El origen de la expresión «se te ve el plumero»

Esta expresión, que viene a significar algo como «por mucho que intentes disimularlo, por muy imparcial que quieras parecer, se ve claramente tu sesgo/se ve claramente por dónde vas».

Nos vamos al siglo XIX, a la Constitución de Cádiz y a la época de la Milicia Nacional, un grupo de ciudadanos armados cuya función era defender esa constitución. Su tendencia política era la liberal (en oposición al absolutismo).

Nos cuentan que en su vestimenta destacaba un penacho de plumas, y aquí tenemos el origen y la causa de la expresión: cuando, en una discusión, un absolutista detectaba un sesgo liberal en su contrario, le dejaba claro su parcialidad con un «se te ve el plumero».

Para Albert, Carol, Jordi, Luis, Miguel, Oriol, Patri y Xavi, protagonistas de los dailies más divertidos y aprovechados que ha visto este siglo. Un placer, amigos.

Ponte de Lima, en Portugal

Seguimos hablando del país vecino; nos vamos hoy a su población más antigua. El puente que le da nombre cruza el río Lima (Limia en castellano), el río del olvido. Quien lo cruzara llegaría al Paraíso, pero olvidarían todos sus conocimientos. Se equivocaron en lo del olvido.

Ponte de Lima (anteriormente Ponte da Lima) es una población situada al norte de Portugal; la condesa Teresa de León (al reino de León pertenecía esta localidad) le otorgó carta foral (lo que permitía establecer leyes propias). Siglos más tarde se amuralló (todavía quedan dos de las nueve torres que en su momento fueron).

De Feliciano Guimarães from Guimarães, Portugal – Ponte de Lima, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=11874623

Las alfombras de La Orotava

La Orotava es una localidad situada en la isla canaria de Tenerife. Allí, además de las alfombras de flores, esas obras de arte han habituales en tantos lugares, se hacen también alfombras de ceniza (hablamos de islas volcánicas).

Lo que comenzó siendo una acción de una sola familia, los Monteverde, crear una bonita alfombra de flores para honrar el paso del Santísimo Sacramento, fue rápidamente imitado por otras muchas, y de ahí tenemos las calles alfombradas con flores.

Por otra parte, con motivo de recepciones de importancia (la Marina Española en 1905, el rey Alfonso XIII en 1906), se alfombró con ceniza parte de la Plaza del Ayuntamiento. Algunos años después, en 1919, comenzó a realizarse de forma anual y pasó a formar parte de la procesión del Corpus.

Son unas alfombras de gran colorido y con efectos de perspectiva, y fue iniciado por Felipe Machado. Se necesitan unos 60 días para realizarse. Como curiosidad, indicaré que los dos primeros días duele la espalda de los alfombristas, a partir del tercero ya no se acuerdan de ella (no sé si porque ya no les duele o porque están metidos en los avances alfombriles).

Monasterio de Batalha (en Batalha, Portugal)

Este monasterio (cuyo nombre se pronuncia [ba-‘ta-lla] y no [ba-‘tal-a]) se asienta en una localidad del mismo nombre. Ambos, población y monasterio, fueron fundados para conmemorar y celebrar la victoria de Portugal contra Castilla en la famosa batalla de Aljubarrota.

El verdadero nombre del monasterio es el de Santa María da Vitória, y su construcción se realizó a lo largo de dos siglos, lo cual provocó el uso de varios estilos. así que en la visita podemos disfrutar de gótico radiante, gótico flamígero y gótico manuelino. Casi nada.

Es este monasterio también mausoleo de reyes, en concreto, de la dinastía portuguesa de Avís. Las tumbas de estos monarcas se distribuyen entre la Capilla del Fundador y las Capillas Inacabadas.

Si viajáis por la zona os animo a visitar este monasterio -gustará a niños y mayores-, que tras sobrevivir a terremotos, napoleones y abandonos, se alza en esta localidad portuguesa que surgió para celebrar una victoria en una batalla de hace ya más de quinientos años.

Fotografía: Waugsberg

El barrio de las Canonjías, en Segovia

Ni sabía que existía, ni había oído jamás tal palabra, hasta que la mejor guía de Segovia que podíamos imaginar, nuestra querida amiga Belén, me lo mencionó como idea de un plan que resultó ser, claro, ideal.

Este barrio segoviano debe su nombre a los canónigos que habían fijado su residencia en él hasta finales del siglo XVI. Aquí se encontraba la casa de la Imprenta y la de la Inquisición, aquí tuvieron (hace menos tiempo, claro) sus estudios Zuloaga y Fromkes (no dejéis de visitar el jardín que lleva su nombre, por favor).

El conjunto de arquitectura civil que compone las Canonjías nos permite hacer un viaje en el tiempo y disfrutar de ese románico que tanto y durante tanto tiempo gustó en Segovia, de esas casas y de sus jardines interiores. Y pediréis que se pare el tiempo.

Gracias, Belén. Dedico también este post a mi también muy querido primo Pablo, que ha disfrutado recientemente de esa preciosa ciudad.

De Zarateman – Trabajo propio, CC0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=10255371

El poblado de La Hoya, en Laguardia

Viajamos hoy a la Rioja Alavesa, a los alrededores de la bellísima localidad de Laguardia. No solamente en el espacio es ese viaje, sino también en el tiempo: nos vamos más de tres mil años atrás para observar este poblado, habitado entre el 1.200 a.C. y el 250 a.C.

Yacimiento prerromano, por lo tanto. Aquí vivió la tribu celtibérica de los berones, siendo uno de los núcleos de población más importantes. Hablamos de un poblado muy próspero, que fue creciendo gradualmente, con unas fuertes ganadería y agricultura que permitían el comercio. Hasta que un suceso violento, posiblemente un ataque de alguna tribu enemiga asaltó la población de forma trágica, asesinando e incendiando. Los supervivientes decidieron reestablecerse en una colina cercana, lo que acabaría dando lugar a la susodicha Laguardia.

English: This image has been taken from the Lur thematic encyclopedia. The holder of its rights, The Basque Government, has released this encyclopedia under a free license, for its use in a project to enrich the Basque Wikipedia.

Quinientos años sin Nebrija

En este año en el que estamos -2022- se cumplen quinientos años de la muerte de Elio Antonio de Nebrija, escritor de la primera gramática castellana, también primera gramática en una lengua europea moderna. Gramática castellana es el título de su gran obra, fechada en 1492.

Era Nebrija un hombre del Renacimiento, abarcando multitud de áreas: lingüista, escritor, gramático -por supuesto-, historiador. Defensor incansable a favor de la libertad de expresión, defensor también de los derechos de las mujeres -su hija fue una de las primeras mujeres en ser profesora universitaria (hablamos de comienzos del siglo XVI).

Un humanista y un defensor del conocimiento que sigue siendo un espejo en el que mirarse medio milenio después.

Estatua de ELIO ANTONIO DE NEBRIJA (c.1441-1522) en la entrada de la Biblioteca Nacional de España, en Madrid. Esculpida por Anselmo Nogués García (1864-¿?) a fines del siglo XIX.

Castro de San Lourenço, en Esposende

Viajamos hoy a la zona norte de Portugal, a Esposende, bonito lugar del que ya hemos hablado en este blog.

Esposende es una ciudad costera, aunque en esta ocasión vamos a desplazarnos hacia el interior, hasta llegar al Castro de S. Lourenço, en donde podemos encontrar restos tan lejanos en el tiempo como el siglo IV a.C. A partir del siglo II a.C. se comenzó la construcción de las viviendas (con la tipología de construcciones redondas tan habitual en los castros). El castro estuvo rodeado por tres murallas, de las que también se conservan restos.

Es una excursión que os recomiendo hacer si visitáis la zona: junto con la visita a la localidad de Esposende (no os perdáis su Museo Marítimo, por favor), que debería incluir paseo y disfrute de la gastronomía.