Archivo de la etiqueta: inquisición

A Defensa da Vila, en Cangas do Morrazo

En el lejano año de 1617, los piratas turcos (entendiendo como turcos a los habitantes, en general, del norte de África) invadieron la bonita península del Morrazo, saqueando, matando y llevándose como esclavos a algunos de sus habitantes. Pocos años después, la Inquisición (gracias a las acusaciones de los propios vecinos) cargó contra varias mujeres, acusándolas de brujería: el rey envió emisarios que, tras unos meses en Cangas, elaboraron un informe en el que daban testimonio de haberlas visto volando en escobas.

¿Brujería? Sí, bien puede ser. Pero aquellas mujeres que se habían quedado sin maridos, sin padres y sin hijos, como únicas propietarias de sus bienes, bien podían caer en cualquier enfermedad mental, lógica consecuencia de la situación. Además, si la acusación prosperaba, esos bienes dejaban de pertenecerles. Botín goloso, pues.

Desde hace unos años se representan ambos hechos (invasión turca, juicio de María Soliña, una de las brujas) en Cangas, haciendo coincidir la conmemoración con alguno de los días del puente del Pilar (12 octubre). En concreto, hoy (10/octubre, año 2021) se representará.

Es un espectáculo que merece la pena ser visto al menos una vez en la vida. Os recomiendo que lo hagáis, si no este año, sí en futuros años, en los que -esperamos- la representación ya se hará por las calles.

La boca del diablo, de Teo Palacios

Es la primera novela que leo de Teo Palacios; llegué a ella (o llegó ella a mí) de mano de Vane y Carlos (¡mil gracias!)

La historia se nos va narrando de la mano de Juan Lobo que, tras la batalla contra Inglaterra, arriba a las costas españolas con su señor Gaspar de Zúñiga. Tras informar al rey Prudente y volver a su casa en Galicia, se le asigna una nueva misión, que será la misión que hará que Lobo, junto con dos inquisidores, se conviertan en detectives que solucionen los crímenes que se están dando en Casarrubios del monte, un pueblo de la provincia de Toledo.

Gracias a las descripciones de Palacios recorremos casas, calles, rincones y almas de ese pequeño pueblo, debatiéndonos entre el racionalismo de uno de los inquisidores y la superstición del otro.

Si os gusta la novela histórica y detectivesca, y esa época de la historia (época de Felipe II), os recomiendo esta lectura.

La acusación de los vecinos

Siempre me había parecido increíble -literalmente increíble- que muchos de los acusados antes la Inquisición por no ser de sangre limpia fueran delatados por sus propios vecinos.

Y aún más increíble (por la cercanía en el tiempo) que muchos de los acusados de ser de uno u otro bando durante la Guerra Civil y la posguerra fueran delatados por sus propios vecinos.

Increíble, literalmente, como decía. Sin embargo, cuando veo la facilidad con la que los vecinos están acusándose hoy en día por saltarse el confinamiento, ya me creo todo. Ojo: si tras esa acusación hay un sentimiento sincero de denunciar para beneficiar al pueblo puedo entenderlo. Pero si el sentimiento es del tipo: «no me quedo yo en casa para que ese ande por ahí de paseo» que no cuente con mi apoyo.