Archivo de la etiqueta: piratas

A Defensa da Vila, en Cangas do Morrazo

En el lejano año de 1617, los piratas turcos (entendiendo como turcos a los habitantes, en general, del norte de África) invadieron la bonita península del Morrazo, saqueando, matando y llevándose como esclavos a algunos de sus habitantes. Pocos años después, la Inquisición (gracias a las acusaciones de los propios vecinos) cargó contra varias mujeres, acusándolas de brujería: el rey envió emisarios que, tras unos meses en Cangas, elaboraron un informe en el que daban testimonio de haberlas visto volando en escobas.

¿Brujería? Sí, bien puede ser. Pero aquellas mujeres que se habían quedado sin maridos, sin padres y sin hijos, como únicas propietarias de sus bienes, bien podían caer en cualquier enfermedad mental, lógica consecuencia de la situación. Además, si la acusación prosperaba, esos bienes dejaban de pertenecerles. Botín goloso, pues.

Desde hace unos años se representan ambos hechos (invasión turca, juicio de María Soliña, una de las brujas) en Cangas, haciendo coincidir la conmemoración con alguno de los días del puente del Pilar (12 octubre). En concreto, hoy (10/octubre, año 2021) se representará.

Es un espectáculo que merece la pena ser visto al menos una vez en la vida. Os recomiendo que lo hagáis, si no este año, sí en futuros años, en los que -esperamos- la representación ya se hará por las calles.

¿Por qué los piratas llevaban parche?

No, no era porque fueran tuertos. Como podréis suponer, pasar de la luz del sol a la oscuridad de las bodegas y camarotes de los barcos abordados requería un tiempo de acostumbramiento a los bastoncillos bastones1 (las células, no las patas de palo), tiempo que podía significar la diferencia entre éxito y fracaso, entre muerte y vida.

Así que lo que hacían era, efectivamente, llevar el ojo acostumbrado a la oscuridad. Cuando lo necesitaban, se cambiaban de ojo el parche… y a trabajar.

Como me lo contaron, os lo cuento. Nosotros lo hemos probado y, sin duda, es una explicación más que verosímil.

Pero si tenéis dudas relacionadas con los ojos, ya sabéis que lo mejor es acogerse a sagrado; es decir, preguntarle a Conchi Lillo, a quien os recomiendo muchísimo seguir en redes sociales. Le preguntaremos. 🙂

Imagen de Dimitris Vetsikas en Pixabay

1Al parecer, eso de llamarle bastoncillos es muy años 80. Ya no se utiliza ese nombre, se prefiere el de bastones (muchísimas muchísimas gracias, Conchi). <3