De charla con @followero

Desde hace unos años sigo en Twitter a Andrés Rivera @followero. Comencé a seguirlo, en gran medida, por lo lejos que me parecía que estaban nuestras formas de pensar y de entender la educación. He aprendido mucho leyéndolo. Y también me he dado cuenta que, cuando pones alumnado y transmisión de conocimiento en el centro (y no estás cerrado a escuchar) no hay ningún problema en estar en las antípodas -no era el caso- de otra persona.

Os invito hoy a disfrutar de estar charla de Antonio Iván con Andrés Rivera, llena de experiencia y de sentido común.

Monforte de Lemos, en Galicia

Hasta este mismo año nunca había podido visitar esta bonita ciudad gallega. Y debo decir que, aunque no pude pararme en sus múltiples y variados edificios, me he sorprendido ante su riqueza, que desconocía por completo.

El edificio que más me impactó fue el Colegio de Nuestra Señora de la Antigua, conocido como El Escorial gallego: es de estilo herreriano y es lo único (o de lo poco) de este estilo que tenemos en Galicia. Para colmo de bienes, alberga obras de El Greco y de Juan de Bolonia.

Otro lugar que merece una segunda visita es el conjunto formado por el palacio de los condes de Lemos y el monasterio de San Vicente del Pino. Hoy forman ambos parte de un Parador Nacional, así que no debería haber muchas dudas sobre dónde alojarse en esa ciudad.

También merece la pena el llamado Puente Romano (digo «llamado» porque es del siglo XVI). Cruza el río Cabe y sí, sus orígenes son romanos.

¿Qué opináis de Monforte para vuestra próxima escapada?

Para Julia :*

De Zarateman – Trabajo propio, CC0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=50657316

Beato de Liébana

El Beato de Liébana fue un monje nacido (quizá) en Liébana y fallecido (quizá) en Liébana, localidad cántabra ubicada en un paisaje espectacular.

https://es.wikipedia.org/wiki/Li%C3%A9bana#/media/Archivo:La_Villa_de_Potes.jpg

Este monje escribió una obra dedicada al Apocalipsis (es su obra más destacada) que tuvo gran influencia en los siglos posteriores. Se han pasado a denominar beatos tanto estas obras como las obras siguientes inspiradas en ellas.

La técnica y el hecho de añadir imágenes se conoce como iluminación, y cada una de esas imágenes es una obra de arte, más valiosa por ser de hace casi mil años.

Me gusta destacar especialmente un mapamundi pensado para acompañar a esos comentarios al Apocalipsis.

De Illustrated by Stephanus Garsia (and other unnamed) – http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/btv1b52505441p/f5.item, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=28101252

La zona de Liébana está siendo estos días pasto de las llamas; al parecer, los incendios han sido intencionados. Mucho ánimo para los habitantes y para los equipos de rescate.

Sol

Solenoides solícitos soliviantan solo soles solustrenses.

Publicada el
Categorizado como Microrrelatos Etiquetado como

Moisés, de Miguel Ángel

Estamos hoy ante otro de esos trozos de mármol que el genio florentino transformó en vida. «Habla», se dice que le dijo Miguel Ángel al Moisés recién creado.

Fue planeado inicialmente para adornar la tumba de Julio II y nos muestra a Moisés, guía del pueblo judío hacia la tierra prometida, con las Tablas de la Ley en sus manos y un gesto airado, con sus ropajes cayendo sobre sus robustas piernas.

Está dotado de dos cuernos, para los que se han dado numerosas explicaciones; os cuento la que más me gusta: en su emplazamiento original (pensado para ser visto desde abajo) los cuernos no serían visibles, pero sí la luz reflejada en ellos.

No pudo Moisés escoger a mejor escultor para devolverlo a la vida.

https://twitter.com/guillenpacheco1/status/1584975107122139136

Los nicanores de Boñar

Descubrí su existencia en Madrid, cerquita de aquellas maravillosas oficinas de Cell (qué buenos recuerdos).

Son un postre de hojaldre, originalmente llamados hojaldras, puesto en marcha en 1880 por el pastelero de Boñar Nicanor Rodríguez González. El nombre de hojaldras les duró poco, y pasaron a llamarse nicanores.

Un crucigrama diario

En aquellos remotos tiempos -que a veces me gusta traer a este 2022- en los que era habitual que los domingos por la mañana, junto con la lectura del periódico -y una primera taza de caldo- se rellenara el crucigrama, siempre había ese espacio para recordar viejas palabras y para aprender nuevas.

Si os gustan los crucigramas, os invito y animo a visitar esta página.

El gallo y la gallina de Santo Domingo de la Calzada

Santo Domingo de la Calzada, donde cantó la gallina después de asada.

Se cuenta que en ese bonito pueblo de La Rioja, hace ya siglos, una familia de peregrinos (madre, padre e hijo) decidieron hacer noche. La hija de los posaderos, no viendo correspondidos sus deseos por el joven viajero, decidió vengarse.

Colocó un objeto de valor en el zurrón del chico y, cuando habían salido ya los caminantes, denunció el robo. La denuncia desembocó directamente en acusación y condena a la horca.

A la vuelta de Compostela (según unas versiones) o al día siguiente (según otras), vieron los afligidos padres que el hijo seguía vivo. Esto fueron a notificárselo al alguacil, que no lo creyó, y verbalizó este descrédito: “eso es tan cierto como que este gallo que me voy a comer está vivo”… al descubrir la fuente, allí estaba el gallo vivo y cacareando.

Desde entonces, un gallo y una gallina (vivos) son protagonistas de esa catedral.

Para Lucía.

Sacamuelas que quería concluir con la herramienta de una boca, de Francisco de Quevedo

¡Oh, tú, que me comes con ajenas muelas, 
mascando con los dientes que nos mascas,
y con los dedos gomias y tarascas
las encías pellizcas y repelas;


tú, que los mordiscones desconsuelas,
pues en las mismas sopas los atascas,
cuando en el migajón corren borrascas
las quijadas que dejas bisagüelas;


por ti reta las bocas la corteza,
revienta la avellana de valiente,
y su cáscara ostenta fortaleza!


Quitarnos el dolor, quitando el diente,
es quitar el dolor de la cabeza,
quitando la cabeza que le siente.

Ya nadie odia como odiaba Quevedo. <3

Publicada el
Categorizado como Poesía