Monasterio de Batalha (en Batalha, Portugal)

Este monasterio (cuyo nombre se pronuncia [ba-‘ta-lla] y no [ba-‘tal-a]) se asienta en una localidad del mismo nombre. Ambos, población y monasterio, fueron fundados para conmemorar y celebrar la victoria de Portugal contra Castilla en la famosa batalla de Aljubarrota.

El verdadero nombre del monasterio es el de Santa María da Vitória, y su construcción se realizó a lo largo de dos siglos, lo cual provocó el uso de varios estilos. así que en la visita podemos disfrutar de gótico radiante, gótico flamígero y gótico manuelino. Casi nada.

Es este monasterio también mausoleo de reyes, en concreto, de la dinastía portuguesa de Avís. Las tumbas de estos monarcas se distribuyen entre la Capilla del Fundador y las Capillas Inacabadas.

Si viajáis por la zona os animo a visitar este monasterio -gustará a niños y mayores-, que tras sobrevivir a terremotos, napoleones y abandonos, se alza en esta localidad portuguesa que surgió para celebrar una victoria en una batalla de hace ya más de quinientos años.

Fotografía: Waugsberg

Castro de San Lourenço, en Esposende

Viajamos hoy a la zona norte de Portugal, a Esposende, bonito lugar del que ya hemos hablado en este blog.

Esposende es una ciudad costera, aunque en esta ocasión vamos a desplazarnos hacia el interior, hasta llegar al Castro de S. Lourenço, en donde podemos encontrar restos tan lejanos en el tiempo como el siglo IV a.C. A partir del siglo II a.C. se comenzó la construcción de las viviendas (con la tipología de construcciones redondas tan habitual en los castros). El castro estuvo rodeado por tres murallas, de las que también se conservan restos.

Es una excursión que os recomiendo hacer si visitáis la zona: junto con la visita a la localidad de Esposende (no os perdáis su Museo Marítimo, por favor), que debería incluir paseo y disfrute de la gastronomía.

La Mariquita Eco, de Elou

Hoy os presentamos un juguete para bebés y niños a partir de 18 meses. Esta bonita mariquita permite a los niños que mejoren su motricidad fina, encajando las «manchitas» de la mariquita en los correspondientes agujeritos.

NBC Landscapes Photos

Y si buscamos un regalo pensando en nuestros pequeños, no podemos dejar de tener en cuenta que nos interesa el planeta que vamos a dejarles: aquí yace uno de los grandes valores de este juguete. El cuerpo de la mariquita está hecho en corcho. Portugal -yo no lo sabía hasta hace poco- es uno de los principales productores de corcho del mundo, material que se puede extraer de forma sostenible: tras la extracción el alcornoque vuelve a generarlo al cabo de siete años (aunque se espera un mínimo de dos años más para realizar una extracción que permita garantizar dicha sostenibilidad).

Estos juguetes se fabrican en la región Norte de Portugal, cerca de Oporto, utilizando el corcho como materia prima. El resultado es que el juguete es muy ligero y duradero. La empresa Elou se ha especializado en este material. Al pie de página os podéis descargar el catálogo de sus juguetes del año 2021 (no solamente hay mariquitas: también cohetes, helicópteros, aviones, cochecitos, puzzles y más; no dejéis de verlo, por favor).

Diversión, aprendizaje, y pensando en el futuro (del niño y del planeta). Algún día todos los juguetes serán así.

Os dejo estas fotos, hechas por el extraordinario fotógrafo Nacho Barreiro (¡gracias!), y cuyo Instagram os dejo al pie.

La alianza entre países más antigua y todavía en vigor

Al final de la primavera del año 1373 (13 de junio) se firmó el Tratado Anglo-Portugués entre el rey Eduardo III de Inglaterra y los reyes Fernando I y Leonor de Portugal. Se firmó un tratado de amistad, unión y la alianza perpetua entre ambos.

Y sigue vigente. No siempre han sido todo rosas entre ambos, pero sí podemos decir que, a lo largo de estos ya muchos siglos, se ha mantenido esa relación, y con múltiples beneficios para los dos países.

Por muchos siglos más, queridos vecinos.

O povo é quem mais ordena

Hoy me he llevado -y espero que vosotros también- una preciosa bofetada en la cara de mi soberbia, gracias a un vídeo en el que un periodista interroga a un trabajador sobre a quién va a votar. Tras la respuesta del trabajador, el ¿periodista? empieza a cuestionar la opinión del trabajador, preguntándose que cómo es posible que alguien como él vote a ese partido.

Y sí, yo también he pensado muchas veces que cómo es posible que ciertas personas voten a partidos que -en mi opinión- no defienden para nada sus intereses. Pero realmente, ¿somos alguien para cuestionar eso, somos alguien para cuestionar las opiniones o el punto de vista de otros? ¿Es nuestro punto de vista -fruto, oh, de nuestra sublime inteligencia- el único válido?

En el mencionado vídeo el trabajador argumenta punto por punto por qué su voto irá dirigido a ese partido. El asombro del periodista desde su pedestal se va incrementando gradualmente.

He pensado, viendo el vídeo, que todavía estamos en primero de democracia y no nos damos cuenta de que deben ser las personas (con sus ignorancias y sabidurías, con sus filias y sus fobias) quienes elijan a sus gobernantes, y no nuestro perfecto, informado y clarividente criterio. Curiosamente, ha coincidido hoy ser 25 de Abril.

O povo é quem mais ordena.

Y sí, si me preguntáis, estoy en desacuerdo en casi todos los puntos que esgrime el trabajador en el mencionado vídeo. Pero defenderé siempre su derecho a poder decirlo sin ser cuestionado.


La revolución de los claveles

Hoy, 25 de abril, se cumplen cuarenta años de La revolución de los claveles, un levantamiento militar que acabó con la dictadura salazarista. Con esta acción, las colonias portuguesas recuperaron la independencia y Portugal pasó a ser un estado democrático.

Mural2
La emisora católica portuguesa, Radio Renascença, emitió esta canción como señal, pactada con el Movimiento de las Fuerzas Armadas, se convirtió en mítica, Grândola, Vila Morena.

Os Ganhões de Castro Verde – «Grândola, Vila Morena» from MPAGDP on Vimeo.