Archivo de la etiqueta: etimología

El origen de la palabra «damisela»

Damisela… en apuros, casi añadimos de forma inconsciente. Ese término, que la RAE define en su primera acepción como «Mujer joven con ínfulas de dama» tiene una etimología bien sencilla (qué pena, con lo que nos gustan aquí las complicaciones bonitas): proviene del francés antiguo «dameisele», que significa «señorita».

El origen de la palabra fanfarrón

Esta palabra proviene, posiblemente, del dialecto árabe que se hablaba en la Península Ibérica, de la palabra farfál o farfár. A su vez, esta proviene del árabe clásico: farfara, que significa romper o desgarrar.

Debo decir que no veo mucha relación -eso no significa que no exista- entre el significado actual de fanfarrón (el que se precia de lo que no es) y el descrito de la palabra de la que proviene. Pero, como sabéis, los caminos que recorren las palabras a lo largo de siglos y generaciones no siempre son rectos.

La etimología de la palabra “pantalón”

Circula por las redes un chiste que nos cuenta que esta palabra se refiere a que la prenda va desde la panza hasta el talón. No, no ese su origen.

Parece ser que el origen de esta palabra viene de Pantaleone, un personaje habitual en comedias, de origen veneciano, que vestía calzas (y de su similaridad con los pantalones le viene el nombre). Pantaleone, de pianta-leone, por el gusto de los venecianos por su símbolo, el león de San Marcos.

Del italiano pantaleone se llegó al francés pantalon, y de nuestros vecinos del norte tomamos el nombre de la prenda (y quizá la prenda) tan habitual en nuestros tiempos.

De PRA – Trabajo propio, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2734763

¿Cuál es el origen del término “changüí”?

En nuestra zona (península del Morrazo, en el sur de Galicia) se utiliza el término changüí para designar a un dinero extra. Puede ser el resultado de un trabajo, una propina que la abuela le da a los nietos… cualquier cosa.

Según he leído, en otras zonas se usa changüí para indicar que alguien se queda en una posición ventajosa.

En ambos casos el origen del término es el mismo, viene del inglés chance to win, oportunidad de ganar. Y, según parece, procede del lenguaje futbolero (aunque nunca lo he escuchado en ese contexto, debo decir).

Gracias, Rebe, por esta información tan interesante. :*

La etimología de la palabra “hecatombe”

Una hecatombe es una catástrofe, tal vez con un gran número de víctimas. Y hecatombe es también un sacrificio religioso que incluye víctimas. Y por este camino llegamos a la etimología de esta palabra, pero tenemos que viajar a la Grecia antigua y al sacrificio de los cien bueyes.

Esta palabra proviene de los términos del griego antiguo ἑκατόν (cien) y βοῦς (buey).

Me ha encantado y, como tantas, se la debo a mi querido hijo Dani. Para ti es este post.

La etimología de la palabra gazpacho

El gazpacho andaluz es una sopa fría (y deliciosa) con productos del campo: tomate, pimiento, ajo, sal, aceite, vinagre. Su textura nos permite no solamente tomarlo con cuchara, sino también beberlo.

Esta mezcla de ingredientes toma su nombre de esa mezcla de donaciones que se depositaban en el cepillo de las iglesias (hoy solamente es dinero, pero antiguamente podía ser cualquier cosa). Ese cepillo de la iglesia se nombraba en griego con la palabra γαζοφυλάκιον gazophylákion. De ahí llegó al árabe hispánico gazpáčo. De ahí se cree que proviene la palabra que hoy usamos para designar a esa rica sopa con la que nos refrescamos en el caluroso verano.

Para Dani, gracias a quien aprendí esto.

El olor a tierra mojada tras la lluvia

Petricor. Así es como se conoce, y es de esas bonitas palabras que aparecen en esas recopilaciones de “conceptos para los que no sabías que existía una palabra”. A los afortunados lectores de Juan Gómez Jurado les resultará, también, familiar.

Esta palabra procede del griego antiguo πέτρα pétra ‘piedra’ e ἰχώρ icór ‘icor, líquido que fluye por las venas de los dioses griegos’.

El origen de la palabra busilis

Con esta curiosa palabra expresamos en dónde radica la dificultad de una situación. Curiosa la palabra y tan curioso como maravilloso su origen, que descubrí gracias a Carlos (@CarlosGaMart en Twitter).

Debemos viajar hasta el siglo XII, al menos, para ver cómo, en un examen de latín, nuestro estudiante se encuentra frente a la expresión in diebus illis (en aquellos días). Como, desde luego, algo de latín sabía, él tenía claro que in die significa «en el día», y así lo hizo saber a su examinador, añadiendo que «la dificultad está en el bus illis«.

Gracias, Carlos, es un placer seguirte en Twitter.