Visión de España, de Sorolla

La Hispanic Society, con sede en Nueva York y fundada en 1904 por Milton Huntington, es un centro de investigación para el estudio de las artes y cultura de España. En 1911 encargó al pintor Joaquín Sorolla una serie de murales para decorar las salas.

Necesitó varios años (de 1913 a 1919) para plasmar su visión de España, que así llamó él a su obra (el título propuesto era Regiones de España): catorce obras magníficas en las que Sorolla quiso huir de tópicos y estereotipos, y pintar lo que él veía.

(He escogido, de ese conjunto de obras, la dedicada a Galicia; ¿alguien se anima a decir, por el poco paisaje que se ve, en dónde estaba Sorolla -que se recorrió España para hacer este trabajo?)

De Joaquín Sorolla – Hispanic Society of America, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=76470925

San Juan de Baños, en Venta de Baños (Palencia)

Tras haber derrotado al jefe vascón Fruela (o Froya), el rey visigodo Recesvinto -el que compiló un código de leyes común para quienes habitaban esta península- regresaba a la corte. Sabedor de los poderes curativos de las aguas de esta zona, acudió a ellas para intentar sanar su dolencia renal. Ante aquella curación casi tan milagrosa como instantánea, el buen rey decidió alzar esta iglesia en honor a San Juan Bautista.

Arte, pues, visigodo. Estamos en el año 661, es decir, hace casi milenio y medio. Y en ella podemos ver unas cuantas características de este arte del que tan poco se conserva: los arcos de herradura, las tres naves, los muros de piedra. Para ubicarnos en el tiempo, faltan solamente cincuenta años para que Tarik y Muza hagan suya la península ibérica, faltan siglos para el románico y estilos posteriores.

Si nos acercamos a Venta de Baños, cerca de Palencia, podremos asomarnos a aquella época tan lejana y podremos, gracias a quienes la construyeron y a quienes la conservaron, tocar los mismos muros que un día, un rey visigodo aquejado de dolores, pudo mirar y admirar.

De Roinpa – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9475833

Las Siete Maravillas del mundo moderno

En una renovación de las famosas Siete Maravillas del mundo antiguo (casi todas ellas desaparecidas) se propuso hace unos años elegir otras siete que sí siguen en pie.

Las elegidas fueron las siguientes: Chichén Itzá, en Yucatán, México; el Coliseo de Roma, en Italia; la estatua del Cristo Redentor, en Río de Janeiro, Brasil; la Gran Muralla China, en China; Machu Picchu, en el departamento de Cuzco, Perú; Petra, en Jordania; y el Taj Mahal, en Agra, India.

Qué mundo tan bonito tenemos. <3

Publicada el
Categorizado como Arte

Haciendo arte me autodescribo

Todo arte es autobiográfico.

Federico Fellini

En toda obra artística (y literaria) que creamos siempre hay un algo -o un mucho- de nosotros mismos. Nos estamos autodescribiendo cuando creamos.

Publicada el
Categorizado como Arte

El éxtasis de Santa Teresa, de Bernini

Nos vamos hoy a Roma y a su iglesia de Santa María de la Victoria para disfrutar de una de las esculturas cumbre de Bernini, del Barroco, y de la historia del arte.

Nos representa el éxtasis de santa Teresa, esa monja que con fraile y medio se vio más que capacitada para cambiar la iglesia. De todos los elementos únicos de esta obra me quedo con el rostro de la Santa, representado a la vez dolor y placer mientras es atravesada por un dardo de oro que le llega hasta las entrañas, como ella mismo describe.

Me quedo, decía, con el rostro, pero no es lo único destacable de esta obra maestra: los ropajes, el ángel y el conjunto en sí mismo, flotando milagrosamente, condensan toda la técnica y la habilidad del escultor napolitano.

Publicada el
Categorizado como Arte

Semanas santas, pasos y obras maestras

En los no demasiado lejanos siglos en los que la mayoría de la población era analfabeta (y la Biblia no se podía traducir a las lenguas de uso común), los pasos de Semana Santa eran la mejor forma de explicarle a la gente los principales pasajes de la pasión y muerte de Jesús de Nazaret, a falta de youtubes y televisiones.

Hoy os traigo este vídeo promocional de la Semana Santa de Valladolid, ciudad que congregó lo mejor y más granado de la imaginería. Os recomiendo disfrutar su maravilloso Museo Nacional de Escultura, disponible en cualquier época del año.

Retrato de Baltasar Castiglione, de Rafael

Siempre me gusta recordar que cuando, de pequeño, mis ojos se dirigían con asombro al genio desbordante de Miguel Ángel o a la creatividad insaciable de Leonardo, mi madre siempre me hacía volver la mirada hacia Rafael.

Nos detenemos hoy en el retrato de este embajador y escritor mantuano, posiblemente una de las obras cumbre de Rafael Sanzio. No siempre ha estado clara la autoría, aunque ahora sí parece haber consenso entre los expertos en que es obra de Rafael.

Estos expertos nos destacan esa mirada serena y firme, que ayer miraba a Rafael y hoy nos mira a nosotros.

Los #hilodearte de Twitter

En twitter nos podremos encontrar auténticas maravillas. Yo soy especialmente fan de este medio. Y una de esas maravillas son aquellos hilos que hablan de arte, etiquetados habitualmente como #hilodearte.

Por favor, haced la prueba de buscar en twitter y disfrutad.

Almazán, en Soria

Vamos a viajar hoy a la parte sur de la bonita provincia de Soria: nos vamos a la localidad de Almazán.

Su nombre ya nos habla de un pasado árabe. Fue (re)conquistada por los cristianos, vuelta a conquistar por los árabes y, finalmente, por los cristianos.

Cuando la visitéis, tenéis que disfrutar de su riquísimo patrimonio artístico, que incluye varios estilos (principalmente románico, destacando la iglesia de San Miguel y su cimborrio).

Siendo la más destacable la iglesia de San Miguel, existen muchas (muchas, realmente) iglesias más. Pero no nos quedamos en la arquitectura religiosa: recinto amurallado (y sus puertas), plaza mayor y palacio de los Hurtado de Mendoza completan una visita sumamente enriquecedora.

De Zarateman – Trabajo propio, CC0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=12102707

El sepulcro de los Reyes, de Gil de Siloé

Estamos a finales del siglo XV, en 1486. Un par de décadas antes, la ahora reina Isabel había perdido a su hermano Alfonso; antes, a su padre Juan.

Isabel, que quiere que tanto sus padres como su hermano tengan el mejor sepulcro posible, encarga al seguramente principal taller de Burgos, el de Gil de Siloé, esa misión.

Y el taller -y el propio Gil- crean una obra absolutamente perfecta, que convierte en obligado acercarse a la Cartuja cuando se visita Burgos. Sobre el sepulcro de los Reyes, de curiosa forma de estrella de ocho puntas, las figuras de ambos (ella aún no había fallecido, por lo que compruebo revisando fechas); y, rodeándolos, esculturas de apóstoles y evangelistas, escudos y hornacinas con escenas de la vida de Jesús. El alabastro convertido en obra maestra, cuatro años de trabajo que consiguieron dejarnos este tesoro a los siglos venideros.

De Ecelan – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3200554