Rue Saint-Honoré por la tarde, efecto de lluvia, de Camille Pissarro

Esta es la pintura por la que descubrí a este padre del impresionismo. Forma parte de una serie de quince obras pintadas entre 1897 y 1898 desde el hotel de París en el que se alojaba.

Esta escena nos muestra la calle Saint Honoré a primera hora de la tarde. Los coches de caballos y los peatones se nos muestran sobre el suelo mojado (y aún está lloviendo, a juzgar por los paraguas). Pissarro vuelve al impresionismo, ya en la fase final de su carrera, y nos regala esta impresión de París.

Este cuadro puede disfrutarse en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. Os recomiendo visitarlo y poder contemplar la misma vista que hace ya más de un siglo, desde la ventana de un hotel de París, pudo contemplar Camille Pissarro.

Visión de España, de Sorolla

La Hispanic Society, con sede en Nueva York y fundada en 1904 por Milton Huntington, es un centro de investigación para el estudio de las artes y cultura de España. En 1911 encargó al pintor Joaquín Sorolla una serie de murales para decorar las salas.

Necesitó varios años (de 1913 a 1919) para plasmar su visión de España, que así llamó él a su obra (el título propuesto era Regiones de España): catorce obras magníficas en las que Sorolla quiso huir de tópicos y estereotipos, y pintar lo que él veía.

(He escogido, de ese conjunto de obras, la dedicada a Galicia; ¿alguien se anima a decir, por el poco paisaje que se ve, en dónde estaba Sorolla -que se recorrió España para hacer este trabajo?)

De Joaquín Sorolla – Hispanic Society of America, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=76470925

Retrato de Baltasar Castiglione, de Rafael

Siempre me gusta recordar que cuando, de pequeño, mis ojos se dirigían con asombro al genio desbordante de Miguel Ángel o a la creatividad insaciable de Leonardo, mi madre siempre me hacía volver la mirada hacia Rafael.

Nos detenemos hoy en el retrato de este embajador y escritor mantuano, posiblemente una de las obras cumbre de Rafael Sanzio. No siempre ha estado clara la autoría, aunque ahora sí parece haber consenso entre los expertos en que es obra de Rafael.

Estos expertos nos destacan esa mirada serena y firme, que ayer miraba a Rafael y hoy nos mira a nosotros.

Larry Madrigal, una vida convertida en arte

Hoy vamos a hablar del artista mexicano-estadounidense Larry Madrigal, al que descubrí en el twitter de @franch_laura (a la que os animo a seguir). Madrigal nos muestra, con un estilo muy particular, momentos de su vida cotidiana en forma de obras de arte.

Me encanta su uso del color y su -aparente, porque no le he visto trabajar- facilidad para plasmar el día a día.

Aquí podéis disfrutar de su obra pero, por favor, no hagáis ruido, que os estáis asomando a su casa:

Tondo Doni, de Miguel Ángel

Cuando el opulento tejedor Agnolo Doni quiso conmemorar su matrimonio con Maddalena Strozzi, y encargó una obra que representara la Sagrada Familia al gran Miguel Ángel, seguramente no podía imaginar que aquel regalo pasaría a la historia.

Esta Sagrada Familia, este Tondo Doni en el que el Miguel Ángel pintor (ya sabéis que no era lo que más le gustaba hacer) plasmó a este niño Jesús con sus padres (más atrás, Juan Bautista niño, más atrás, unos cuantos personajes que se prestan a interpretaciones de los expertos).

De Miguel Ángel – Uffizi, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=76617944

Le Sacre de Napoleón, de Jacques-Louis David

La Coronación (o La Consagración) de Napoleón. Allí, en Notre-Dame, el emperador se hizo coronar por el Papa. Y, tras ello, coronó a Josefina.

Algunos comentarios sobre este magnífico cuadro:

Inicialmente Napoleón (puede verse si te fijas) se autocoronaba, pero David decidió cambiar la pintura.

La postura del Papa. Ausencia. Lejanía. ¿Consigue el pintor (pintor oficial de Napoleón) demostrar que el Papa no está de acuerdo con aquello?

Josefina. Cuarenta años y pintada como una joven, leí en mi adolescencia. Leí, entendí y aprendí. Ahora que estoy tocando los cincuenta, carambas, no veo tan lejos de los cuarenta esa apariencia.

Y entre el público, el propio pintor se autorretrató.

By Jacques-Louis David – art database, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=546742

Una mirada a una restauración

He llegado vía twitter a un vídeo en el que Carmen (@morrig_ane), estudiante de Restauración, elimina el barniz de un cuadro para descubrirnos el rostro de esta Virgen de Guadalupe.

Según nos explica Carmen en el video, cuando nos encontramos con un barniz que se ha oxidado (y que ha cambiado el color que vemos en la pintura), hay dos opciones: limpieza o eliminación. En este caso se ha optado por eliminar.

Disfrutad del vídeo 🙂

El jardín de las delicias, de El Bosco

Este fantástico -en todos los sentidos- tríptico se conserva en el Museo del Prado, pero esta página que hoy destacamos aquí, y que se puso en marcha cuando se cumplió el quinto centenario de la muerte del insigne pintor bolduqués (o bosquense, que también este gentilicio se aplica a los nacidos en Bolduque, y de ahí le viene el apodo a nuestro pintor), nos permite recorrerlo con detalle, escuchando y leyendo una información que nos hará comprenderlo mejor.

https://archief.ntr.nl/tuinderlusten/en.html

Visitadla y curiosead todo lo posible. No os vais a arrepentir.

Autorretrato (de Alberto Durero)

No es el autorretrato que todos conocemos del mágico artista del Renacimiento: no es el que alberga El Prado, no es el que alberga el Louvre. Hay que ir a Viena, al museo Albertina, para observar este dibujo realizado a punta de plata en el que cualquier error quedaría expuesto y visible.

Ni es uno de los autorretratos citados, ni tiene su calidad, pero ya se puede ver su dominio de la técnica, los pliegues de la ropa, la finura de sus rasgos, la perfección de su cabello. El niño de trece años que era Albrecht Dürer nos dejó este primer y asombroso autorretrato, en el que ya podemos asomarnos a lo que vendría después.

La fragua de Vulcano, de Velázquez

De Diego Velázquez – [2], Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=15587792+

Vulcano, dios del fuego, esposo de Venus, está trabajando en su fragua junto con sus ayudantes cuando Apolo, dios del Sol, irrumpe en la misma para comunicarle lo que era un secreto a voces: Venus y Marte son amantes. Se le ha dado también la interpretación de que son las artes mayores visitando (y demostrando su superioridad) sobre las artes menores.

Esta brillante (¿cuál no lo es?) obra de don Diego Rodríguez de Silva y Velázquez se encuentra en el Museo del Prado y fue creada en Roma en 1630. He seleccionado algunos detalles que me parecen dignos de destacar.