Fort Knox Box, de Escape Welt

Os traemos aquí otro puzzle de nuestros geniales amigos de Escape Welt. Esta vez se trata de desentrañar el misterio de Fort Knox, que alberga las reservas de oro de Estados Unidos.

Como siempre sucede con los puzzles de Escape Welt, las piezas se desencajan -una vez encontrada la correspondiente clave- sin esfuerzo extra. Un camino de seis pasos -en este caso- que nos conduce a la solución.

Es este un regalo estupendo para quienes gusten de juegos en familia, de acertijos y también de habilidad manual, además de un envoltorio más que original si queréis hacer un regalo (para esconder un regalo no es necesario resolver el puzzle, gracias al atajo que siempre se nos ofrece). Asimismo, si tienes un negocio en el que la sala de espera desespera a tus clientes, tener un puzzle a su disposición hará que el tiempo vuele.

Y, por supuesto, es también una solución maravillosa si quieres que tus hijos y sus amigos pasen un buen rato sin móviles: lo agradeceréis todos.

Como la inteligencia llama a la inteligencia, los chicos de Fort Knox han sacado un nuevo producto, el Fort Knox Pro; os dejo aquí el vídeo de Kickstarter:

House of the Dragon, de Escape Welt

Hemos hablado ya en más ocasiones de los magníficos juegos de escape de Escape Welt. Hoy os presentamos uno que, además, viene ambientado con un cuento maravilloso, que nos habla de amor, de familia, de dragones y de trabajo en equipo para resolver retos de otro modo imposibles.

Nos encontramos con un juego hecho en madera y que nos exige la resolución de una serie de acertijos para conseguir llegar a su interior. De los puzzles que hemos resuelto (Quest Pyramide, Space Box, y este mismo), nos ha parecido el más complicado… y creo que también es con el que mejor nos lo hemos pasado. Hemos tenido que usar la ayuda de las pistas para los últimos pasos.

Como todos los juegos de esta casa, House of the Dragon gustará a los amantes de los acertijos, a las personas a las que les gusta enfrentarse a retos, y -ya que se puede jugar en equipo- a los amantes de bonitas veladas entre amigos y de estupendos ratos en familia. Y, además de ser un juego estupendo en sí mismo, también puede usarse como una caja de lujo para «envolver» otro regalo.

Space Box, de Escape Welt

Pocas cosas hay tan retadoras para la mente como la resolución de acertijos -como sabéis, aquí nos encantan. Así que hemos vuelto a probar un reto que nos propone Escape Welt: si anteriormente viajamos al pasado, a la época del antiguo Egipto, para desentrañar el misterio de una pirámide, ahora nos vamos al presente o futuro cercano, a la época del espacio, en una misión contra el reloj para rescatar a un astronauta de una muerte cierta.

El sistema es tan sencillo como complejo: una caja que debemos abrir usando solamente nuestra lógica e intuición. Es un proceso de varias fases encadenadas que nos llevará a la resolución del acertijo.

Por si no somos capaces de resolver alguna de esas fases, podemos solicitar -para cada fase- varias pistas. Debo decir que en esta ocasión hemos tenido que recurrir a esta opción, y que el camino hacia la solución es lógico, imaginativo y entretenido.

Este bonito juego es un regalo que encantará a todos los amigos de las aventuras, de los acertijos y de los razonamientos inteligentes. Es también una forma original de «envolver» otro regalo, ubicando el obsequio en el compartimento en donde el astronauta espera, impaciente y nervioso, su rescate.

La búsqueda del tesoro de la pirámide, Quest Pyramide, de Escape Welt

En casa, como sabéis, nos gustan mucho las escape rooms, los acertijos, los cubos de rubik y los juegos. Con ese panorama, está claro que los juegos de Escape Welt eran una apuesta segura.

Hemos recibido el juego Quest Pyramide. Era nuestro primer juego de este estilo, y nos hemos divertido muchísimo: hemos pasado largos y entretenidos ratos jugando en familia. Se trata de ir resolviendo una serie de acertijos que permiten ir avanzando hasta desentrañar el secreto que la pirámide oculta desde hace milenios.

Se propone el reto de conseguir el objetivo en un tiempo de 60 minutos. Adicionalmente, hay un conjunto de pistas que se pueden ir descargando si se necesita ayuda. En el juguete, como podéis ver, hay una serie de símbolos, que son fundamentales para guiarnos en el camino de la resolución del problema. Os podemos adelantar que no suele haber demasiado margen para las interpretaciones o el azar: quienes escondieron hace milenios el tesoro nos dejaron pistas suficientes para poder encontrarlo.

Como es un juego compacto, que no ocupa espacio, hemos podido no solamente jugar en casa, sino llevarlo con nosotros a la piscina. Está muy bien hecho y no nos ha dado ningún problema de posible rotura. Eso sí, se indica que no es necesario forzar nada: cuando funciona, funciona sin problema.

Si quieres hacer un regalo original, pasar un rato estupendo en familia o retar a ese grupo de amigos tan interesados en resolver acertijos, esta es una opción fenomenal. Incluso se puede utilizar como caja dentro de la cual guardar un (otro) regalo.