Archivo de la etiqueta: el barroquista

La aguja de Notre Dame, de Viollet-le-Duc

Como sabéis, en el incendio de la catedral de Notre Dame del 15 de abril de 2019 se vino abajo uno de los elementos más conocidos -y espectaculares- de la construcción: la elegante aguja, joya del neogótico.

De Alfred-Alexandre Delauney – Esta imagen está disponible en la División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos bajo el código digital pga.01016., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=18086580

Del neogótico, efectivamente. No es una errata. La aguja original, de la que sabemos poco o nada, se desmontó en 1786. Y a mediados del siguiente siglo, Eugène Viollet-le-Duc, recibió el encargo de restaurar (o reformar, o renovar) Notre-Dame. Y lo hizo como su sentido de la estética le dio a entender, pero sin buscar fidelidad a la inicial. Creó una auténtica maravilla siguiendo el estilo imperante en su momento (es decir, igual que si ahora creamos una aguja nueva siguiendo un estilo arquitectónico actual).

Mi admirado Barroquista ha escrito un magnífico artículo analizando las posibles opciones que tenemos ahora que la aguja de Viollet-le-Duc ya no luce, orgullosa, sobre el tejado de la catedral que la obra de Victor Hugo ayudó a inmortalizar.

El barroquista (YouTubers con los que dejarías a tus hijos)

Es obvio que estoy usando el término YouTuber con un sentido cada vez más amplio. Hoy os presento a El Barroquista, al que conozco vía Twitter e Instagram (al pie, como de costumbre, pongo enlaces de interés).

El barroquista nos ofrece unos vídeos que son unas auténticas clases magistrales sobre arte, y que os recomiendo encarecidamente. Además de sus vídeos, sus hilos de Twitter son también oro en paño. Y, por si os lo estabais planteando: no, no solamente habla sobre el Barroco. Su contenido es para todas las edades (no es contenido expresamente infantil, hago esta aclaración porque lo he metido en el grupo de «YouTubers con los que dejarías a tus hijos»), y seguramente tus hijos podrán disfrutarlo a partir de la adolescencia/preadolescencia, si les gusta el arte.

Quiero también hacer un añadido: en estos tiempos de tiktoks, de vídeos de unos pocos segundos, de micropíldoras de conocimiento, supone un remanso de paz poder encontrarse con vídeos de amplia duración en los que se puede degustar y disfrutar del conocimiento. Se diría, a juzgar por la brevedad de muchos contenidos culturales en Internet, que cada vez somos menos capaces de mantener la concentración durante largo tiempo. ¿Qué nos está pasando?

Recientemente he descubierto que, además, para colmo de bienes, es gallego.