¿A quién ama la princesa?

Hoy os presento un proyecto de Verkami que me parece más que recomendable: un libro creado por la ilustradora, escritora y mamá -no necesariamente en ese orden- Verónica Camarzana.

Vivimos unos tiempos especialmente curiosos: quizá nunca hayamos sido tan conscientes de la importancia de la crianza, pero también quizá nunca hayamos estado (las mamás y los papás) tan ocupados y con tan poco tiempo para la labor más importante. Esta preocupación de la crianza ha hecho que muchas mamás (sobre todo mamás; papás: nos toca despertar) nos regalen sus reflexiones, consejos, aciertos y errores para que podamos ejercer cada vez mejor nuestra labor. Verónica es uno de esos faros que nos ayudan en los tiempos de oscuridad.

Y con este libro afronta lo que ella considera, creo que con acierto, nuestra asignatura pendiente: la autoestima. Es asignatura pendiente para niños, pero también para mayores. Creo que hay muchos factores para que esto sea así: por una parte, todas las agresiones que hemos recibido, principalmente en nuestra infancia; por otra, la dificultad de diferenciar el sabernos buenos con el creernos buenos.

En esa fina línea de amor y estima se ubica, por tanto, el tema central de este libro, en el que una princesa enferma necesita encontrar el amor verdadero.

No quiero terminar este post sin hacer una referencia a las maravillosas ilustraciones del libro. Aprovecho para presentaros a la princesa:

¿A quién ama la princesa? – Ilustración de Verónica Camarzana

Si queréis participar en el proyecto, todavía estáis a tiempo. Hay diferentes modalidades de participación, según vuestras posibilidades y necesidades y, además del libro, se nos ofrecen unas láminas para colorear que creo que encantarán a los peques, un marcapáginas bonitísimo, y otros muchos detalles llenos de buen gusto.

El poblado de La Hoya, en Laguardia

Viajamos hoy a la Rioja Alavesa, a los alrededores de la bellísima localidad de Laguardia. No solamente en el espacio es ese viaje, sino también en el tiempo: nos vamos más de tres mil años atrás para observar este poblado, habitado entre el 1.200 a.C. y el 250 a.C.

Yacimiento prerromano, por lo tanto. Aquí vivió la tribu celtibérica de los berones, siendo uno de los núcleos de población más importantes. Hablamos de un poblado muy próspero, que fue creciendo gradualmente, con unas fuertes ganadería y agricultura que permitían el comercio. Hasta que un suceso violento, posiblemente un ataque de alguna tribu enemiga asaltó la población de forma trágica, asesinando e incendiando. Los supervivientes decidieron reestablecerse en una colina cercana, lo que acabaría dando lugar a la susodicha Laguardia.

English: This image has been taken from the Lur thematic encyclopedia. The holder of its rights, The Basque Government, has released this encyclopedia under a free license, for its use in a project to enrich the Basque Wikipedia.

Canzón de Cuna pra Rosalía de Castro, Morta, de Federico García Lorca

No se conocieron en vida, ya que Federico nació después de la muerte de Rosalía. Pero eso no fue, obviamente, impedimento para la admiración que siempre mantuvo el poeta de Fuente Vaqueros por la obra de Rosalía.

Escribió Lorca unos cuantos poemas en gallego. Y uno de ellos, que traigo en esta semana de Rosalía, es esta Canzón de Cuna pra Rosalía de Castro, Morta. Os la dejo para que la disfrutéis:

¡Érguete, miña amiga,
que xa cantan os galos do día!
¡Érguete, miña amada,
porque o vento muxe, coma unha vaca!

Os arados van e vén
dende Santiago a Belén.

Dende Belén a Santiago
un anxo ven en un barco.
Un barco de prata fina
que trai a door de Galicia.

Galicia deitada e queda
transida de tristes herbas.
Herbas que cobren teu leito
e a negra fonte dos teus cabelos.
Cabelos que van ao mar
onde as nubens teñen seu nídio pombal.

¡Érguete, miña amiga,
que xa cantan os galos do día!
¡Érguete, miña amada,
porque o vento muxe, coma unha vaca!

Y un bonus maravilloso. Este poema con la música y la voz de Amancio Prada:

El

Elementos elegidos elidían eléctricos elípticos.

Grado en Historia del Arte

Como sabéis, los miércoles suelo escribir sobre arte en este humilde blog. Hoy he decidido curiosear sobre las materias que se imparten en un Grado de Historia del Arte, en concreto en el de la Universidad Complutense de Madrid.

Es maravilloso poder aprender y disfrutar de todo esto, ¿no creéis?

No voy a detallar todo el plan (podéis verlo en el enlace que adjunto), pero sabed que hay asignaturas como «Velázquez», «Goya» o «Picasso»; además de, por supuesto, asignaturas más esperables como «Arquitectura y ciudad en la Edad Moderna» o «Arte español del Renacimiento».

Es una de las carreras que me encantaría estudiar. Ojalá algún día, después de Matemáticas, que también me encantaría.

El origen de la expresión “ponerse las botas”

Ponerse las botas significa que alguien está disfrutando holgadamente de una situación. Se utiliza especialmente cuando alguien come cuanto quiere de una buena comida.

El origen viene de la aparición de ese calzado, ya que quienes se ponían las botas estaban más que protegidos, a diferencia de quienes no podían permitírselo.

Quinientos años sin Nebrija

En este año en el que estamos -2022- se cumplen quinientos años de la muerte de Elio Antonio de Nebrija, escritor de la primera gramática castellana, también primera gramática en una lengua europea moderna. Gramática castellana es el título de su gran obra, fechada en 1492.

Era Nebrija un hombre del Renacimiento, abarcando multitud de áreas: lingüista, escritor, gramático -por supuesto-, historiador. Defensor incansable a favor de la libertad de expresión, defensor también de los derechos de las mujeres -su hija fue una de las primeras mujeres en ser profesora universitaria (hablamos de comienzos del siglo XVI).

Un humanista y un defensor del conocimiento que sigue siendo un espejo en el que mirarse medio milenio después.

Estatua de ELIO ANTONIO DE NEBRIJA (c.1441-1522) en la entrada de la Biblioteca Nacional de España, en Madrid. Esculpida por Anselmo Nogués García (1864-¿?) a fines del siglo XIX.

Castro de San Lourenço, en Esposende

Viajamos hoy a la zona norte de Portugal, a Esposende, bonito lugar del que ya hemos hablado en este blog.

Esposende es una ciudad costera, aunque en esta ocasión vamos a desplazarnos hacia el interior, hasta llegar al Castro de S. Lourenço, en donde podemos encontrar restos tan lejanos en el tiempo como el siglo IV a.C. A partir del siglo II a.C. se comenzó la construcción de las viviendas (con la tipología de construcciones redondas tan habitual en los castros). El castro estuvo rodeado por tres murallas, de las que también se conservan restos.

Es una excursión que os recomiendo hacer si visitáis la zona: junto con la visita a la localidad de Esposende (no os perdáis su Museo Marítimo, por favor), que debería incluir paseo y disfrute de la gastronomía.

Nana de lluvia, de Carlos Núñez

Por desgracia, estamos acostumbrados -si es que tal cosa es posible- a naufragios y desgracias marinas. Hemos crecido con los recuerdos del Ave del Mar y del Centoleira, dos naufragios que forman parte de nuestra memoria y de nuestro sufrir colectivos. Así que cada vez que llega una noticia de un nuevo naufragio, se juntan recuerdos, miedos y sufrimientos. Y, quizá, resignaciones ante lo inevitable. En mi más de medio siglo creo que jamás he vivido ninguna sorpresa inesperada, tras un naufragio, de que alguien haya aparecido vivo.

Sin embargo, el mar que nos la quita también es el mar que nos da la vida. Y parece imposible que sea el mismo. Carlos Núñez, en su bellísima Nana de lluvia, nos cuenta eso.

Luego llora de espaldas
para que el mar no vea
cómo grita su alma
cómo llora su pena.
"Otro mar muy enfermo,
otro mar muy sediento
se comió a mis amores,
me ha secado el aliento.

No es el mar que yo veo
otro mar que no siento
otro mar de allá lejos
otro mar más violento".
Y le habla a su ría,
siempre sola y descalza,
con su mano en las olas
acaricia su espalda.