El jeque que anuló un gol

Estamos en el Mundial 82, en Valladolid. Se enfrentan la potente selección de Francia y la débil (y en aquellos momentos exótica) selección de Kuwait.

En los momentos finales del partido, con 3-1 en el marcador, el francés Giresse marca el 4-1. Acto seguido, en el palco, un hombre se pone a gesticular: es un jeque dirigiéndose a los jugadores kuwaitíes, animándolos a irse del campo. Poco tiempo después, el mismo jeque baja al terreno de juego, la Guardia Civil le deja pasar, se acerca al árbitro… ¡y el árbitro anula el gol!

Insólito e indignante a partes iguales.

Me enteré de este episodio gracias a Alfredo Relaño y al libro que acaba de presentar, «Tantos mundiales, tantas historias».