Castro de San Lourenço, en Esposende

Viajamos hoy a la zona norte de Portugal, a Esposende, bonito lugar del que ya hemos hablado en este blog.

Esposende es una ciudad costera, aunque en esta ocasión vamos a desplazarnos hacia el interior, hasta llegar al Castro de S. Lourenço, en donde podemos encontrar restos tan lejanos en el tiempo como el siglo IV a.C. A partir del siglo II a.C. se comenzó la construcción de las viviendas (con la tipología de construcciones redondas tan habitual en los castros). El castro estuvo rodeado por tres murallas, de las que también se conservan restos.

Es una excursión que os recomiendo hacer si visitáis la zona: junto con la visita a la localidad de Esposende (no os perdáis su Museo Marítimo, por favor), que debería incluir paseo y disfrute de la gastronomía.

Museo Marítimo de Esposende

Esposende es un lugar estupendo al que ir a pasar el día: mar, buena comida, restos arqueológicos y museos. A uno de esos museos, el Marítimo, es al que dedicamos nuestro post de hoy.

Está situado en una antigua casa de socorros, centro especializado en rescate de náufragos, ubicado -lógicamente- muy próximo al mar.

En él se nos cuenta la historia y las historias relacionadas con Esposende y el mar. Artes de pesca, miniaturas de barcos, ropas marineras e incluso figuras religiosas cuya devoción ayudaba a aquellos bravos hombres tienen cabida en el museo.

Si os desplazáis a Esposende, os recomiendo que -además de otros lugares muy interesantes- visitéis este museo, en el que se nos presenta un pasado que nos permite entender mucho mejor el presente.