¿Sigue siendo necesario posar para las fotos?

Inicialmente las cámaras fotográficas requerían que los modelos a ser fotografiados se estuvieran quietecitos (so pena de que la foto no sirviera para nada). Así que ahí comenzó la costumbre de posar para las fotos.

Con la tecnología actual, ya no es necesario posar; de hecho, somos conscientes de que salimos mejor en aquellas fotos en las que no posamos. Pero claro, las costumbres son las costumbres.

Leí esta posible explicación en Microsiervos.

Las cuatro lecciones del gol de Gareth Bale

Lo habréis visto una y mil veces (y si no es así, tenéis el video en este mismo post):

Carvajal recupera un balón, Isco lo salva por los pelos ante de que se vaya fuera, Coentrao casi lo mismo… y el balón llega a Gareth Bale. Aquí tenemos la primera lección: el trabajo de equipo.

Y el buen jugador galés, una vez consigue el balón, tiene claro su objetivo (el gol) y se lanza a por él. Segunda lección: tener el objetivo claro.

Al poco, Bartra lo empuja y lo echa del campo. Aquí Bale tendría dos opciones: tirarse (con lo cual sin duda habría una tarjeta -mínimo amarilla- para Bartra) o abandonar la carrera hacia un balón casi imposible. Pero no. Aquí van dos lecciones: no dejar lugar para las quejas y no rendirse.

Como consecuencia de todo lo anterior, Bale sigue corriendo hacia el balón y lo alcanza. Bartra intenta hacerle falta en tres ocasiones más, sin éxito.

El final ya lo sabemos: gol de Bale y el Real Madrid campeón de la Copa del Rey.

Malpartida

En Extremadura (y no sé si solamente allí) existen varias localidades que llevan por nombre «Malpartida» (Malpartida de Plasencia, por ejemplo). Siempre he pensado que ese nombre nos hablaba de que esa era la «mala salida» de la localidad a la que hace referencia. Es decir, de todas las posibles salidas de Plasencia, Malpartida de Plasencia sería la peor salida.

Sin embargo, curioseando en la etimología de Malpartida de Cáceres, leo dos posibles explicaciones. Y ninguna tiene relación con la que yo imaginaba.

La primera se refiere a una herencia no demasiado ecuánime entre tres hermanos. De ahí lo de «mal-partida». La otra explicación habla de una degeneración de val-partida» (valle partido) hacia «mal-partida».

¿Algún lector extremeño (o no) que nos pueda aportar luz?

La revolución de los claveles

Hoy, 25 de abril, se cumplen cuarenta años de La revolución de los claveles, un levantamiento militar que acabó con la dictadura salazarista. Con esta acción, las colonias portuguesas recuperaron la independencia y Portugal pasó a ser un estado democrático.

Mural2
La emisora católica portuguesa, Radio Renascença, emitió esta canción como señal, pactada con el Movimiento de las Fuerzas Armadas, se convirtió en mítica, Grândola, Vila Morena.

Os Ganhões de Castro Verde – «Grândola, Vila Morena» from MPAGDP on Vimeo.

Spreadsheets: tu vida sexual convertida en una hoja de cálculo

Sí, cada vez los móviles tienen más relación con todos los aspectos de nuestra vida. Y, como no podía ser de otra manera, también con nuestra vida sexual. Es habitual encontrarse con aplicaciones con posturas sexuales; incluso hay alguna aplicación que permite tener sexo a distancia. Hoy os voy a hablar de Spreadsheets, una aplicación que monitoriza nuestra actividad sexual, registrando los movimientos y los decibelios (no graba audio ni vídeo, simplemente se queda con esa información). Al terminar, genera un informe, en donde se puede ver un gráfico del ruido generado, la duración o el número de «embestidas».

Con esos datos, realiza estadísticas que aportan información interesante sobre el tema. Por ejemplo, España está entre los países con mayor actividad sexual. Y la duración media de cada experiencia sexual es de 3m22s (en España; en los demás países no difiere demasiado: el récord superior del top 10 lo tiene Australia, con 4m02s; el inferior, China, con 2m40s). La hora preferida para practicar sexo son las 7:45.

La información privada se puede compartir (o no) con quien se desee.

Me enteré de la existencia de Spreadsheets en el Muro de Facebook de Mar Monsoriu, siempre repleto de información interesante.

¿Qué ha pasado con el «por favor»?

No, aunque pudiera parecerlo, no es este post un alegato a favor de la recuperación de las buenas costumbres (que no está de más, desde luego). Me quiero referir aquí a un excesivo mal uso de la bonita expresión «por favor».

Hoy me he encontrado escribiéndole a un cliente, y la expresión:

«Necesito que me envíes los ficheros en otro formato, por favor.»

me ha parecido más agresiva que

«Necesito que me envíes los ficheros en otro formato.»

¿Es sensación mía solamente? (Confieso que me pareció más agresivo en el email que ahora, escribiéndolo en este post). ¿Qué opináis?

¿Estamos siendo excesivamente respetuosos con nuestros niños?

En ocasiones oigo comentarios sobre los efectos negativos que puede tener una crianza «excesivamente» respetuosa con el niño (como si se pudiera ser excesivamente respetuoso), arguyendo que no sabemos qué resultado dará eso en el futuro.

Efectivamente, no lo sabemos.

Pero sí sabemos los resultados de tratar a los niños sin respeto: una sociedad que no se respeta a sí misma, ni a las generaciones futuras, ni a las venideras. ¿De verdad no merece la pena intentar otra cosa?