Pascua florida

La Pascua florida es la Pascua de Resurrección (en la que se celebra la resurrección de Jesucristo). Se le da este adjetivo (florida) porque coincide con la primavera. En concreto, el día de Pascua de Resurrección se ubica el primer domingo posterior a la primera luna llena tras el equinoccio de primavera (resumiendo un poco, tras la primera luna llena de la primavera).

Como en tantas otras ocasiones, celebraciones paganas que se entrecruzan con celebraciones religiosas (y celebraciones religiosas que dotan de un nuevo sentido a celebraciones paganas).

¡Oleole Simeeligen!

LeopoldHSEn España, tras el reinado de Isabel II, se produjo una búsqueda de candidatos para ocupar el vacante trono español. El general Prim propuso que Leopoldo de Hohenzollern-Sigmaringen fuera el siguiente rey de España. Como podéis imaginar, para este país al que tanto cuesta pronunciar (o hablar) términos extranjeros, “Hohenzollern-Sigmaringen” era casi un imposible. Así que rápidamente, el castizo pueblo de Madrid no tardó en usar su ironía para llamarle “Ole ole si me eligen”.

Para Mario, que me inspiró hoy, y para Clara, por todo lo que nos hemos reído gracias al bueno de Leopoldo.

El origen de la expresión “zapatero, a tus zapatos”

Cuentan que un pintor expuso su obra para que la gente pudiera disfrutarla. Un zapatero, que se encontraba entre el público, vio rápidamente que había algo incorrecto en los zapatos del personaje retratado. Armándose de valor, se dirigió al artista y se lo hizo saber. Éste se llevó el cuadro a su estudio y realizó los cambios necesarios, mejorando esa parte en la que había cometido errores. Cuando estuvo satisfecho con el resultado, volvió a exponer la obra, agradeciéndole públicamente al zapatero su importante aportación.

El zapatero, ni corto ni perezoso, comenzó a sugerir mejoras de todos los rincones del cuadro, a lo cual el pintor no tuvo más remedio que responder con la frase que estamos analizando ahora: “zapatero, a tus zapatos”.

Leí esto hace unos años, en un libro donde se explicaba el origen de dichos populares.

Pedro Madruga

Don Pedro Álvarez de Sotomayor mantenía una disputa con el Conde de Ribadavia por la ubicación de la frontera que separaba las tierras de ambos. 

Llegaron al siguiente acuerdo: al día siguiente, cuando cante el gallo, cada uno cogerá su caballo y saldrá rumbo al castillo del otro. Allá donde se encuentren se ubicará la frontera. 

El Señor de Sotomayor oyó cantar el gallo pasadas las doce de esa noche, así que preparó el mejor de sus corceles y galopó hacia Ribadavia. El conde de Ribadavia, por su parte, escuchó al gallo con las primeras luces del alba y mandó preparar su caballo. Abrió la puerta del castillo… y se encontró allí, esperándolo, a Don Pedro. Al conde no se le ocurrió más que decir que… Pedro Madruga. 

Como con todo, existen otras explicaciones del apodo de este Señor, al que una teoría nada alocada señala como Cristóbal Colón, pero eso será motivo de otro post. 

Cinco viernes, cinco sábados y cinco domingos

Circula por redes sociales y correos electrónicos un texto en el que se nos dice que este Agosto de 2014 es muy especial, porque ¡oh milagro! tendrá cinco viernes, cinco sábados y cinco domingos; además se nos presenta como un “¡qué suerte!” (como si eso hiciera aparecer de la nada un fin de semana).

Pero me quiero centrar aquí en que se nos indica que es un hecho insólito, que solamente sucede una vez cada 823 años. Siento romper vuestras ilusiones, pero esto sucede (tanto para Agosto como para cualquier mes con 31 días) siempre que el día 1 sea viernes (ahí tendremos un fin de semana: viernes 1-domingo 3; y los 28 días siguientes conforman cuatro semanas completas, con sus fines de semana). Obviamente, no sucede cada 823 años. Sin ir más lejos, sucedió en 2008. Y en 2003.

¿De dónde viene la expresión “montar un poyo”?

La Real Academia de la Lengua admite también, por estos usos del lenguaje que convierten errores en normas, la expresión “montar un pollo”.

Un poyo es un lugar elevado al que se subía quien quería impartir un discurso, seguramente polémico.

La etimología de esta palabra nos remite directamente a “podio” y su versión latina “podium”.

El factor de corrección de bocadillo, FCB

Hoy os voy a desvelar una de esas verdades universales que ha permanecido oculta durante siglos, al alcance de todos, pero invisible para la inmensa mayoría: el Factor de Corrección de Bocadillo, FCB.

La situación se ha dado una y mil veces. Coges la barra de pan, decides de qué tamaño quieres tu bocata, cortas y… observas, con tristeza, que ese trozo es menor que el que tú querías. ¿Y por qué? Porque no has aplicado el FCB.

Así que la próxima vez, sigue mis consejos. Decide el tamaño del bocadillo, pon el cuchillo donde vas a cortar… y aumenta un poco más el tamaño (un 10% más está bien). Corta y… voilá! El bocadillo ya tiene el tamaño perfecto!

Que lo disfrutéis, amigos.

Pd. El FCB no es aplicable si el tamaño del bocadillo es igual a toda la barra.

Pd 2. Si incrementar el 10% recomendado supera el tamaño de la barra, coge la barra entera (esta esa una generalización de la regla anterior).

blog de carlos costa portela