Olvido, por favor, que hay niños delante

Ayer saltó a las redes sociales un vídeo de Olvido Hormigos, concejala del Ayuntamiento de Los Yébenes, en Toledo (España), en donde aparece realizando un acto íntimo, que graba para su amado. Ese vídeo privado fue saltando de móvil a móvil, y acabó siendo publicado en Internet.

Como sabéis quienes me seguís y conocéis, desde unos cuantos años atrás me interesan (y mucho) todos los asuntos relacionados con la crianza y la educación de los más pequeños.

Así que quiero decirte, Olvido, que, desde luego, eres muy libre de masturbarte (faltaría más) en tu tiempo de ocio, eres libre de grabarlo, eres libre de enviar ese vídeo a quien tú quieras (incluso eres libre de publicarlo en internet, si te apeteciera). Pero, por favor, te pido una cosa: que no olvides que hay niños delante. Los niños, como sabrás, son esponjitas que absorben todo, que asimilan todo, que aprenden todo.

Y yo no quiero que nuestros niños aprendan que masturbarse, tocarse, disfrutar con el propio cuerpo (e incluso grabarlo y enviarlo a un ser amado) es motivo de dimisión. No quiero que sientan que es algo de lo que tengan que avergonzarse. No quiero que piensen que alguna parte de su cuerpo es sucia. Y, desde luego, no quiero que consideren que amar es más motivo de dimisión que robar.

Así que, por favor, Olvido, no dimitas. Hay niños delante.

No es una rubia. Es una persona.

El periódico deportivo español Marca, como parte del seguimiento que realiza de la pretemporada del Real Madrid, nos informa, con un reportaje fotográfico de Pablo García, de que los jugadores son trasladados en carrito al entrenamiento. Sin entrar en la importancia de esta noticia en sí, me gustaría hacer hincapié sobre estas dos fotografías y los comentarios que el periódico hace sobre ellas.

La primera foto es la siguiente:

Benzema trasladado en carrito

El comentario de Marca (correctísimo) es:

Benzema es conducido al campo de entrenamiento.

Me parece, como digo, completamente correcto. Alguien (el conductor, se supone que un profesional de lo suyo) traslada al jugador al campo de entrenamiento.

La segunda foto es la siguiente:

Özil trasladado en carrito

Y, claro, aquí ya cambia todo. El comentario de Marca es:

El jugador alemán del Real Madrid llegó al entrenamiento en un carrito conducido por una rubia.

!!?? ¿Por qué me dicen esto? Llega al entrenamiento igual que Benzema, conducido por un conductor, por un profesional, se supone. ¿Por qué esta falta de respeto por la profesionalidad de la conductora? ¿Por qué no ponen en la primera foto algo como «Benzema es conducido al campo por un moreno»?

¿Soy el único que ve esto completamente ofensivo?

El ¿orgullo? gay

Siempre me ha sonado especialmente chocante la utilización del sustantivo «orgullo» aplicado a esta celebración (la del orgullo gay). No porque ser homosexual no sea motivo de orgullo, sino porque no lo es más que no serlo. Sí es motivo de orgullo, y mucho, el vivir en un país donde las personas no tengan diferentes derechos por tener diferente condición sexual.

Hace un año leí una explicación del origen de este nombre en el blog de Jesús Encinar; había pensado describirla con mis palabras, pero creo que mejor os dejo las suyas:

La noche del 28 de junio de 1969, precisamente hoy hace 41 años, la policía de Nueva York entró en el bar Stonewall Inn, esperaban encontrar un grupo de gente que saliese corriendo llevados por el miedo como solía ocurrir en estas ocasiones. Pero ese día los ánimos estaban alterados por la reciente muerte de Judy Garland. Un tumulto de gente se arremolinó junto al bar y atacó a la policía que tuvo que refugiarse dentro del bar, así comenzaron los disturbios de Stonewall, una muestra de afirmación de la comunidad homosexual como nunca antes se había conocido.

Al año siguiente los colectivos homosexuales de Nueva York decidieron organizar una manifestación coincidiendo con el 1er aniversario de las revueltas al estilo de las marchas que organizaban otros colectivos. Este tipo de manifestaciones en Estados Unidos se llaman Parades, desfiles, más concretamente Pride Parades, o sea desfiles del orgullo.

Ya existían y continúan desfilando cada año por la Quinta Avenida por ejemplo el Irish Pride Parade Día del Orgullo Irlandés, el día de San Patricio cada 17 de Marzo, o también el o Hispanic Pride Parade Día del Orgullo Hispano, cada 12 de octubre. Así, de igual manera, se eligió el 28 de junio para celebrar el Gay Pride Parade, el Día del Desfile del Orgullo Gay.

En su origen en Nueva York el orgullo gay es sólo uno de los días de orgullo en que la ciudad se engalana para celebrar la diversidad de uno de los grupos de la ciudad.

Al llegar a otras partes del mundo estas celebraciones han tomado una traducción directa de los desfiles americanos: Gay Pride. En el caso español quizá se podrían haber llamado la Cabalgata Gay o las Procesiones Gay, haciendo uso de palabras con mayor tradición en nuestro idioma, pero no fue así. Simplemente se tomó el nombre del día del Orgullo Gay, sin más.

Sin duda habrá gente que le pueda gustar más o menos el desfile del Orgullo Gay, como a otros muchos nos puede gustar más o menos el Día de las Fuerzas Armadas, las procesiones de Semana Santa, la Cabalgata de Reyes, los Carnavales o las celebraciones de la Eurocopa. Personalmente siempre he disfrutado con las celebraciones festivas en la calle, precisamente más con aquellas que menos entiendo. Me ayudan a comprender a otros seres humanos y apreciar la diversidad que hace a nuestra especie y a nuestra sociedad tan creativa, interesante, divertida y jovial.

Las strippers y sus ciclos

Este post se puede resumir fácilmente con dos palabras: somos mamíferos.

Los psicólogos Geoffrey Miller y sus colegas estudiaron a 5.300 strippers en un club. Midieron fluctuaciones en el olor corporal, en la proporción cadera-cintura, y en los rasgos faciales. Y contabilizaron las ganancias diarias de cada stripper.

Las chicas que estaban ovulando ganaban 70$/hora, las que estaban menstruando 35$/hora, las que estaban en medio (entre ovulación y menstruación, o viceversa), 50$/hora.

Conclusión: los hombres vemos más atractivas a las mujeres durante la ovulación.

Adicionalmente se estudió la diferencia entre las que tomaban píldora y las que no: las primeras (píldora) no mostraban fluctuaciones en sus ganancias, quedándose en una media de 37$/hora. Las que no tomaban píldora mostraban las fluctuaciones anteriormente descritas y ganaban una media de 53$/hora.

Sí. Somos mamíferos.

Buena suerte, señor Gorski

Cuando Neil Armstrong volvió al módulo lunar tras su paseo por la luna, pronunció unas palabras tremendamente enigmáticas: «Buena suerte, señor Gorski». Jamás quiso indicar qué significaba aquello, lo cual dio origen a un buen número de especulaciones, siendo la más aceptada la de que se trataba de un mensaje a algún astronauta soviético.

Hace poco, en una rueda de prensa, fue el propio Armstrong el que sacó el tema:

Ahora que el señor Gorski ha fallecido, puedo contar a qué se refería esa expresión. Hace muchos años, cuando yo era un chaval, estaba jugando al béisbol con un amigo, y la pelota se nos fue a la casa de la familia Gorski. Salté la valla para recogerla, y oí a la señora decirle a su marido: «¿Sexo oral? ¿Quieres sexo oral? ¡Tendrás sexo oral cuando el hijo del vecino se pasee por la luna!»

Desafortunadamente, los registros de la NASA del viaje a la luna no hacen mención alguna del mensaje de Neil Armstrong, así que lo dejamos ubicado dentro del apartado de Leyendas urbanas. Pero hay que reconocer que es una leyenda muy buena.

¿Sabes cómo se llamaba la primera esposa de Adán?

Antes de Eva, Adán tuvo otra esposa que, al parecer, no era tan sumisa como Eva. Una esposa que intentaba hacer valer también su opinión y sus posturas (sí, también esas posturas). Una esposa que acabó abandonando a Adán, y se fue a vivir con Asmodeo y otros servidores, en la zona del Mar Rojo.

Lilith (pintura de John Collier)
Lilith (pintura de John Collier) (de Wikimedia Commons)

Lilith acabó convirtiéndose en una bruja, dedicada a robar el semen de los varones y engendrando hijos con ellos.

Lilith es una figura de origen mesopotámico; aparece también en la tradición judía, y en la Biblia se cita una vez:

Los gatos salvajes se juntarán con hienas y un sátiro llamará al otro; también allí reposará Lilit y en él encontrará descanso.

Me parece fascinante y encantador que la primera mujer decidiera no someterse al varón :). Que la hayan hecho «desaparecer» es también muy significativo.

La tumba de Victor Noir

Victor Noir murió el día anterior a su boda, víctima de un disparo, tras meterse en una disputa entre su jefe y un primo de Napoleón III. Pero, desafortunadamente, eso es demasiado habitual como para convertirlo en protagonista de este post.

El escultor de la tumba decidió esculpir a Victor Noir tal como se había ido al otro mundo, con una erección… intensa.

Tumba de Victor Noir (por MRW), de Wikimedia Commons

Su tumba se encuentra en el cementerio Pere Lachaise, y es costumbre entre las chicas que lo visitan cumplir el ritual de dejar unas flores en su sombrero, besar sus labios y aplicar un generoso masaje sobre su principal particularidad. Como podréis suponer, el paso del tiempo ha desgastado muchísimo esas áreas de la estatua. Una sobre todo, hay que decirlo.

Me enteré de esta historia mediante la siempre sorprendente Nieves Concostrina. Gracias!.

Las misericordias, vía de escape para la imaginación

Muchos de los coros de las iglesias y catedrales medievales, donde los monjes entonaban sus cantos a Dios, albergan unos inesperados motivos bajo sus asientos.

Dichos asientos tenían dos posiciones diferentes (como los de muchos cines y salas de actos), según el monje estuviera sentado o de pie. Cuando estaban de pie, y debido a que podían pasar varias horas en esa postura, se apoyaban en el propio asiento, en un saliente llamado «misericordia».

Por su parte, los tallistas y escultores de aquella época tenían como principal cliente a la Iglesia y, por ende, tenían pocas oportunidades de crear obras a su antojo. Así que usaron las ocultas misericordias como vía de escape para su imaginación, y no es extraño observar misericordias con motivos eróticos o incluso pornográficos.