El efecto San Mateo

Cuando se tienen 24 años, la diferencia de haber nacido algún mes antes o después no influye demasiado. Pero cuando se tienen 6, puede ser determinante. Y determinar el futuro.

En muchos deportes la fecha de corte para decidir si una persona juega en una categoría u otra es el 1 de Enero (si fuera el 1 de Septiembre se produciría el mismo efecto que voy a narrar, pero desplazado). Dentro de la categoría de “seis años”, los niños nacidos en Enero tienen casi un año más que los nacidos en Diciembre. Y se nota, vaya si se nota.

Los nacidos en los primeros meses del año son más fácilmente seleccionables para los equipos. Por lo tanto juegan más partidos. Y contra mejores jugadores. Con mayor nivel de compromiso. Así que se van haciendo mejores. Mucho mejores. Esa ventaja se va haciendo cada vez mayor. Es lo que se conoce como “efecto San Mateo”:

Al que tiene, se le dará. Pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene.

El primero en darse cuenta de esto fue Roger Barnsley, psicólogo canadiense, viendo un partido de hockey sobre hielo (en este deporte las diferencias son especialmente señaladas, ya que los medios para jugar no están al alcance de cualquiera, y conseguir “entrar” en el circuito otorga mucha ventaja).

He escrito esto a raíz de un tweet de @carlosblanco donde menciona que “15 de 20 seleccionados en España sub20 han nacido entre Enero y Abril.”.

El problema de cortar en un día concreto del año provoca que ciertos jugadores que podrían haber sido grandes, no lleguen a serlo. Si el corte estuviera en el 1 de Septiembre, el tweet de Carlos podría haber sido perfectamente “15 de 20 seleccionados en España sub20 han nacido entre Septiembre y Diciembre.”.

Resulta interesante ver cómo algo que pensamos que es casi únicamente fruto del talento natural se ve afectado por un hecho tan azaroso como la fecha de nacimiento. Y, desde luego, esto mismo pasa en otros deportes. Y en otros órdenes de la vida. El azar influye más de lo que creemos. Y el talento, por desgracia y para nuestra extrañeza, menos. (Lo cual no quiere decir que el talento no influya, desde luego).

Leí esta información en el libro “Fueras de serie (Outliers)”, de Malcolm Gladwell. Gracias, papás 😉

No es una rubia. Es una persona.

El periódico deportivo español Marca, como parte del seguimiento que realiza de la pretemporada del Real Madrid, nos informa, con un reportaje fotográfico de Pablo García, de que los jugadores son trasladados en carrito al entrenamiento. Sin entrar en la importancia de esta noticia en sí, me gustaría hacer hincapié sobre estas dos fotografías y los comentarios que el periódico hace sobre ellas.

La primera foto es la siguiente:

Benzema trasladado en carrito

El comentario de Marca (correctísimo) es:

Benzema es conducido al campo de entrenamiento.

Me parece, como digo, completamente correcto. Alguien (el conductor, se supone que un profesional de lo suyo) traslada al jugador al campo de entrenamiento.

La segunda foto es la siguiente:

Özil trasladado en carrito

Y, claro, aquí ya cambia todo. El comentario de Marca es:

El jugador alemán del Real Madrid llegó al entrenamiento en un carrito conducido por una rubia.

!!?? ¿Por qué me dicen esto? Llega al entrenamiento igual que Benzema, conducido por un conductor, por un profesional, se supone. ¿Por qué esta falta de respeto por la profesionalidad de la conductora? ¿Por qué no ponen en la primera foto algo como “Benzema es conducido al campo por un moreno”?

¿Soy el único que ve esto completamente ofensivo?

El Athletic, en lo más alto

Trujillo es una bellísima ciudad extremeña que, entre otras muchas joyas, tiene la Iglesia de Santa María la Mayor. En 1972 se llevó a cabo una reconstrucción de su torre. El cantero, Antonio Serván, propuso ubicar un escudo del Athletic de Bilbao. Como quiera que el arquitecto era también aficionado a ese club, no hubo inconveniente.

Escudo del Athletic de Bilbao en la iglesia de Santa María la Mayor de Trujillo
Escudo del Athletic de Bilbao en la iglesia de Santa María la Mayor de Trujillo, del usuario patirar (flickr)

Así es como ahora, en lo más alto de esa torre, luce orgulloso el escudo del Athletic.

Para Clara y Dani por Trujillo, para Carlos, Vane, Fran y Sergio, por el Athletic.

El origen de la palabra “hincha”

De los aficionados de un equipo de fútbol se dice que son “hinchas” de ese equipo (no estoy seguro de si se utiliza para otros deportes). Para buscar el origen de este término tenemos que viajar hasta Uruguay y retroceder unas cuantas décadas en el tiempo.

Allí nos encontramos a Prudencio Miguel Reyes, especialista en cuero, contratado por el Nacional para encargarse del cuidado de sus balones. Cuidado que incluía, por supuesto, el hinchado de los mismos. Este muchacho, dotado seguramente de buenos pulmones, animaba sin descanso a los suyos. Y se empezó a hacer popular la expresión de “cómo grita el hincha!”.

Leí esto hace unas semanas, aunque no recuerdo dónde :(. Si consigo recordarlo (o me lo recordáis, añadiré un link).

El día en el que un balón paró una guerra

Nos encontramos en 1914, en el frente de la Gran Guerra (más tarde llamada Primera Guerra Mundial). Es el día de Navidad y se está disputando un partido entre británicos y alemanes.

Los disparos ya no los efectúan las armas, sino las piernas; los contraataques ya no causan heridas y, cuando alguien cae al suelo, puede volver a levantarse, muchas veces ayudado por el rival.

La noche anterior, la Nochebuena, la Noche de Paz, ambos ejércitos decidieron parar. Lloraron juntos a sus muertos, entonaron juntos villancicos, juntos rieron y, seguramente, juntos se preguntaron que qué hacían allí.

Aquel día de Navidad, aquellos chicos, en vez de matarse, decidieron jugar juntos. Dicen que ganó Alemania 3-2. El resultado, obviamente, es lo de menos.

La noticia llegó a oídos de los mandamases, y ya nunca más se permitió tal desfachatez: los años siguientes ordenaron iniciar ataques el día anterior y cambiaban a menudo a los soldados de frente, para que no se hicieran amigos de los rivales.

Me enteré de este bonito hecho gracias a Alfredo Relaño. Gracias!

Nacho y Clara me comentaron que había una película sobre este tema. Gracias!. Os dejo con el trailer:

Un bug en la lengua española

El delantero se iba solo hacia la portería, defendida por el portero, que duda entre salir o no salir. Viendo la situación, el defensa más cercano, grita al portero: “¡sal·le!”. Curiosa combinación de palabras, que se puede pronunciar pero no escribir. Porque claro, no le vamos a decir “salle”, que se leería “[‘sa-lle]”.

Me puso sobre la pista El Gatsby.

Zoológicos humanos

Christian Karembeu fue un futbolista nacido en Nueva Caledonia que, en ninguno de los partidos que disputó con la selección francesa cantó la Marsellesa. El motivo es que, en la Exposición Colonial de París de 1931, uno o dos (según versiones) familiares suyos fueron expuestos en una especie de zoológico humano.

Los zoológicos humanos se pusieron de moda a finales del siglo XIX, aunque no son exclusivos de esa época (desde Moctezuma, en el siglo XV, hasta un experimento en el zoológico de Adelaida, en 2007, hay numerosos ejemplos).

Obviamente, no tenían ese nombre (“zoológico humano”) oficialmente, sino que se proponían como una forma de mostrar a los ciudadanos de la metrópoli cómo era la vida en las lejanas colonias. Se creaba una reproducción de una aldea y se traían a habitantes -en muchos casos por la fuerza- para poblarla y que fueran admirados y observados por los visitantes de la exposición/zoológico.

Record de victorias en Liga

Últimamente se está hablando mucho de que el Barcelona ha igualado el récord de victorias consecutivas en Liga (que estaba en poder del Real Madrid de Di Stefano). Adicionalmente, el año pasado batió el récord de puntos. Pero, ¿quién es el equipo que más victorias ha conseguido en una temporada?.

Hay que remontarse a la temporada 1967-1968. Aquella temporada, en Tercera División, el C.D. Orense consiguió algo histórico, inigualado todavía: consiguió vencer todos los partidos de Liga. Acabó con 30 victorias en 30 partidos, 98 goles a favor y 7 en contra.

No consiguió subir; fue eliminado en la promoción de ascenso por el Elche.