Archivo de la categoría: Crianza

Clara Grima en CientíficasCasio

No sabéis las ganas que tenía de escribir este post. Fijaos qué ingredientes:

  • una marca de calculadoras que es garantía casi de eternidad (¿aún tienes tu primera Casio?)
  • un equipo de marketing (el de CasioEducativos) que es una auténtica joya, tanto en lo personal como en lo profesional. (Eloy, siempre encantado de tratar contigo).
  • nuestra matemática de cabecera, siempre dispuesta a acercar esa bonita ciencia a quien lo necesite (y nunca dispuesta a callarse cuando hay que hablar).
  • una ilustradora que desborda creatividad, sensibilidad y gusto por la Ciencia.

Pues con esos ingredientes, el plato no podía salir mal:

Casio, dentro de su línea de #científicasCasio, de la que ya hemos hablado en este blog, nos ofrece ahora esta preciosidad, con dos de sus calculadoras en edición limitada:

ClassWiz FX-991SPX IBERIA II
ClassWiz FX-82SPX IBERIA II

La ilustración -qué bonita, como todas las suyas- es de Raquel García Ulldemolins (Raquel Gu), cuyo estilo único también hemos disfrutado con Principia.

Y Clara Grima es… Clara Grima una maravilla. Solamente tengo el gusto de conocerla vía redes sociales, especialmente en Twitter. Como hemos dicho, merece mucho la pena seguirla. De verdad, una científica de referencia (no puedo no pensar en otras cuantas, en otros cuantos, que están haciendo de las redes sociales en castellano un lugar muy seguro, bonito y productivo en el que estar).

Gracias, Clara, por tu contribución incansable; gracias por tu defensa de la capacidad de las mujeres y tu esfuerzo acercándolas al mundo de la ciencia y de la tecnología. Gracias porque con gente como tú la generación que viene va a ser mejor que la generación que está. Así que este agradecimiento va, sobre todo, en nombre de mis hijos: gracias por ayudar a que su mundo sea mejor.

Para Irene y Dani. :*

Castigos y consecuencias (por enésima vez)

Por enésima vez y con n bastante grande. En estos últimos días se ha hecho viral la siguiente tabla:

Sí. Estremecedor si pensamos que lo planifica alguien que pretende educar. Ha habido rumores de que esta tabla no es real, pero por desgracia hemos visto cosas similares o peores en esas edades (al parecer es de un curso de primaria) e incluso en cursos inferiores.

Por una parte, se está pretendiendo cambiar la conducta a base de castigos. Por otro lado, se cae en el habitual error de confundir castigos con consecuencias. Todo mal. Ya no digamos la barbaridad -que no creo ni que sea legal- de dejar a un alumno sin recreo o sin Educación Física.

Necesitamos desde ya que se forme convenientemente a los maestros para que sepan hacer frente a los problemas habituales de su trabajo sin necesitar castigar a quienes pretenden educar.

Coursera, formación para todos

Coursera (https://coursera.org/) es un sitio web que nos ofrece una amplia variedad de cursos sobre multitud de temas. Os recomiendo echarle un vistazo e incrementar vuestro conocimiento.

Hay dos detalles que me gustaría comentaros:

1. Existen cursos “individuales” que forman parte de un programa mayor (por ejemplo, tenemos unos 8-10 cursos relacionados con diferentes aspectos de la estadística que conforman un programa de Estadística).

2. Podéis obtener un certificado tras hacer los cursos (de pago), pero también podéis cursar de forma gratuita la formación, en este caso, eso sí, sin certificado. Esto (la formación gratuita no certificada) se logra haciendo click en “Audit” cuando entramos en un curso.

Necesitamos universitarios

Hemos convertido en demasiado habitual ese discurso de “no merece la pena hacer una carrera”, discurso asentado sobre dos pilares fundamentales: 1) el dinero que gana un universitario no tiene por qué estar por encima del que gana una persona sin carrera y 2) lo que se aprende en la universidad no sirve para nada.

Vaya por delante que este no es un post clasista: conozco a no universitarios mucho más inteligentes -y cultos- que personas con carreras superiores.

Dicho ello, aquí van mis opiniones sobre esos dos pilares:

El dinero que se gana no es necesariamente un reflejo de lo que esa persona sabe o aporta. Bien puede ser que un matemático cobre menos que una persona cuya profesión no implica conocimientos abundantes o complejos. Pero el conocimiento va a ayudar a toda la sociedad… si está preparada. Y esto nos lleva al segundo punto:

Lo que se aprende en la universidad no sirve para nada… si la sociedad -otra vez- no está preparada. Ambas deben apoyarse: sociedad y universidad para que sí sirva. Ambas -todos- saldremos muy beneficiados.

¿Quieres mejorar en cualquier disciplina?

Lo primero, trabájala, porque ya sabes que el trabajo gana al talento si el talento no trabaja lo suficiente. Así que, tengas o no talento para esa disciplina, trabaja. Equivócate. Acierta. Equivócate. Trabaja.

Intenta ser cada día un 1% mejor que el día anterior. Eso hará que al cabo de un año seas un (1.01)^365 mejor. Y eso es mucho, es más de 30 veces mejor que lo que eras al principio. El trabajo diario y constante es muy enriquecedor y da muy buenos resultados.

Estrategia para volver (pronto) a la vida normal

Quienes me seguís ya sabéis que el tema de la pandemia me preocupa, y mucho. Me parece fundamental volver a nuestra normalidad.

Así que planteo esto, a ver qué os parece:

  • Cuando un municipio llega a 0 casos diagnosticados en los últimos 7 días, se hace cierre perimetral de verdad: solamente se puede salir o entrar para situaciones de primera necesidad.
  • Si transcurren 7 días más y seguimos con 0 casos (ya son 0 casos diagnosticados en los últimos 14 días), se eliminan todas las restricciones dentro del municipio.
  • Si llevamos esos 14 días con 0 casos y el municipio es fronterizo con otros que hayan alcanzado el mismo nivel, se permite la movilidad entre ellos.

¿Qué inconveniente veis? Actividades como trabajar o estudiar no entrarían en lo que considero primera necesidad. Debería subvencionarse a trabajadores y empresas para compensar esas pérdidas. Y esas pérdidas serían menores que no seguir con la pandemia, que es lo que nos está pasando.

¿Qué os parece?

Profesores, emociones y lecciones magistrales

Mucho hablamos en estos tiempos de la importancia de las emociones. Importancia que, por supuesto, nadie niega. En nuestra defensa de las emociones caemos muchas veces en errores como la condescendencia o similares. Este recorrido que nos hace Andrés Rivera (@followero en twitter; seguidlo si aún no lo hacéis, por favor) es una maravillosa lección magistral. Disfrutadlo:

COVID y colegios: gracias, chicos; gracias, profes.

Hace aproximadamente un año compartí esta estremecedora imagen del semanario francés Charlie Hebdo, en la que se destacaba el peligro de retomar las clases presenciales.

Lo compartí porque veía ese gravísimo peligro, y porque daba por hecho que no llegarían los colegios abiertos a finales de septiembre. Y llegaron abiertos, en su gran mayoría. A finales de septiembre y también al final de curso. Gracias a la labor de alumnos y profesores (y -un poco de autobombo- seguro que también a mamás y papás educando e informando a los peques).

Es cierto que no hemos sabido la repercursión exacta de haber tenido las escuelas abiertas, ya que no se han hecho, por ejemplo, tests a toda la clase cuando ha habido un positivo (y bien podría ser que eso hubiera sido vía de contagio hacia fuera del cole, sin detectarse).

Tampoco se han tomado medidas del tipo, ante un positivo, confinar a todo alumno y profesor que haya compartido aula (en esto me basaba yo, sobre todo, para indicar que no llegaríamos a finales de septiembre); en ese sentido, se han relajado medidas con respecto a otros ámbitos (como también se han relajado en transporte, turismo o industria).

El panorama hoy es mucho mejor que hace un año: somos ya muchos los vacunados (incluso entre los alumnos de secundaria han comenzado ya las vacunaciones) y conocemos mejor la enfermedad. En todo caso, sigamos manteniendo medidas y -deseo imposible- reduciendo la ratio, como viene reclamando el profesorado desde hace ni se sabe.

Gracias, chicos; gracias, profes.

Adelántate a la materia

Hoy voy a comentar una sencilla costumbre que a mí me ha ayudado en mis estudios y que creo que puede ayudar a cualquiera: se trata, simplemente, de revisar la materia que se va a impartir antes de que el profesor la explique. Esto nos dotará de un conocimiento previo y, sobre todo, del esfuerzo mental de aproximarnos a la información. Nos coloca, en definitiva, en mejor situación.

Las ventajas son múltiples: cuando el profesor explica el tema ya no es desconocido, lo cual nos permitirá seguir el desarrollo y atender con más comodidad; por otra parte, podremos hacer preguntas más razonables y mejores, que nos van a permitir profundizar en la materia de un modo que no habríamos hecho; finalmente, tener una visión global del tema que el profesor está desarrollando nos permite ubicar en el lugar correspondiente la información que recibimos (sabremos si es simplemente un preámbulo, si es la parte principal o si son las conclusiones, por ejemplo).

Espero que, como a mí me ha servido, te sirva a ti también. Feliz aprendizaje.