Archivo de la etiqueta: castillo

El castillo de Neuschwanstein, en Baviera

Nos vamos a la localidad bávara de Füssen y, en sus cercanías, encontramos este Nuevo cisne de piedra, que es esto lo que significa Neuschwanstein en el idioma de nuestros amigos alemanes. Nuevo, porque el «viejo» es el castillo en el que nació Luis II de Baviera, El Rey Loco. Bendita locura la suya, que le llevó a edificar en el siglo XIX este castillo siguiendo estilos de siglos atrás. Estamos en el siglo XIX, decíamos, en una época en la que ya no eran necesarios los castillos y su función defensiva.

Pero a nuestro rey eso le encantaba, así que no escatimó dineros y esfuerzos en ello. Y nos ha quedado una joya que por su belleza y ubicación se han convertido en uno de los monumentos más visitados de Alemania. Luis II apenas lo usó, pero su legado perdura en el tiempo.

Hay un par de detalles que siempre me gusta contar:

  • cuando lo visitamos -ignoramos si sigue siendo así- había que comprar la entrada con anticipación, y esa entrada era válida solamente durante unos minutos. Es decir, si llegabas antes o después, la entrada no servía. Qué alemán, ¿verdad?
  • cuando caía la noche sobre la montaña, el rey pedía a sus sirvientes que encendieran velas en las ventanas, mientras salía, embozado en sus ropajes, para asombrarse y disfrutar de la vista del castillo iluminado. Bendita locura, decíamos.
De Diego Delso, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=40231558

Calatañazor (en Soria)

Hoy viajamos a este lugar en donde Almanzor perdió el tambor. Aquí, en la batalla que acaeció hace ya mil años, el líder musulmán degustó por vez primera las amargas hieles de la derrota.

Visitar Calatañazor es equivalente a viajar, como decimos, mil años atrás. Los restos de su castillo nos hablan de su pasado (merece mención especial su torre del homenaje, aún en pie en gran medida), pero sus calles y sus casas nos muestran una fiel fotografía que apenas ha cambiado en siglos.

Manzanares El Real (en Madrid)

Esta bonita localidad se ubica al norte de la Comunidad de Madrid, a unos cincuenta kilómetros de la capital. Se encuentra al pie de la Sierra de Guadarrama, y en Manzanares está La Pedriza, una formación rocosa en donde los madrileños practican escalada y senderismo.

La Pedriza – De Confusing name user – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=51777591

Otro reclamo turístico de capital importancia es el asombroso Castillo Nuevo de los Mendoza: un castillo que no sufrió ataques, con lo cual se conserva en un estado asombroso. Castillo Nuevo, decíamos, porque en las cercanías se pueden visitar también los restos -aquí ya hablamos de ruinas- del Castillo Viejo, en donde el Marqués de Santillana escribió sus Serranillas.

Castillo Nuevo de los Mendoza – De Ramón Durán de Madrid (España) – Flickr, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=5304762

El tercer elemento que quiero destacar de Manzanares es el Embalse de Santillana. Y aquí también nos encontramos con la Presa Nueva y con la Presa Vieja. El embalse se ha convertido en lugar habitual de aves acuáticas y, ha contribuido, junto con su entorno, a que la zona sea un lugar de gran valor ecológico.

Embalse de Santillana – De Deensel – Embalse de Santillana, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=63937050

¿No os parece preciosa esa torrecita neogótica, que pretende seguir el estilo del Castillo Nuevo?

Instrucciones de Ikea para construir tu castillo. O tu fuerte. O tu tienda india.

De todos es conocido que los manuales de Ikea son tan sencillos como difíciles son los nombres de sus productos. En Ikea Rusia nos han preparado unos manuales estupendos para que juguemos en casa a construir castillos, tiendas indias, tiendas de campaña o fuertes. Aquí tenéis las instrucciones:

¿Sabes qué es un matacán y por qué se llama así?

En los castillos suele haber una zona con aperturas desde donde se tiraba aceite hirviendo u otros líquidos/sólidos. Debido a que solían emplearse contra los musulmanes (apodados «perros» o «canes» en aquella época por los cristianos), la etimología de la palabra está clara: mata-canes.

Montealegre castillo matacán ni