El origen de la expresión “ponerse las botas”

Ponerse las botas significa que alguien está disfrutando holgadamente de una situación. Se utiliza especialmente cuando alguien come cuanto quiere de una buena comida.

El origen viene de la aparición de ese calzado, ya que quienes se ponían las botas estaban más que protegidos, a diferencia de quienes no podían permitírselo.