Rue Saint-Honoré por la tarde, efecto de lluvia, de Camille Pissarro

Esta es la pintura por la que descubrí a este padre del impresionismo. Forma parte de una serie de quince obras pintadas entre 1897 y 1898 desde el hotel de París en el que se alojaba.

Esta escena nos muestra la calle Saint Honoré a primera hora de la tarde. Los coches de caballos y los peatones se nos muestran sobre el suelo mojado (y aún está lloviendo, a juzgar por los paraguas). Pissarro vuelve al impresionismo, ya en la fase final de su carrera, y nos regala esta impresión de París.

Este cuadro puede disfrutarse en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. Os recomiendo visitarlo y poder contemplar la misma vista que hace ya más de un siglo, desde la ventana de un hotel de París, pudo contemplar Camille Pissarro.

¿Cuándo comenzó el arte gótico?

Se suele fijar la fecha de origen de este arte, si es que tal cosa puede hacerse (como es evidente, no hay un momento concreto en el que se deje atrás el románico y se pase a usar el gótico) en el año 1140.

¿Qué sucedió en este año 1140? Se erigió la basílica de Saint-Denis, necrópolis de los reyes de Francia. Pero hoy no nos interesa tanto esta faceta como la de que su abad Suger decidió poner en marcha un estilo en el que se estaban comenzando a construir otras iglesias (en concreto, la catedral de Sens). Así que aquí ya podemos ver rosetones, arcos ojivales y una construcción que juega con la luz y que usa la luz como medio para transmitir un mensaje.

De Arnaud 25 – Trabajo propio, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3759672

La aguja de Notre Dame, de Viollet-le-Duc

Como sabéis, en el incendio de la catedral de Notre Dame del 15 de abril de 2019 se vino abajo uno de los elementos más conocidos -y espectaculares- de la construcción: la elegante aguja, joya del neogótico.

De Alfred-Alexandre Delauney – Esta imagen está disponible en la División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos bajo el código digital pga.01016., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=18086580

Del neogótico, efectivamente. No es una errata. La aguja original, de la que sabemos poco o nada, se desmontó en 1786. Y a mediados del siguiente siglo, Eugène Viollet-le-Duc, recibió el encargo de restaurar (o reformar, o renovar) Notre-Dame. Y lo hizo como su sentido de la estética le dio a entender, pero sin buscar fidelidad a la inicial. Creó una auténtica maravilla siguiendo el estilo imperante en su momento (es decir, igual que si ahora creamos una aguja nueva siguiendo un estilo arquitectónico actual).

Mi admirado Barroquista ha escrito un magnífico artículo analizando las posibles opciones que tenemos ahora que la aguja de Viollet-le-Duc ya no luce, orgullosa, sobre el tejado de la catedral que la obra de Victor Hugo ayudó a inmortalizar.