Hoteles sólo para adultos

Acabo de recibir un boletín informativo de una cadena hotelera que aprecio (y cuyos servicios hemos utilizado en varias ocasiones) con un asunto que me ha revuelto por dentro y me ha hecho reflexionar: «Hoteles diseñados sólo para adultos». La cadena es Meliá.

Me parece completamente ofensivo con una importante parte de la sociedad. Me parece ofensivo con nuestro futuro. ¿Tú irías a un hotel donde no dejen entrar a ancianos, por ejemplo? ¿Irías a un hotel donde no dejen entrar personas con alguna discapacidad? Yo, desde luego, no.

El motivo subyacente (o no tan subyacente) es que quienes han ideado este concepto han equiparado niños con molestia. Espero sinceramente que sus hijos no crezcan con esos valores, porque cuando sean adultos pueden pensar lo mismo de sus ancianos padres. Y quizá tomen una decisión en consecuencia.

Si queremos caminar hacia una sociedad mejor debemos mimar, sobre todo, a nuestro futuro: los niños. Que nunca son una molestia. Sí: corren, saltan, gritan. Porque son niños.

Chicos de Meliá: hoy me habéis decepcionado, y bien que siento decirlo. 🙁

Quizá haya más puntos de vista; este es un post que he escrito minutos después de leer ese boletín informativo. Sentíos libres para aportarlos.