¿Y si cierra Twitter?

Se habla en los últimos días del posible cierre de Twitter. Personalmente, no creo que se produzca a corto plazo, pero todo es posible.

Tenemos que ser conscientes de que en Internet estamos dando una gran cantidad de contenido a terceros. Contenido que llena las páginas y apps de Twitter, Instagram, Facebook y muchísimas más.

Lo único que es realmente nuestro en Internet es nuestra web y nuestro correo. Preferiblemente, asociados a un nombre de dominio que también debemos tener bajo nuestro control. Y así, cierre una o cierren mil redes sociales, nuestro contenido seguirá a salvo.

Los #hilodearte de Twitter

En twitter nos podremos encontrar auténticas maravillas. Yo soy especialmente fan de este medio. Y una de esas maravillas son aquellos hilos que hablan de arte, etiquetados habitualmente como #hilodearte.

Por favor, haced la prueba de buscar en twitter y disfrutad.

¿Cuál fue la primera red social?

Todos hemos oído hablar de esa teoría que cuenta que cualesquiera dos personas estamos unidas por no más de seis grados de separación, seis personas que nos pueden relacionar.

Basándose en ella, e incorporando perfiles y relaciones, la página sixdegrees.com (1997) se considera la primera red social. Fue creada por el emprendedor Andrew Weinreich y era, básicamente, un directorio de personas.

Necesitamos ser escuchados

El periodista de El País Fernando Peinado -de quien ya hemos hablado en este blog- cometió ayer un error precioso: básicamente nos dijo a todo Twitter que quería hablar con nosotros en privado.

Peinado se corrigió rápidamente, pero nos dejó el regalo de su error: el tweet recibió -sigue recibiendo- miles de respuestas, retweets y likes.

Vivimos en tiempo en los que hablar es gratis. Pero ser escuchados, amigos, ser escuchados es algo que no tiene precio.

La página del millón de dólares

Alex Tew estaba buscando costearse su educación universitaria y -desconozco si tras darle muchas vueltas o ninguna- dio con una idea que resultó ser perfecta: una cuadrícula de 1.000 x 1.000 píxeles, es decir, de un millón de píxeles. A la venta cada uno de ellos, al sencillo precio de un dólar.

Así que vendió todos, ganando aproximadamente ese millón de dólares. Aproximadamente porque, según creo recordar, los últimos eran un poco más caros.

¿Qué os parece? ¿Un genio, un timador… o ambas cosas?

By Alex Tew – http://milliondollarhomepage.com/, https://en.wikipedia.org/w/index.php?curid=20132455

The Social Dilemma

Este documental de Netflix es de visionado obligatorio, al menos para quienes nos dedicamos profesionalmente a este mundo de Internet. Y muy recomendable para quienes usamos Internet (¿alguien no?)

The Social Dilemma nos muestra el control casi absoluto que ejercen las redes sociales sobre nuestras vidas y, en consecuencia, la falta de libertad y privacidad que eso supone. El primer paso -quizá el único, si no queremos ir más allá- es ser conscientes de ello. Hay un pequeño sector que sí está yendo más allá, y está dando de baja sus cuentas en redes sociales. Tengo dudas de que sirva de algo, eso sí.

No quiero terminar sin hacer dos apuntes: por una parte, muchos de quienes planificaron estos servicios ni buscaron, ni previeron, ni siquiera imaginaron el nivel de control que sus creaciones provocarían; por otra parte, está claro que las redes sociales nos ayudan a mejorar nuestra sociedad: contacto con seres queridos, acciones solidarias, actuación ante emergencias, imparable desarrollo de nuestra creatividad…

Mr Robot y su secuencia inicial

Mr Robot es una serie que gustará a los aficionados a (y profesionales de) la tecnología. No solamente, ya que también es una buena reflexión sobre nuestra sociedad y sobre las relaciones humanas.

La escena inicial, personalmente, me fascina. El protagonista, experto en seguridad, ha descubierto a qué turbios (más que turbios) asuntos se dedica el propietario de un boyante negocio. Desde las pocas pero concisas palabras que le aportan su timidez y su conocimiento, destroza a su interlocutor.

La primera página web de la historia

Tim Bernes-Lee, creador del lenguaje HTML (que permite, entre otras cosas, hacer que pueda haber enlaces desde un texto hacia otro texto), del protocolo HTTP (que permite que esas páginas HTML puedan enviarse de un sitio a otro) y de las URL (una forma de identificar de forma unívoca cualquiera de esas páginas), creó, en 1991 y en su propio ordenador del CERN, la primera página web.

En los enlaces al pie de este post podéis visitar esa página, antecesora de todas las demás.