Sacamuelas que quería concluir con la herramienta de una boca, de Francisco de Quevedo

¡Oh, tú, que me comes con ajenas muelas, 
mascando con los dientes que nos mascas,
y con los dedos gomias y tarascas
las encías pellizcas y repelas;


tú, que los mordiscones desconsuelas,
pues en las mismas sopas los atascas,
cuando en el migajón corren borrascas
las quijadas que dejas bisagüelas;


por ti reta las bocas la corteza,
revienta la avellana de valiente,
y su cáscara ostenta fortaleza!


Quitarnos el dolor, quitando el diente,
es quitar el dolor de la cabeza,
quitando la cabeza que le siente.

Ya nadie odia como odiaba Quevedo. <3

Publicada el
Categorizado como Poesía

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.