Categorías
Educación Propuestas Reflexiones

¿Comienza una nueva época?

La historia de la humanidad, en lo que a educación se refiere, puede dividirse -no soy un experto en el tema, corregidme si no es así- en dos grandes bloques:

1. Todos los niños trabajan, el aprendizaje se realiza viendo a los adultos, no hay adultos especializados en enseñar. Es decir, prácticamente todas las edades contribuyen al trabajo. Desde luego que las clases más pudientes tenían maestros, pero no era lo común.

2. Los niños no trabajan, dedicamos a una parte importante de los adultos a enseñar (en España, con una población de 47 millones, tenemos unos 750.000 docentes en enseñanzas no universitarias, lo cual me parece una cifra enorme: más o menos por cada 60 personas tenemos un docente, sin contar los profesores de universidad… y necesitamos más). Para conseguir esto (prescindir de la mano de obra de unos y otros) hemos tenido que llegar a un nivel de desarrollo impensable en el pasado.

Y creo que ahora estamos acercándonos a una nueva situación:

3. Gran parte -no toda, quizá- de la formación se realiza telemáticamente (no telepáticamente, que también estaría muy bien). Esto provoca también una reestructuración del trabajo de los adultos, que se convierte en remoto en los casos en los que se puede. Desaparece el concepto de curso, y los niños van avanzando en la materia, guiados por profesores (sí, siguen existiendo, aunque son muchos menos). Si yo soy bueno en Matemáticas pero no en Dibujo, iré más avanzado en Matemáticas y menos en Dibujo; los grupos de trabajo se pueden formar adecuándose a las capacidades de cada niño (con diversidad o uniformidad, según decida el formador en cada caso).

No se me escapa que hay que cuidar otros factores, desde luego. Los hogares tienen que funcionar bien en economía y convivencia; los niños van a poder relacionarse en otros espacios: no siempre con los veinte niños que te toca, no siempre esas cinco horas, no siempre con los mismos juegos; la distribución de vacaciones podría ser mucho más variada.

Feliz Vuelta al Cole, queridos.

Categorías
Naturaleza Turismo Viajes

La cueva de Valporquero

En el norte de la provincia de León (España), y prácticamente tocando la Cordillera Cantábrica se encuentra el pueblo de Valporquero de Torío, en donde, desde 1966, se puede visitar una cueva asombrosa, y que no puedo más que recomendaros encarecidamente.

En la versión más básica de la visita se ofrecen dos recorridos: el corto y el largo. Os recomiendo el largo, ya que se puede disfrutar de toda la parte visitable de la cueva. Quizá, si lleváis niños, tengáis que llevarlos en brazos (por cansancio, no por dificultad) en alguna parte del recorrido.

Tuvimos la suerte de vivir un momento único en esa cueva: el guía -tras pedirnos permiso- apagó las luces para que pudiéramos disfrutar de la oscuridad más absoluta. Desde luego, una oscuridad que nunca habíamos sentido.

Adicionalmente a los recorridos básicos, se ofrece un recorrido llamado “Valporquero insólito”, más cercano a la espeleología, y un recorrido “Curso de aguas”, ya más avanzado, con barranquismo. Estoy seguro de que también muy recomendables, aunque no hemos podido disfrutarlos.

Categorías
Educación Reflexiones

La sabiduría de los años

Envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena.

Ingmar Bergman – https://proverbia.net/frases-de-vejez

Tenemos en nuestros mayores un ejemplo maravilloso, y nos hemos empeñado en apartarlos de nuestras vidas por no ser «productivos». Qué tristeza.

Categorías
Acertijos

Ni hermanos ni hermanas tengo… (acertijo)

Este acertijo, de Raymond Smullyan, es muy sencillo en su planteamiento, pero siempre exige que le demos un par de vueltas:

Un hombre está mirando una fotografía y dice: «ni hermanos ni hermanas tengo, pero el padre de este hombre es el hijo de mi padre». ¿De quién es la fotografía?

Categorías
Citas

De matrimonios y felicidades

Un matrimonio feliz es una larga conversación que siempre parece demasiado corta.

Categorías
Arte Religión

El lavatorio, de Tintoretto

El pintor veneciano Jacopo Comin, apodado Tintoretto por la profesión de su padre, consiguió algo único con esta obra en la que se representa el momento en el que Jesús lava los pies de sus discípulos.

De Tintoretto – http://www.museodelprado.es/imagen/alta_resolucion/P02824.jpg, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=16957833

Desconcierta en esta obra la composición, que parece completamente descentrada, con el motivo principal del cuadro ubicado muy a la derecha, muy lejos de la parte central. Desconcierta, también, la perspectiva y los tamaños desproporcionados.

Y ese desconcierto se convierte en asombro cuando sabemos que este obra se hizo para ser vista desde un lateral, con los espectadores más próximos a la parte derecha (con Jesús y los apóstoles que se están lavando en ese momento en primer plano).

Os dejo este vídeo del propio Museo del Prado, comentado por su director Miguel Falomir.

Categorías
Citas Reflexiones

De martillos y versatilidades

A quien solamente sabe usar un martillo, todos los problemas le parecen clavos.

Categorías
Educación

Regreso al colegio. Septiembre 2020.

Imagino que es el tema más recurrente en las conversaciones de estos días: ¿cómo será la vuelta al colegio? ¿existirá tal vuelta al colegio? Las asociaciones de madres y padres, los profesores, la administración están decididas a que exista esa vuelta, pero en condiciones de seguridad.

Personalmente creo que tal cosa es, literalmente, imposible. Estamos hablando de reunir a personas que no conviven, en un lugar cerrado y durante varias horas. Es evidente que se va a producir algún caso. Y que quienes hayan compartido aula con ese caso tendrán que guardar cuarentena. Niños, profesores y sus respectivos cuidadores. Creo que eso produciría una situación tan caótica (quizá solamente una semana -o menos- presencial, a continuación dos semanas de teledocencia) que es más razonable y sano establecer como norma la teledocencia.

Y esto, sin entrar en que esos casos pueden acabar produciendo, en último término, muertes. Si hay contagios masivos en un grupo de niños numeroso, algunos enfermarán. Y algunos estarán muy graves. Y no quiero seguir ahondando en los siguientes pasos porque dan escalofríos.

Un escenario en el que la norma es la teledocencia nos va a obligar a replantearnos muchas cosas (y sí, a plantarnos de repente en el siglo XXI, que ya tocaba), principalmente en tres vertientes:

1. La docencia como tal: ¿tendrán sentido los «cursos», no sería mejor que cada alumno fuese a su ritmo? ¿cómo elaboraremos los grupos de trabajo, juntando alumnos por afinidades, o tratando de igualar el nivel de los grupos? ¿A partir de qué edad tiene sentido la teledocencia? En tres años la veo inviable, y quizá no tenga sentido ni siquiera en todo Infantil, tal vez ni siquiera en 1º de Primaria (aunque esto ya es obligatorio).

2. Eliminando desigualdades: ¿qué hacemos con aquellos que no puedan -o no quieran- tener tecnología en su casa? Es cierto que es cada vez más raro encontrar a un niño sin consola o sin seguir a algún youtuber, pero existen casos, desde luego.

3. Conciliación: ¿qué porcentaje de trabajos se pueden realizar en casa? ¿Qué porcentaje de trabajos se pueden realizar en casa y, además, atender a tus hijos?

Os dejo ahí las cuestiones y os invito a participar en el debate.

Categorías
Antropología Psicología

Experimento sobre la atención

Este es un experimento muy famoso, relacionado con la atención. Observad este vídeo y seguid sus instrucciones. Debéis contar cuánto pases de pelota se dan entre jugadores de camiseta blanca.

Categorías
Filosofía

La falacia del hombre de paja

Es una falacia consistente en ridiculizar o tergiversar los argumentos del contrario para conseguir llevarse la razón. Pongamos un ejemplo:

A: «Creo que la escolarización no debería ser obligatoria».
B: «Los niños necesitan socializar».

La respuesta B no tiene relación alguna con la afirmación A y, además, en A en ningún momento se considera que los niños no deban socializar. De hecho, seguramente quien apoya que la escolarización no sea obligatoria está buscando socializar de verdad, pero ese es otro tema, no caigamos ahora en otra falacia.

Se llama «hombre de paja» en alusión a los muñecos usados para entrenar en los combates. Del mismo modo que en ese entrenamiento no luchamos contra un rival de verdad, aquí no nos enfrentamos al argumento real («la escolarización no debería ser obligatoria»), sino a otro imaginado y más fácil de derrotar («los niños no deben socializar» o «solamente se socializa en la escuela»).