La imprudente osadía de Jesse Sharp

Este muchacho de 28 años manifestaba a quien quisiera escucharle que descender (no sé si se usa descender para esto) las cataratas del Niágara en kayak y sin chaleco salvavidas era pan comido.

La última foto que tenemos de él es justamente del momento anterior a precipitarse al vacío. Nunca se ha encontrado su cuerpo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.