Iglesia de Santa María de Eunate

Tuvimos la suerte de descubrirla en el comienzo de la noche, recién estrenado el otoño. Aunque había leído mucho sobre ella, debo decir que nada fue comparable a poder disfrutarla en vivo: la iglesia de Santa María de Eunate, pequeña, solitaria y única, es de visita obligada para peregrinos y para amigos del románico.

Su planta es octogonal y la galería de arcos que la rodean la convierten en una joya que no nos cansamos de admirar. Desde luego, si tienes la ocasión de acercarte a Eunate, no la desaproveches.

De Gunnar Wrobel from Hamburg, Germany – Santa Maria de Eunate, CC BY-SA 2.0, Enlace

Sin entrar en cuestiones sobrenaturales, en las que soy aún más ignorante que en las artísticas, quiero dejar un último apunte sobre los significados de su nombre, que todavía la embellecen más. Eunate significa, en euskera, «las cien puertas», en lo que podría ser una alusión a esos arcos que la rodean (que no son cien, aunque sí -casi- exactamente la tercera parte). Eunate significa, en latín (aunque el «eu» nos lleva al griego), «bien nacido», en lo que podría ser una indicación que es un lugar especial.

Resumiendo: una joya que debes visitar y disfrutar.

Los arcos de San Juan de Duero

El claustro de San Juan de Duero, en las afueras de la ciudad de Soria, es un conjunto absolutamente excepcional y de visita obligada para quien se acerque a aquellas tierras.

Los cuatro lados del claustro son diferentes, todos ellos bellísimos. Así, podemos encontrar el más antiguo y más puramente románico, que ya por sí solo merecería una visita al conjunto. Pero los más admirables, por originalidad y complejidad, son los que entrelazan arcos, ofreciendo esta maravilla para ojos y mentes

Monasterio de San Juan de Duero, Soria, España, 2017-05-26, DD 02.jpg
De Diego Delso, CC BY-SA 4.0, Enlace

Este claustro y su iglesia -cuyos templetes tampoco podemos pasar por alto- fueron construidos por la orden militar de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén en el s XII. Se mantuvo habitado hasta el siglo XVIII.

La iglesia de San Martín de Tours (Frómista)

En la palentina Tierra de Campos, a un tiro de piedra de Carrión de los Condes, y paso inexcusable del Camino de Santiago, se encuentra la villa de Frómista y, en ella, su principal joya: la iglesia de San Martín de Tours.

El viajero que la disfruta no puede evitar la sensación de estar ante una maqueta, por su demasiado perfecto estado.

De Tovaritx – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0 es, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3573543

Esta iglesia sufrió numerosas modificaciones y añadidos, principalmente en el siglo XV. A finales del siglo XIX su deterioro era tal que hacía necesaria una restauración, llevada a cabo -no sin polémica- por Manuel Aníbal Álvarez Amoroso que decidió eliminar todo aquello que se fue añadiendo a lo largo de los siglos, haciendo que volviera a su estado original. Este punto me lo explicó mi admirada amiga Belén (si no he entendido algo, corrígeme, que te escucharé con el gusto de siempre).

Arte y romanticismo

De Hans G. Oberlack – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=50691351

Era una comida de trabajo, pero entre las velas, la música y el ambiente distendido, la chica se puso tan románica que le salieron contrafuertes.