¿Os queda mucho para terminar?

Hace unos diez años, yo trabajaba para una empresa en la que se valoraba más el talento que la apariencia. Teníamos unas maravillosas oficinas en el centro de Madrid, en la planta cuarta, ocupando un dúplex (la planta de arriba era para ocio y relax). Dentro de aquel bonito edificio, desde luego, era la oficina estrella.

Un día llegaba yo a trabajar y, en el bajo, estaban de obras. Subí al ascensor, con mi habitual indumentaria deportiva, y también subió un hombre perfectamente trajeado; con sus manos en los bolsillos y su gesto de Persona Muy Importante. Sin sacar las manos de sus bolsillos, mientras me señalaba con su cabeza, me preguntó: «¿os queda mucho para terminar?». Por un momento pensé que me hablaba de algún proyecto en el que estábamos metidos, pero no: se refería a las obras del portal. Le expliqué que aquel no era mi trabajo y, mientras intentaba recomponerse de su metedura de pata, me preguntó que a qué planta iba. «A la cuarta», le indiqué. Dudo que se haya recuperado todavía.

Es triste lo habitual que es valorar a las personas por su apariencia.

Nuevos tiempos

– ¿Cambias cromos?
– Yo no cambio, vendo [*]

Oído en la Plaza Nueva de Bilbao, con Clara, Vane y Carlos. Hace un tiempo, ya 🙂

[*] 0.10 los cromos normales, 0.80 los cromos difíciles

Hablé de esto en la anterior época del Cartapacio.

Buena suerte, señor Gorski

Cuando Neil Armstrong volvió al módulo lunar tras su paseo por la luna, pronunció unas palabras tremendamente enigmáticas: «Buena suerte, señor Gorski». Jamás quiso indicar qué significaba aquello, lo cual dio origen a un buen número de especulaciones, siendo la más aceptada la de que se trataba de un mensaje a algún astronauta soviético.

Hace poco, en una rueda de prensa, fue el propio Armstrong el que sacó el tema:

Ahora que el señor Gorski ha fallecido, puedo contar a qué se refería esa expresión. Hace muchos años, cuando yo era un chaval, estaba jugando al béisbol con un amigo, y la pelota se nos fue a la casa de la familia Gorski. Salté la valla para recogerla, y oí a la señora decirle a su marido: «¿Sexo oral? ¿Quieres sexo oral? ¡Tendrás sexo oral cuando el hijo del vecino se pasee por la luna!»

Desafortunadamente, los registros de la NASA del viaje a la luna no hacen mención alguna del mensaje de Neil Armstrong, así que lo dejamos ubicado dentro del apartado de Leyendas urbanas. Pero hay que reconocer que es una leyenda muy buena.

Disculpe, pero tiene usted un error en el pasaporte

Si eres español, tienes un pequeño (y posible) error en el pasaporte. En su primera página está representado el primer viaje de Colón. Allí está representada la ruta de dicho viaje, con su salida del puerto de Palos de la Frontera, su recorrido a través del Mar Océano hasta llegar a las Indias, y su regreso.

Ya de vuelta, La Pinta arribó a Baiona el 1 de marzo; días más tarde, el 4 de marzo, arribó La Niña a Lisboa (La Santa María encalló al llegar a las Indias, y allí se quedó).

Sin embargo, vemos que en nuestro pasaporte se puede ver que el punto de llegada es Lisboa, cuando debería ser Baiona (salvo que se esté representando el viaje de la nave que llegó en segundo lugar, La Niña). El ayuntamiento de Baiona ya ha solicitado que se rectifique ese gráfico.

Actualización: 2011.03.24

Según ha comentado el usuario Sinextrorsum en meneame, lo que representa ese gráfico es la ruta que siguió Colón, no la que siguió la primera nave en volver al Viejo Mundo. Si es así, el mapa tiene sentido, aunque no representa, en mi opinión, lo que debería.

Leí esta noticia hace unos meses; aunque no recuerdo dónde, incluyo un enlace a la noticia en El Mundo.

Mi mujer dice que no

Compró, fascinado, el nuevo iPad 2. Llegó a casa deseoso de abrirlo y comenzar a jugar con él, pero, esta vez, se encontró con una esposa firme, que no estaba dispuesta a admitir ningún cacharrito más en casa. Así que, cabizbajo, retornó a la tienda, y devolvió el iPad. ¿El motivo?. «Mi mujer dice que no».

Al cabo de unos días, recibió un paquete en casa. Procedía de Apple. Al abrirlo, vieron un iPad 2, con una nota: «Apple dice que sí».

¿Cuál fue el día más aburrido de los últimos 111 años?

William Tunstall-Pedoe, fundador y CEO de la empresa True Knowledge, se ha dedicado a investigar cuál fue el día más aburrido de los últimos 111 años. No diré lo aburrido que hay que estar para ponerte a buscar eso.

Tras analizar toda la información (su base de datos de acontecimientos tiene unos 340 millones de registros) usando técnicas heurísticas y de procesado de lenguaje natural, llegaron a la conclusión de que ese día tan aburrido fue el 11 de abril de 1954. Fue un Domingo, lo cual tampoco es de extrañar. Lo único notable que sucedió ese día fue que hubo elecciones en Bélgica y que nació un académico turco, Abdullah Atalar.

Y ahora viene la otra pregunta: ¿cuál fue el día más interesante? No lo han intentado porque, según sus propias palabras, es difícil distinguir entre la importancia del ataque del Pearl Harbor y la importancia de la llegada del hombre a la luna.

Lo he visto en la revista Computer del IEEE (Febrero 2011).

Tienes una multa

Hoy he recibido un correo cuyo subject es «Tienes una multa», procedente de multas@buscamultas.com. Lo primero que he pensado es que se trataba de algún tipo de spam. Analizando el correo he visto que no era spam, aunque sí un error. Hasta donde yo sé, los chicos de buscamultas.com no tienen mi correo y, además, el NIF que aparece en el mensaje no es el mío. Lo mejor, el importe.

Pantallazo de la multa recibida. El importe: 86163571520 €

Menos mal, menos mal que no compré aquel viaje por el precio que me proponía Iberia.

Por otra parte, diré que me parece fatal la falta de ortografía que cometen al escribir «informarte» con tilde. Adicionalmente, el titular «Lo sentimos tienes una multa» está pidiendo una coma a gritos.

(En el pantallazo he eliminado parte del NIF/CIF y del Nombre).

Reutilizando los tickets de la zona azul

El proceso nos lo sabemos todos: llegas con tu coche, aparcas en zona azul (o verde), y te vas a pagar a la máquina, pagando en general más tiempo del que estimas, por si surge un imprevisto. Dejas el ticket en el interior del coche y te vas a hacer tus cosas. Y luego vuelves. Y aún queda un buen rato para que caduque el ticket.

¿No os parecería buena idea que ese ticket pudiera ser reutilizado por otro usuario?. Yo alguna vez he pensado en dejarlo en la maquinita. ¿Qué os parece?.

¿De dónde viene la expresión «El quinto pino»?

Para quien no lo sepa, «el quinto pino» es una expresión que se utiliza (¿sólo en España?) para indicar algo que está muy lejos.

En el siglo XIX, en Madrid, en el Paseo del Prado había cinco pinos plantados, con bastante distancia entre ellos. La gente los utilizaba como lugar de cita («quedamos en el primer pino», por ejemplo). El quinto pino estaba bastante lejos, quedando en las afueras de Madrid (obviamente, Madrid no era tan grande como ahora). De ahí viene la expresión de «El quinto pino».