El género de la palabra “doblez”

¿Cómo lo dices tú: “el” doblez o “la” doblez?

Yo lo tenía más que claro: femenino. Sin embargo, he ido al diccionario de la Real Academia y veo que puede ser masculino o femenino… pero que se usa menos como femenino.

Según mi experiencia, el masculino lo asocio más al español latinoamericano y el femenino al de España, pero la experiencia de una persona no es criterio científico, desde luego.

Huyendo de toda dificultad

Estamos creando una sociedad en la que rechazamos cualquier situación que nos provoque esfuerzo o suponga dificultad. Esto es aplicable a todo, desde la comida hasta las relaciones, pero quiero hoy centrarme en el aprendizaje.

Hoy en día, sobre todo los más jóvenes, preferimos buscar la solución a nuestras dudas en forma de vídeo que leer un texto más o menos largo. Esto, en sí mismo, creo que nos genera un problema ya que la lectura nos ofrece unas ventajas sobre la contemplación de un vídeo, en mi opinión (más esfuerzo, más concentración, mayor capacidad de análisis).

Pero no contentos con ello, ahora se están priorizando los vídeos cortos: es decir, la solución más sencilla y que menos esfuerzo nos supone.

Debemos ser capaces de enfrentarnos a pequeñas dificultades para poder llegar alto; es aplicable en el post de hoy a los conocimientos, pero también, como he comentado, a cualquier aspecto de la vida. Pienso en lo de moda que se ha puesto lo de no esforzarse en las relaciones, en ese dejar ir tan triste, reflejo de esta sociedad tan ensalzadora de lo fácil.

Soñé que tú me llevabas, de Antonio Machado

   Soñé que tú me llevabas
por una blanca vereda,
en medio del campo verde,
hacia el azul de las sierras,
hacia los montes azules,
una mañana serena.

  Sentí tu mano en la mía,
tu mano de compañera,
tu voz de niña en mi oído
como una campana nueva,
como una campana virgen
de un alba de primavera.

¡Eran tu voz y tu mano,
en sueños, tan verdaderas!...

Vive, esperanza, ¡quién sabe
lo que se traga la tierra!

El final de ETA

Han pasado muchos años, pero sigo estremeciéndome cada vez que recuerdo el secuestro de Ortega Lara. Creo que él y Miguel Ángel Blanco fueron claves para conseguir dos cosas; una, consecuencia de la otra: sociedad unida contra los asesinos y el fin de ETA.

Cuando vi al pueblo vasco unido, supe que ETA estaba acabada. Recuerdo también el duro cántico de «ETA al paredón» de un pueblo completamente harto. Harto de sufrir y harto de callar. Cántico que, como he dicho muchas veces con temas relacionados, puedo entender, pero no compartir.

Visión de España, de Sorolla

La Hispanic Society, con sede en Nueva York y fundada en 1904 por Milton Huntington, es un centro de investigación para el estudio de las artes y cultura de España. En 1911 encargó al pintor Joaquín Sorolla una serie de murales para decorar las salas.

Necesitó varios años (de 1913 a 1919) para plasmar su visión de España, que así llamó él a su obra (el título propuesto era Regiones de España): catorce obras magníficas en las que Sorolla quiso huir de tópicos y estereotipos, y pintar lo que él veía.

(He escogido, de ese conjunto de obras, la dedicada a Galicia; ¿alguien se anima a decir, por el poco paisaje que se ve, en dónde estaba Sorolla -que se recorrió España para hacer este trabajo?)

De Joaquín Sorolla – Hispanic Society of America, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=76470925

El peor día de luto

Circula estos días por internet esta acertada reflexión:

El peor día de un luto no es el funeral, ni la misa, ni el primer cumpleaños en ausencia. El peor día de luto es un día normal, cuando sigues con tu vida y pasa algo que te gusta y piensas en decírselo a esa persona y te aplasta el dolor de recordar que ya no está. 

Y desde luego que es verdad. Y te sigues encontrando con días de luto años y años después.

Pero también pienso que eso es precioso, señal de que esa persona estuvo y está muy presente en nuestra vida. Ojalá sigamos encontrándonos con días de luto.

¿Sentimientos o conocimientos?

Se nos está dando en estos últimos años un debate en el mundo escolar que plantea si es o no adecuado cuidar los sentimientos del alumno aunque eso implique no avanzar en los conocimientos.

Tengo clarísimo que hay que cuidar la sensibilidad, los sentimientos y las características individuales de cada niño -incluyendo esa mochila, y no me refiero a la física, que arrastran. Sin embargo, del mismo modo que si vamos al médico valoramos muchísimo un trato amable y empático pero lo que queremos es que nos cure (y esa es su misión), también queremos que el profesor haga llegar al alumnado el conocimiento que corresponde (y esa es su misión).

Por otra parte, es evidente que los profesores no son psicólogos y que meterse en ese terreno puede causar más mal que bien. Este es un punto de vista que tampoco hay que desdeñar.

Y, finalmente, también quiero dejar claro que si hemos pasado de abuelos analfabetos o nietos universitarios ha sido gracias a la transmisión de conocimientos.

Dicho ello, no dejemos de cuidar los sentimientos.

Peleas de Arriba, en Zamora

No solo el nombre es destacable en esta localidad, ya que aquí estuvo el Monasterio de Valparaíso, cisterciense, del que ya solamente nos quedan las bodegas. En ese monasterio nació el rey Santo, Fernando III, figura clave en la Reconquista, si se nos permite el nombre.

Reconquista y zona de fronteras entre cristianos y musulmanes; zona de batallas y zona de peleas. Dos localidades llevan este nombre, según a qué altura estén situadas en el curso del arroyo de Valparaíso: las de arriba, de Suso o Susanas; las de abajo, de Yuso.

De Ángel Encinas Carazo – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=51838287