Archivo de la etiqueta: la rioja

Clavijo y su castillo

A unos pocos kilómetros de la ciudad de Logroño, capital de La Rioja, se encuentra el pequeño pueblo de Clavijo, vigilado desde lo alto por su castillo. Castillo que, aun en ruinas, asombra y causa admiración.

En Clavijo se ubica la leyenda que nos cuenta que el apóstol Santiago bajó de los cielos para luchar con el bando de los cristianos frente a los musulmanes. Con ese gran defensor, no es de extrañar que ahora la Cruz de Santiago ocupe un lugar de privilegio entre las ruinas del castillo. Se desconoce la fecha de origen del mismo, pero probablemente estamos hablando del siglo X (y quizá sobre las ruinas de un castillo anterior).

Pero no solamente es el castillo el motivo de acercarse a Clavijo: la iglesia de la Asunción, la Real Basílica de Santiago y el monasterio de San Prudencio son dignos de visita. Además, los aficionados al senderismo encontrarán unas cuantas rutas muy interesantes en la zona.

Gonzalo de Berceo y los primeros versos en castellano

Quiero fer una prosa en román paladino,
En qual suele el pueblo fablar a su vecino,
Ca non so tan letrado por fer otro latino:
Bien valdrá, como creo, un vaso de bon vino.

Viajamos a la bellísima (toda La Rioja lo es, que no se enfaden nuestros queridos amigos de Arnedo) Rioja Alta y llegamos al Monasterio de Suso, en San Millán de la Cogolla, en donde se escribieron, hace ya más de mil años, esas glosas emilianenses, el primer recuerdo escrito que tenemos de aquella lengua que comenzaba a hablarse.

Un par de siglos después, aquella lengua, aquel román paladino que estaba dando sus primeros pasos, ya adoptaba la bella forma de los versos, gracias a la pluma y al talento de Gonzalo, un hombre que había nacido muy cerquita de San Millán, en Berceo, y que ahora era monje en ese Monasterio de Suso.

De Cenobio – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3834994

Ermita de San Esteban, en Viguera

Este es un templo único, probablemente visigodo en su origen (ss. VIII-X), fue reformado en los siglos X-XII (ya bien metidos en el románico). Se cree que pudo ser un punto de reunión para eremitas de lugares cercanos.

Destaca en esta monumento su ubicación, y destacan también sus pinturas románicas, realizadas durante la restauración del siglo XII.

Esta ermita estuvo abandonada, utilizada como lugar para recoger el ganado, y víctima de vandalismo. En 1999 se restauraron las pinturas -e imaginamos que se tomó conciencia de la importancia del monumento- y su última restauración data del año 2014.

Pertenece a la localidad de Viguera, en la Tierra de Cameros, en La Rioja. Comunidad, Tierra y localidad que bien merecen una visita, y que os recomendamos muchísimo.

De Pigmentoazul – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=15109853
De Bea.miau – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=85403340

San Millán de la Cogolla, La Rioja

Allí, por vez primera, alguien escribió en aquella lengua en la que hablaba el pueblo. Desde luego, no era el castellano actual, pero tampoco era el latín de los libros sagrados. Precisamente en el margen de uno de esos libros sagrados se escribieron esas notas, esas glosas emilianenses, en román paladino. ¿Conocéis el monasterio de Suso? Si os acercáis por La Rioja, os recomiendo que lo visitéis. Y muy cerca de allí, en Berceo, nació el poeta que se atrevió a escribir poesía en ese roman paladino «en cual suele el pueblo fablar con so vezino».

San Millán de la Cogolla, monasterio de Suso. Por aherrero.

San Millán de la Cogolla, monasterio de Suso. Por aherrero.

La Virgen de Tentudía

La historia es la misma, aunque los escenarios cambian según quién cuente la historia. La línea común es la siguiente: en una batalla entre cristianos y musulmanes, viendo que la noche se venía encima y que eso dificultaba la victoria cristiana, estos invocaron a la Virgen, con la expresión «¡Detén tu día!». La Virgen -no podía ser menos- detuvo el día y los cristianos vencieron.

Esta historia se cuenta, al menos, en la comarca de Tudía (Extremadura) y en Clavijo (La Rioja).