El regalo de la diversidad

En los últimos días se ha manifestado el racismo que existe en muchos españoles. Me duele decir que tenemos muchísimo que cambiar, que reeducar y que mejorar en este campo. Y me duele porque España, que es a su vez una preciosa mezcla de razas y culturas, ha sido desde hace más de un siglo país de inmigrantes, a América primero (gracias, Argentina; gracias, México; gracias, Venezuela; gracias a los demás), a Europa después (gracias, Suiza; gracias, Alemania; gracias, Francia).

¿De verdad nos cuesta ver la riqueza que es el regalo de estar en contacto con muchas culturas?

El jeque que anuló un gol

Estamos en el Mundial 82, en Valladolid. Se enfrentan la potente selección de Francia y la débil (y en aquellos momentos exótica) selección de Kuwait.

En los momentos finales del partido, con 3-1 en el marcador, el francés Giresse marca el 4-1. Acto seguido, en el palco, un hombre se pone a gesticular: es un jeque dirigiéndose a los jugadores kuwaitíes, animándolos a irse del campo. Poco tiempo después, el mismo jeque baja al terreno de juego, la Guardia Civil le deja pasar, se acerca al árbitro… ¡y el árbitro anula el gol!

Insólito e indignante a partes iguales.

Me enteré de este episodio gracias a Alfredo Relaño y al libro que acaba de presentar, «Tantos mundiales, tantas historias».

¿De dónde provienen los nombres de derechas e izquierdas?

Como sabéis, en política se utiliza la nomenclatura de «derechas» e «izquierdas» para indicar la orientación de cada grupo.

Esta primera explicación no es la correcta, pero me la he inventado yo y me encanta ;).

Debemos viajar a París, a la isla del Sena en donde se encuentra -entre otras joyas- la imponente catedral de Notre Dame. Allí, situados en entre sus torres, encontramos la explicación a los términos que nos ocupan: a la derecha se encuentra la zona de la nobleza, de los palacios, el súmmum del conservadurismo. Sí dirigimos nuestra mirada a la izquierda veremos el Barrio Latino, la zona de los estudiantes, la esencia misma del avance y del cambio. Y, en medio, la Iglesia, rara vez equidistante pero siempre con actitudes de uno y de otro bando (según con qué representante eclesial nos encontremos).

Hasta aquí, la explicación falsa. Ahora viene la correcta:

Tras la Revolución Francesa, en la Asamblea Constituyente, la distribución de los miembros en la cámara resultó ser esa, desde el punto de vista del presidente. Los que estaban a la derecha resultaron ser los de «derechas» y los que estaban a la izquierda, de «izquierdas».

Bonus: hace unos cuantos años me tocó formar parte de una mesa electoral. Fue una bonita experiencia plagada de anécdotas. Antes de que llegara la gente para votar, coloqué las papeletas en orden, desde extrema izquierda hasta extrema derecha. Me pareció que eso facilitaría encontrarlas.

El bar con los clientes en un país y el barman en otro

Hace unos días descubrí un maravilloso blog, Fronteras, dedicado a curiosidades geográficas. Y allí me enteré de la siguiente:

A unos cuarenta kilómetros al norte de Ginebra, nos encontramos con un bar que es atravesado por la frontera francosuiza. En concreto, la frontera coincide con la barra del bar. Y claro, tenemos a los clientes en Francia y al barman en Suiza.

Y por si fuera poca curiosidad la de estar en diferentes países, todavía se acrecienta cuando nos damos cuenta de que cada país tiene su moneda (euro en Francia, franco en Suiza).

Lógicamente, admiten ambas monedas, aunque los precios legalmente deben estar en francos. Así que, si cobran en euros, hacen la conversión a francos.