Reduciendo el riesgo de contagio

Ahora que estamos volviendo poco a poco (bien, algunos mucho a mucho) a la normalidad, tras esta época de confinamientos y alarmas por la COVID-19, es importantísimo -ya sabéis- evitar los rebrotes.

La farmacéutica Gemma del Caño (@farmagemma: debéis seguirla en Twitter, si aún no lo hacéis) ha escrito un hilo con veinte consejos muy sencillos y muy claros para reducir el riesgo de contagio. Os lo copio aquí:

  • Preferible juntarse al aire libre que en casa.
  • Si tienes una terraza apañada, valora hacerlo allí.
  • Si no, punto 1.
  • Si tu casa es pequeña y la terraza no vale, valora el número de personas, no tenéis que quedar tooooodos juntos (os lo pongo en bandeja si quieres librarte del cuñado).
  • No te líes, normas sencillas pero efectivas, todos al entrar: lavado de manos.
  • ¿Abrazos? No es el momento. Choque con el pie, invéntate un baile o yo que sé. ¿No lo vas a cumplir? MASCARILLA, mirando a otro lado, niños a la cintura. No juntéis las caras, por dió.
  • UNA persona pone la mesa.
  • Sé egoísta, no pases la sal ni el pan.
  • Si hay niños pequeños, pon pegatinas en los vasos para que sepan cuál es el suyo.
  • VENTILACIÓN, VENTILACIÓN, VENTILACIÓN. Queda a última hora, una cena o así, que no pegue tanto el sol y se pueda abrir las ventanas.
  • ¿Imposible? Vale, no te pongas cerca del aire acondicionado.
  • ¿Personas de riesgo? Cuando terminéis de comer o beber: mascarilla, el tiempo de exposición es importante.
  • ¡NO TE TOQUES LA CARA!
  • Deja disponible gel hidroalcohólico pero vamos, el lavado de manos es bastante. Menos botes de pulsar.
  • ¿Quitarse los zapatos? Pues mira, no. Que no suban los pies a la mesa, es una cochinada. A los peques… pues sí.
  • ¿Superficies limpias? ¡Eso ya lo hacías antes!
  • Es momento de sacar las sillas plegables y mesas extensibles. Separa lo que te permita el espacio.
  • ¡NO CHILLES! ¡NO HABLES ALTO! ¡NO RISOTADAS ENCIMA DE LA MESA Y CERCA DE NADIE! Actúa como si fueras pucelano, con gracia pero mesura.
  • Si en algún momento te saltas una norma, vuelve rápido a la línea, el tiempo de riesgo es importante.
  • Sencillez, sentido común, efectividad.

Muchísimas gracias, Gemma. Y no solamente por este hilo, que incluyo también aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.