Visión de España, de Sorolla

La Hispanic Society, con sede en Nueva York y fundada en 1904 por Milton Huntington, es un centro de investigación para el estudio de las artes y cultura de España. En 1911 encargó al pintor Joaquín Sorolla una serie de murales para decorar las salas.

Necesitó varios años (de 1913 a 1919) para plasmar su visión de España, que así llamó él a su obra (el título propuesto era Regiones de España): catorce obras magníficas en las que Sorolla quiso huir de tópicos y estereotipos, y pintar lo que él veía.

(He escogido, de ese conjunto de obras, la dedicada a Galicia; ¿alguien se anima a decir, por el poco paisaje que se ve, en dónde estaba Sorolla -que se recorrió España para hacer este trabajo?)

De Joaquín Sorolla – Hispanic Society of America, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=76470925

Antoni Benaiges y el sueño del mar

Antoni Benaiges i Nogués fue un maestro español, de primaria, que desde la escuela de Bañuelos de Bureba (Burgos) puso en marcha, entre otras cosas, una revista escolar (llamada Gestos) en donde los alumnos volcaban sus conocimientos y desarrollaban su imaginación, además de usarla como medio de comunicación con otras escuelas.

Benaiges prometió a sus alumnos burgaleses llevarlos a conocer el mar. Pero aquel verano del 1936 se llevó por delante los sueños del mar y los sueños de un futuro mejor: nuestro maestro fue detenido el 20 de julio de 1936 y fusilado cinco días después. Gran parte de su trabajo y del de sus alumnos fue quemado o destruido aunque, por suerte, se conservaron algunos ejemplares de Gestos.

De Sergi Bernal – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=77628102

Conocí esta interesante historia gracias a Twitter y a otro profesor, @signoresalieri, que os recomiendo seguir. Os dejo aquí un hilo en el que nos habla de Antoni Benaiges:

Luisa Isabel de Orleans, la otra reina loca

Antes de comenzar el post, quiero destacar que cualquier enfermedad mental debe ser tratada y que el paciente merece todo el respeto. Sin estigmas. 

El rey Luis I de España, hijo de Felipe V y titular del reinado más breve de nuestra historia, se desposó con la francesa Luisa Isabel de Orleans, a la que rápidamente en la corte -sobre todo la esposa de Felipe V, Isabel de Farnesio-, tacharon de loca por sus costumbres y actuaciones.

Algunas de ellas son difícilmente explicables, pero bien podrían ser rebeldías entendibles en una adolescente que vivía fuera de su mundo y de su ambiente: pasear desnuda, subirse a los árboles, limpiar compulsivamente (en ocasiones, con su propia ropa), no querer tocar la comida y luego darse empachos son algunos ejemplos.

Pero esta reina loca se mantuvo al lado de su esposo cuando enfermó de viruela -contagiándose ella misma- y fue su compañía constante hasta la muerte del rey.

Hemos sido muy dados a calificar de locura -y a intentar ofender con ello- cada vez que un comportamiento no se ajustaba a lo esperado. Dicho ello, bien pudiera ser que esta joven reina padeciera alguna enfermedad mental, agravada por las circunstancias.

De Jean Ranc – https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/luisa-isabel-de-orleans-reina-de-espaa/9c7b5c88-522b-461b-a7f4-19814316ad6b, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=91223193

Las cuatro lenguas de España

Cierra los ojos muy suave,
Meabe,
pestaña contra pestaña,
que sólo es español quien sabe,
Meabe,
las cuatro lenguas de España.

Gabriel Aresti, versos dedicados a Tomás Meabe, fundador de las Juventudes Socialistas

Que no significa que tengamos todos que saber hablar en gallego, euskera, catalán y castellano, pero qué bonito sería tener nociones de todas las lenguas y, sobre todo, qué bonito sería darnos cuenta de la infinita riqueza que estas cuatro lenguas milenarias nos han regalado.

Descubrí esos versos gracias al twitter de Filipe Díez.

Santa María del Naranco

Este parte de un antiguo palacio ubicado en las afueras de Oviedo es una de las joyas que nos quedan del estilo prerrománico.

Parte de un antiguo palacio, decía. Bajo el mandato del rey Ramiro I se construyó, en las cercanías de la capital del reino de Asturias, un conjunto palacial del que lo que ahora conocemos como Santa María del Naranco era su Aula Regia, el lugar en donde se reunía el consejo real.

De Alonso de Mendoza – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=75465228

De ese palacio nos queda esta maravilla. El prerrománico de una pequeña región, germen de una Castilla (y de una España) que acabaría conquistando medio mundo.

Este, para Belén :*

El regalo de la diversidad

En los últimos días se ha manifestado el racismo que existe en muchos españoles. Me duele decir que tenemos muchísimo que cambiar, que reeducar y que mejorar en este campo. Y me duele porque España, que es a su vez una preciosa mezcla de razas y culturas, ha sido desde hace más de un siglo país de inmigrantes, a América primero (gracias, Argentina; gracias, México; gracias, Venezuela; gracias a los demás), a Europa después (gracias, Suiza; gracias, Alemania; gracias, Francia).

¿De verdad nos cuesta ver la riqueza que es el regalo de estar en contacto con muchas culturas?

Y es que no hay nada más español que no querer serlo

Ahora ha sido que Marta Sánchez ha puesto letra -otra más- al himno de España, pero da lo mismo. Podría haber sido cualquier otra cosa. Absolutamente todos los intentos de decir que cómo mola ser español son atacados inmisericordemente por la gran mayoría. Al menos, por la gran mayoría ruidosa.

Pero tras darle unas cuantas vueltas, creo que he llegado a la mejor solución posible. ¿Qué os parece una letra en la que pidamos perdón por ser españoles, por todos los errores que hemos cometido -claro, sólo España- desde el principio de los tiempos? Además, si es para criticar España, no habría inconveniente en hacer referencia a hechos de cuando aún no éramos España; nadie iba a decir: «ah, pero es que ahí aún era Castilla, y no España» (por ejemplo).

CC BY-SA 3.0, Link

Acertijo

Se unieron. Y fueron los primeros en hacerlo en España en este siglo. Y por ellos pasa el que se vengó, hijo del que fue asesinado.