Archivo de la etiqueta: glosas emilianenses

Gonzalo de Berceo y los primeros versos en castellano

Quiero fer una prosa en román paladino,
En qual suele el pueblo fablar a su vecino,
Ca non so tan letrado por fer otro latino:
Bien valdrá, como creo, un vaso de bon vino.

Viajamos a la bellísima (toda La Rioja lo es, que no se enfaden nuestros queridos amigos de Arnedo) Rioja Alta y llegamos al Monasterio de Suso, en San Millán de la Cogolla, en donde se escribieron, hace ya más de mil años, esas glosas emilianenses, el primer recuerdo escrito que tenemos de aquella lengua que comenzaba a hablarse.

Un par de siglos después, aquella lengua, aquel román paladino que estaba dando sus primeros pasos, ya adoptaba la bella forma de los versos, gracias a la pluma y al talento de Gonzalo, un hombre que había nacido muy cerquita de San Millán, en Berceo, y que ahora era monje en ese Monasterio de Suso.

De Cenobio – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3834994

San Millán de la Cogolla, La Rioja

Allí, por vez primera, alguien escribió en aquella lengua en la que hablaba el pueblo. Desde luego, no era el castellano actual, pero tampoco era el latín de los libros sagrados. Precisamente en el margen de uno de esos libros sagrados se escribieron esas notas, esas glosas emilianenses, en román paladino. ¿Conocéis el monasterio de Suso? Si os acercáis por La Rioja, os recomiendo que lo visitéis. Y muy cerca de allí, en Berceo, nació el poeta que se atrevió a escribir poesía en ese roman paladino «en cual suele el pueblo fablar con so vezino».

San Millán de la Cogolla, monasterio de Suso. Por aherrero.

San Millán de la Cogolla, monasterio de Suso. Por aherrero.