Judith decapitando a Holofernes, de Artemisia Gentileschi

La pintora romana Artemisia Lomi Gentileschi aprendió en el taller de su padre las técnicas y secretos de dibujo y pintura. Debido a estaba prohibido para las mujeres el acceso a estudios más formales, su padre le asignó un preceptor privado, Agostino Tassi. Este profesor violó a Artemisia. Para demostrar haber sido violada, tuvo que ser sometida a una examen ginecológico y fue torturada para comprobar si mantenía su testimonio (lo mantuvo). Por si alguien también se cuestiona esto: sí, se resistió todo lo posible a esa violación (no dejaría de ser violación por no haberse resistido, obviamente).

Una de las obras más famosas -si no la más- de esta maestra de la pintura es Judith decapitando a Holofernes:

Artemisia Gentileschi - Giuditta decapita Oloferne - Google Art Project-Adjust.jpg
De Artemisia Gentileschi - Originally from Google Cultural Institute (image page), edited for levels, Dominio público, Enlace

Finis Gloriae Mundi

Creo que esta obra de Valdés Leal es la que más me ha impactado desde que la vi, por vez primera, en un precioso libro sobre la historia del arte que mis padres me compraron siendo niño.

Estremecedor el cuadro y estremecedor el mensaje. Estremecedor, sobre todo por cierto: más allá de la gloria que hayas alcanzado en este mundo, te vas al otro sin nada. Me puedo imaginar cómo era recibido ese mensaje por los ojos, las mentes y las almas de los habitantes de la Sevilla del barroco.

Valdes Leal - Finis Gloriae Mundi

En primer plano, los cadáveres de un obispo y de un caballero de la Orden de Calatrava. Arriba, Dios (Cristo, por sus manos llagadas) evaluando en una balanza lo bueno y lo malo de esa alma que emprende viaje al otro mundo.

Estremecedor tenía que ser también asomarse al universo mental de Juan de Valdés Leal, este antagonista de Murillo que se especializó en obras de este tétrico estilo.

Antonio García Villarán (Youtubers con los que dejarías a tus hijos, 3)

Didáctico, práctico, crítico y polémico. Y esdrújulo, podríamos decir. Así es el canal de Antonio García Villarán, pintor y profesor de dibujo, que nos cuenta, siempre con un estilo inconfundible, su opinión sobre diferentes artistas o corrientes artísticas, y sin problemas de oponerse a la corriente establecida. En este canal nuestros hijos pueden aprender tanto el gusto por el arte como el gusto por la crítica, ambas virtudes muy necesarias en estos tiempos. Adicionalmente, también nos ofrece vídeos en los que nos da consejos sobre dibujo. Muy recomendable. ¡Gracias, Antonio!