 85 metros de alto se encuentra al lado del maravilloso Duomo, de esa catedral de una Florencia que fue el centro del mundo hace no demasiados siglos. Es un campanario exento, como era habitual entonces; para, al parecer, eliminar vibraciones en el edificio principal.

La obra fue comenzada por Giotto, pero falleció antes de completarla, así que su proyecto inicial, que contemplaba una altura de más cien metros, no llegó a realizarse. Campanile de Giotto, pues, aunque también trabajaron en él Pisano (que murió víctima de la peste) y Talenti, que fue quien completó la obra.

Puede visitarse, y os prometo que subir sus más de 400 escalones compensa holgadamente.

Para Marimar y Clara; sí Florencia es bella ya de por sí, imaginaos lo bonito que tuvo que ser para mí visitarla con vosotras.

De Michele Perillo – Trabajo propio, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=544675

¿Quieres mejorar en cualquier disciplina?

Lo primero, trabájala, porque ya sabes que el trabajo gana al talento si el talento no trabaja lo suficiente. Así que, tengas o no talento para esa disciplina, trabaja. Equivócate. Acierta. Equivócate. Trabaja.

Intenta ser cada día un 1% mejor que el día anterior. Eso hará que al cabo de un año seas un (1.01)^365 mejor. Y eso es mucho, es más de 30 veces mejor que lo que eras al principio. El trabajo diario y constante es muy enriquecedor y da muy buenos resultados.