Consejos contra el coronavirus

Son dos los consejos que nos llevan repitiendo las autoridades sanitarias desde hace semanas, bien sencillos (y baratos):

  1. Realizar frecuentes y correctos lavados de manos con agua y jabón. Es necesario seguir el protocolo que en casa llamamos «científico», ya que nos garantiza que las manos quedan perfectamente limpias. Incluyo un enlace al final del post.
  2. Toser en el codo, de modo que las manos no sirvan para propagar los gérmenes.
  3. (de regalo) No caer en la histeria 🙂

El origen del nombre del Cordon Bleu

Seguramente todos (o muchos) conoceréis ese rico plato llamado Cordon Bleu. Ñam. Personalmente lo descubrí gracias a mi familia política (es una de las muchas cosas que he ganado), y ayer mismo lo disfrutamos por última vez. Y de esa rica conjunción de carne, jamón y queso podemos extraer muchas cosas, pero… ¿su nombre? ¿Qué tipo de nombre es ese para un plato?

Debemos viajar al año 1578, cuando el rey Enrique III de Francia fundó la Orden de los Caballeros del Espíritu Santo. Cada uno de sus miembros portaba, orgulloso, la Cruz del Espíritu Santo, colgada de un… cordon bleu, sí. Aunque las órdenes de caballería desaparecieron con la Revolución Francesa, este nombre de Cordon Blue quedó para siempre como un sinónimo de excelencia en todos los ámbitos (me viene a la mente el tan habitual otaku de nuestros chavales de hoy en día). Y, en concreto, se utilizó para indicar excelencia en el mundo gastronómico.

En 1895 se fundó en París la escuela culinaria Le Cordon Bleu, que hoy en día tiene campus en varios países del mundo, incluyendo España. Y de ahí salió este plato tan rico del que hemos hablado hoy.

La imprudente osadía de Jesse Sharp

Este muchacho de 28 años manifestaba a quien quisiera escucharle que descender (no sé si se usa descender para esto) las cataratas del Niágara en kayak y sin chaleco salvavidas era pan comido.

La última foto que tenemos de él es justamente del momento anterior a precipitarse al vacío. Nunca se ha encontrado su cuerpo.

Polafías

La sección de literatura de tradición oral de la AELG (Asociación de Escritoras e Escritores en Lingua Galega) nos ofrece en su página web un tesoro valiosísimo, en forma de vídeos (y de los audios que en ellos podemos disfrutar). Recorrer esa página es encontranos con historias, leyendas, curiosidades y aprendizajes.

Os la recomiendo muchísimo, no solamente a los gallegos, pero especialmente; no solamente a los de Moaña, pero especialmente.

https://www.aelg.gal/Polafias/



El palacio de Riofrío

En las afueras de la ciudad de Segovia, además del conocidísimo palacio de La Granja, se encuentra también el palacio de Riofrío. ¿Conocéis su historia?

La esposa del rey fallecido (Felipe V), Isabel de Farnesio, había quedado relegada a la nada, y prácticamente desterrada dentro del propio reino. El rey actual no era su hijo, sino hijo de la primera esposa de Felipe. Así que ella pasó de ser reina consorte a no ser nadie. Se construyó un palacio, muy del gusto italiano, novedoso en aquella época, y que representaba un buen contraste con el palacio de La Granja. Y se le otorgó jurisdicción en aquella zona. No llegó a vivir en él, porque las circunstancias hicieron que los hijos del primer matrimonio de Felipe V fueran muriendo y que, por fin, un hijo suyo (Carlos III) pasara a ser rey de España. Así que ella pasó de no ser nadie a ser reina madre.

Un palacio lleno de encanto y de tristeza. Alfonso XII (creo que el único rey que lo utilizó) pasó allí el duelo por su fallecida esposa.

Cuñados

Cuñados. ¿Cómo es posible que esa palabra se haya convertido en ofensiva? Tendré mucha suerte, pero ninguno de mis cuñados da el perfil que se critica con esa palabra. Ni son presuntuosos, ni se meten donde no se les llama, ni se dan de sabidillos, quizá porque de lo suyo saben, y mucho. Tengo tan buenos cuñados que solamente ellos pueden decir que sus cuñados son mejores.

Que en cuñados agrupo cuñadas y cuñados, faltaría más (no, no me pidáis que diga cuñades).

Para mis queridos :*

El Mont Blanc como nunca lo habías visto

Esta fotografía de altísima resolución del Mont Blanc nos ofrece unas increíbles perspectiva posibilidad de acercarnos a cualquier punto. La imagen completa tiene 365 Gigapixels y está hecha a partir de 70.000 imágenes. Según he leído, es la imagen de mayor resolución que tenemos. No sé si es cierto o no, pero en cualquier caso es una imagen magnífica.

Podéis acceder y juguetear con la imagen en el enlace que incluyo al pie del post.

De la tierra que ocupas y estercolas

José Ramón Marín, hombre que podemos calificar de derechas por formación e ideología, recibió tras su muerte el precioso homenaje de la Elegía, esa obra cumbre de Miguel Hernández.

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha
muerto como del rayo Ramón Sijé, con quien
tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracoles
Y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

.Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte
a parte a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de mis flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas…
de almendro de nata te requiero,:
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

(10 de enero de 1936)

Tras el borrado de unos versos de Miguel Hernández por parte del Ayuntamiento de Madrid se ha hecho un llamamiento a llenar las redes con los versos del poeta pastor. He querido hacerlo destacando esta obra en la que elogia a alguien que ideológicamente bien podría pertenecer a este ayuntamiento, José Ramón Marín o su alias Ramón Sijé.